miércoles, 1 de febrero de 2017

De la historia: Gira del Deportivo Mordazo por México.


Deportivo Mordazo
El 7 de Julio de 1957, el Deportivo Mordazo levantaba por primera vez el título de Campeón de Cuba tras vencer (4-1) en el segundo partido de desempate (el primero había terminado con empate a uno tras jugarse dos tiempos extras) a uno de los equipos más emblemáticos cubanos de la década del 50 el Deportivo San Francisco.


Bernardo Llerandi
Y con ese galardón (Campeón de Cuba) organizó una gira a principios de Octubre de ese año como preparación para el Campeonato 58/59 que se iniciaba a mediados de ese mismo mes.

La delegación mordazina llegó México encabezada por Secretario de la Federación Cubana de Futbol: José Miranda, el Presidente del Club Miguel Romero y el directivo Carmelo González, así como Bernardo Llerandi quien fungía como entrenador del conjunto. Haciendo el viaje como jugadores Julio Blanco, Guillermo García (Refuerzo de Huracán) y Jorge Pérez Castañeda como Porteros. José Antonio Garzón, Ramón Álvarez (Refuerzo de Juventud Asturiana) Francisco Móndelo, Luis Enrique García y Mario “Pilillo” Herrera (Refuerzo del Deportivo San Francisco)

En el medio hicieron el viaje Ramón Peñalver, Jesús “Xiato” Valdés (Refuerzo del Iberia), Oscar D’Toffoli y Bernardo “Casigua” Gascón. Mientras que en la delantera estuvieron Manuel Marco Bobadilla, Ángel “Niní” Piedra, Luis Piedra, Ricardo Valdés, Zenaldo García (refuerzo de Huracán) y Ángel Bacallao.

El 7 de Octubre el Mordazo saltaba a la cancha del Estadio Olímpico de la Ciudad de los Deportes en la Ciudad de México para enfrentarse a la selección del Distrito Federal en un partido emocionante en el que sería el portero cubano Julio Blanco el que se robaría todos los cintillos de la prensa gracias a su tremenda actuación y ser el mayor responsable que los habaneros se llevaran un empate a dos goles de dicho desafío.

Julio Blanco
En su primer partido internacional el Mordazo mandó a la cancha además de Julio Blanco a Ramón Álvarez, Mario Herrera, Francisco Móndelo, Manuel Bobadilla, Ramón Peñalver, Jesús Valdés (Luis Piedra), Zenaldo García, Ricardo Valdés (Oscar D’Toffoli), Ángel Piedra y Ángel Bacallao (Bernardo Gascón)

Por su parte el conjunto mexicano formó con Paredes (Sánchez), Arrate, Barba, Alva, Razo (Torres), Pacheco, Ahumada (Rodríguez), Blanco (Palomar), Mayora, Diez y López; todos bajo la dirección de Ramiro García.

Serían  los locales los encargados de abrir el marcador a través de López , ventaja que lograría borrar Zenaldo García, sería el mismo Zenaldo el artífice del segundo gol cubano, tras lograr filtrarse en la defensa mexicana y servir para que Niní Piedra soltara un balazo que no paró hasta el fondo de las redes dándole al Mordazo la ventaja, misma que apenas duraría tan solo un minuto pues Jorge Diez se encargaba de poner el empate a dos.

Tres días después en el mismo recinto se las verían contra el Real Madrid de la Liga Española Mexicana en una tarde larga de los puentegrandinos que vieron caer su meta en seis ocasiones.

La actuación de Julio Blanco no pasó desapercibida por la prensa

Bajo la dirección  del colegiado Rafael Valenzuela los equipos alinearon de la siguiente manera. Mordazo: Julio Blanco (Castañeda), Álvarez, Herrera, Móndelo (J. Garzón), Bobadilla, Peñalver, J. Valdés (L. Piedra), Z. García, R. Valdés (B. Gascón), A. Piedra, Bacallao (D’Toffoli). Real Madrid: Ibarrola, Díaz, Alonso, Ruiz (Cyd), V. Álvarez (Moreno), Alberto, R. Sordo, M. Sordo, Barberena, Pascual, Lilo (Dermijan).

Bobadilla y Peñalver
La tarde comenzó cuesta arriba para los cubanos apenas a los 11 minutos cuando Blanco suelta un centro a media altura mandado desde la izquierda, algo que aprovecha Miguel Sordo para abrir el marcador, cuatro minutos más tarde el volante Rafael Ruíz cobró a la perfección un tiro libre y desde casi 35 metros clavó el dos cero.

A los 30, una de las figuras del primer partido: Zenaldo tuvo el descuento pero lo desperdició y apenas un minuto más tarde Julito se lesionaba y tenía que salir dejando su puesto a Castañeda que tiene como primera acción en el campo (Minuto 32)  tener que ir a buscar el balón al fondo de las redes a donde fue a parar tras el cobro de un tiro libre de Barberena.

Para la segunda mitad los del Mordazo salieron a tratar de hacer su juego sin importar el marcador y a los 9 recibían el 4-0 cuando Miguel Sordo aprovechó un centro raso desde la izquierda para empujar el cuero al fondo del tejido.

Angel Bacallao
Tres minutos más tarde un error en la zaga cubana deja suelta un balón en el borde del área que aprovecha Miguel Sordo para disparar raso y batir a Castañeda.

El cinco cero hace que el conjunto mexicano se relaje un poco y con ello que el juego baje un poco de intensidad y se torne monótono.

A los 34 el madero salva al Mordazo del seis cero, y cinco minutos más tarde D’Toffoli que había entrado por Bacallao aprovecha un tiro de esquina para rematar sólo y poner el del honor.

Con el partido totalmente decidido y sobre la hora Bada aprovecho una buena combinación por la izquierda para clavar el balón en el ángulo de la portería de Castañeda para el 6-1 final.

Para cerrar la expedición por tierras aztecas los muchachos del Mordazo se enfrentaron a la preselección de la selección mexicana que se preparaba para los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Caracas 1959 torneo que sería ganado por los mexicanos.

El 13 de Octubre el Estadio Olímpico de la Ciudad de los Deportes acogió a los Campeones Cubanos que alinearon con Julito Blanco bajo los tres palos, Álvarez, Herrera, Móndelo, Bobadilla, Peñalver, J. Valdez, Z. García, D’Toffoli, L. Piedra y Bacallao.

Ramón Peñalver
Por su parte los mexicanos alinearon Mota, Mercado, Cabriles, Silva, Valle, Meza, Porfirio, Noriega, Arias, Aparicio y Sánchez (Daniel). Pablo Cortés fue el encargado de dirigir el encuentro.

Fue esta según los reportes la más pobre actuación de los cubanos que hasta ese momento habían mostrado un gran espíritu combativo algo que no apareció esa noche.

Apenas habían transcurrido 3 minutos cuando Noriega marcó el primer gol con disparo al ángulo superior, el mismo Noriega aumentaba el marcador a los 16 con un disparo a boca de jarro.

Arias ponía las cosas 3-0 con un disparo raso y cruzado y a los 32 minutos Mercado marcaba el 4-0, con el que terminaba el primer tiempo, desde el punto de penal. El quinto era conseguido por Daniel en una jugada individual en la que por fuerza se llevó a la defensa cubana plantándose frente a Blanco y lo fusiló.

Agradecimientos al amigo Eduardo Mendoza por la inmensa colaboración en la realización de este trabajo.

2 comentarios:

  1. http://www.diez.hn/centroamerica/1040403-498/guatemala-a-punto-de-quedar-totalmente-fuera-de-la-fifa Alguien sabe algo si seria posible que lo mismo le pasara a Cuba como le esta pasando a Guatemala. Por mucho que me doliera igual que a todos que siguen y quieren nuestro futbol pero esto pusiera a todo los singados que dirigien nuestro futbol a gozar se cagarian y asi estarian obligados hacer cambios. Me encantaria ver al Rene y su banda bajo esa precion. Por razon no vi a Guatemala jugar en la copa centro Americana. Bueno hasta luego

    ResponderEliminar
  2. A Guatemala la suspendieron, no por injerencia gubernamental, si no porque los dirigentes de allá no quisieron acatar los estatutos de la Comisión normalizadora que puso la FIFA. Mario Lara ha explicado hasta la saciedad que es un misterio que la FIFA se haga la vista gorda con el actuar del INDER respecto al fútbol. Supongo que la FIFA tiene un trato especial con los países comunistas cuyos gobiernos son intervencionistas por naturaleza. También sucede que la FIFA no puede actuar si no hay una queja formal de la AFC, es decir que convendría que Luis Hernández viajara a Zurich a denunciar la injerencia de René Pérez en los asuntos internos del fútbol. ¿Por qué Luis Hernández no lo hace? Probablemente no quiera caer en desgracia ante los ojos del regimen y prefiera contentarse con la tajada que a él también le cae. Muy deplorable como se manejan las cosas en el fútbol, aunado al secretismo que ahora René Pérez quiere imponer, cual reyezuelo de poca monta celoso de su poder.

    ResponderEliminar