sábado, 23 de septiembre de 2017

No alcanza el gol de Cordovés.

Cordoves ve su remate colarse su cuarto gol en una semana.
Heviel Cordovés demostró esta noche que es en estos momentos uno de los delanteros más en forma en la USL al conseguir su cuarto gol en una semana (tres partidos) desafortunadamente para el Battery el de hoy no se pudo traducir en puntos para ellos.

El Battery llegaba a Orlando para enfrentar por quinta vez al Orlando City por quinta vez dese que este equipo se sumó a la USL y sin haber podido conseguir ganarle en los cuatro anteriores ni marcarles de visitante.


El coach de Charleston Battery, mandó a la cancha a lo que debe ser su equipo regular con vistas a los play off y en el cual se notaba la ausencia de Cordovés a pesar del momento que vive y la presencia de su máximo goleador de la temporada (15 goles) el Jamaiquino Romario Williams. Los también cubanos Maikel Chang y Odisnel Cooper si fueron de la partida,

No fue un partido especialmente interesante más bien monótono con escasas ocasiones en los arcos, para no decir ninguna durante los primeros 25 minutos, fue a la altura del minutos que por primera vez el Charleston disparó a puerta.

Chang recibe un balón fuera del área, abre para Griffith que se encuentra pegado a la banda y de ahí manda un centro preciso para el jamaiquino Williams que fusila al arquero local, pero su gol es anulado correctamente por fuera de juego.

Cuatro minutos después una pérdida de balón en el medio campo inicia el ataque del Orlando City que termina con un trallazo de zurda de Pierre da Silva desde afuera del área que hace inútil la estirada de Cooper, clavando el balón al fondo de las redes después de pegar en la base del poste.

Charleston no aprendió la lección y minutos después desde una posición similar y casi de la misma manera el Orlando volvió a rematar sobre la puerta de Cooper que esta vez logro rozar con los dedos lo suficiente para sacar el balón a tiro de esquina.

Charleston quien basó casi toda la noche su ataque en buscar a Romario Williams encontró el empate en los pies de Heviel Cordovés a los 81 minutos. El Motor que había entrado a los 63 minutos por el trinitario Williams recibió un pase raso de Griffith detuvo el balón dentro del área, se dio la vuelta y cruzado y por bajo mandó el cuero a besar el tejido.


Parecía que el Charleston se llevaba un punto de Orlando pero a los 87 minutos se levantó un corner desde la derecha, y tras una serie de rebotes el balón encontró el camino rumbo a la meta que encontró a un Cooper que trataba de cerrar a la desesperada el balón le pego  en el pecho las manos y se metió en el fondo de las redes sin que el gato pudiera evitarlo, para el 2-1 con el que terminaba el partido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario