lunes, 29 de mayo de 2017

Corrales, una semana no tan feliz.


No fue una semana precisamente feliz para el pinareño Jorge Luis Corrales en la que su equipo jugó dos partidos, al igual que lo hiciera el Charleston Battery.

El miércoles en la vista de Tulsa a Reno, coach Vaudreuil sorprendió con una formación de 3-3-3-1 en la que Corrales formó parte de la línea de tres en la zaga, y aunque el experimento resultó en los primeros minutos, Tulsa terminó pagando el experimento y se llevó cuatro goles en contra, con Corrales teniendo parte de responsabilidad en el segundo gol del equipo de Reno cuando una acción suya en el área fue sancionada con penalti en contra de Tulsa penalidad de la que se derivaría el gol del jamaiquino Dane Kelly.


El viaje a Reno no solo dejó a Tulsa con una terrible goleada sino a varios de sus jugadores con un virus estomacal que ocasionó que varios jugadores del equipo, entre ellos Corrales fueran afectados con vómitos y diarreas, mismos que afectaron al pinareño hasta la mañana del partido sabatino.

Este factor terminó pasándole cuenta a Corrales que solo pudo estar en el partido cuarenta minutos, el gol de Portland Timbers II para poner el descuento fue una muestra de que el pinareño no estaba bien, un contragolpe iniciado por su banda mostró a un Corrales que contrario a su reacción normal de perseguir al jugador que ataca por su zona, no aceleró y se quedo muy atrás lo que permitió al equipo de Portland aprovechar el desbalance defensivo y marcar lo que en ese momento el 1-2.

Un par de minutos después del gol del Timbers llegaría el 3-1 de Tulsa y en medio de la celebración del mismo Vaudreuil decidió sustituir al cubano que más allá de la jugada descrita había estado bastante correcto en el partido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario