domingo, 23 de abril de 2017

Cubanos dejan su marca en victoria del Battery.


Chang celebra su segundo gol del año
Los cubanos Maikel Chang y Odisnel Cooper dejaron su marca en el partido jugado el sábado en Tampa contra el equipo local: Rowdies en lo que resultó un partido cargado de emociones.

Por las condiciones en las que desarrolló el partido, de Rowdies controlando el 69 por ciento de la posición del balón, no fue uno en el que el capitalino Maikel Chang apareciera mucho, pero cuando lo hizo se aseguró de dejar bien marcadas sus apariciones, especialmente en la agonía del primer tiempo cuando tras recibir de espadas al marco se giró, acomodó el balón para su zurda mágica y sacó un trallazo cruzado que dejó sin opciones al portero local y dejó a su equipo con ventaja de 2:1.


Para Cooper la noche fue muy atareada (terminó con 8 saves) y un verdadero carrusel de emociones, primero con una gran intervención para evitar el primero de Tampa, después con un error garrafal (cuando el balón se le escurrió entre las manos cuando parecía fácil para él) que le costó al Battery el empate y después para con una parada antológica evitar el 3-3, mandar a callar las críticas y asegurar los tres puntos para su equipo.

Fue el Tampa quien desde el minuto uno dictó el ritmo del partido siempre asechando la portería de Cooper que vería su marco caer a los 34 minutos cuando el ex-internacional inglés Joe Cole recibió sólo un tiro centro en plena área chica y fusiló a escaso metro y medio al camagüeyano, que de alguna manera logró reaccionar y detener el fogonazo, pero con la mala fortuna de que el rebote cayera a los pies de Cole que mandaba el cuero al fondo del tejido.

Charleston lograría el empate seis minutos más tarde con la receta de la casa: el balón parado, centro al corazón del área y la aparición del grandulón Lasso para mandarla a guardar.

Cinco minutos más tarde Chang le daba la vuelta al marcador con su golazo y mandaba al Battery con ventaja al descanso.

A los 62 llegaría la catástrofe para Cooper, centro desde la derecha del ataque de Tampa sobre el área chica del Battery, Cooper se elevó por encima de todos y para sorpresa de todos el balón se escurrió sobre sus garras y cayó a los pies de Hristov que solo tuvo que empujarla para el empate, las manos sobre el rostro de Cooper eran clara muestra de la desolación que invadían al cancerbero.

Pero el futbol da revancha, y tras el gol de Tah Anunga al 89 para volver a adelantar al Battery, Tampa contaría con una inmejorable ocasión para empatar el partido, un balón bombeado sobre el ángulo superior izquierdo de la portería defendida por Cooper parecía colarse pero hasta allí voló el gato camagüeyano para sacarla y ahogar el grito de gol del estadio que ya celebraban el empate, paradón, que valieron los tres puntos y el primer lugar de la conferencia.
Por su parte Cordovés quien entró a los 70 por un Romario Williams que jugó gratis desde el minuto 38 cuando debió ser expulsado por una entrada desmedida sobre un rival, tuvo poca acción en la delantera de Charleston.

No hay comentarios:

Publicar un comentario