miércoles, 25 de enero de 2017

René Pérez implanta Política del Silencio en fútbol cubano


En lo que podría ser su último año al frente de la Comisión Nacional de Fútbol el señor René Pérez sigue acrecentando su “legado” como directivo del más universal en Cuba y su más reciente ocurrencia para resolver los males del deporte de mayor masividad en la isla en estos momentos es la “Ley del silencio”.
Resulta que Pérez, quien hace unas semanas sorprendía  a todos con unas declaraciones al canal Cubavisión Internacional donde afirmaba que las relaciones entre su entidad y los medios era buena, ahora para fortalecer esos nexos ha implantado una política en la que ningún técnico o jugador de las selecciones nacionales concentradas en la Escuela Nacional de Fútbol Mario López puede intercambiar con la prensa sin previo conocimiento y aprobación de su persona o alguno de sus subordinados más allegados.

Según comentarios extraoficiales, en los próximos días el hombre con más poder en el fútbol nacional emitirá un comunicado en el que fijará el día que los periodistas pueden acceder a jugadores y entrenadores en el Estadio Nacional Pedro Marrero. A partir de ese momento (ya está en vigor de manera extraoficial) cualquier periodista que se tome el trabajo de pasar por el Marrero para conocer detalles del fútbol cubano tendrá que solicitar el permiso a los censores de la Comisión Nacional y esperar por el visto bueno de esos tan ocupados funcionarios que muy pocas veces están disponibles para explicar sus “brillantes” estrategias para conseguir algún buen resultado internacional o mejorar la situación de los torneos domésticos.
Para cualquier ciudadano del mundo seguidor del fútbol esta sería una postura normal, pues todas las instituciones profesionales funcionan de esa manera. Todo club o federación tiene su página web, equipo de prensa y personal especializado que se encarga de mostrar a las audiencias el quehacer de la entidad futbolística.
En el caso de Cuba es todo lo contrario al no existir un portal en la red de redes donde cualquier persona pueda consultar información y malamente contar con un Jefe de Prensa que cuando se acuerda y de lo que estima conveniente envía información a los medios. Así la divulgación de la gran mayoría de las temáticas relacionadas con el fútbol cubano queda por interés de los periodistas que para hacer su trabajo deben cruzar los dedos y enmendarse al deseo de unos señores  irracionales con aires de genios del fútbol que juegan a ser juez y parte en todo lo concerniente al más universal en Cuba.
El más reciente ejemplo está en el Torneo de Ascenso en Sancti Spíritus que apenas si ha tenido espacio en la prensa nacional. Previo al certamen resultó un “secreto de estado” el calendario y sistema de competencias y ya en el desarrollo de la competición conseguir los resultados y goleadores fue toda una odisea.
En ese contexto y con un gremio periodístico hastiado de su déspota dirigencia (si quedan dudas averigüen cuantos periodistas van al Marrero y con qué frecuencia lo hacen), al “gran René Pérez,” arquitecto de la actual profunda crisis del fútbol cubano, se le ocurre esta brillante idea para frenar los crecientes comentarios en redes sociales sobre su pésima gestión y constantes desmanes a todo lo relacionado con el progreso en el fútbol cubano.
El señor Pérez parece sufrir de bipolaridad o tener dos personalidades, pues hace muy poco comentó a sus subordinados que en 2017 quería mejorar y aumentar el intercambio con la prensa y que los periodistas visitarán más el Marrero. Ahora lo que no sabemos con certeza luego de sus recientes acciones es si  sus palabras eran una más de sus mentiras o una estrategia para desviar la atención sobre su destitución como Comisionado Nacional de Fútbol. 
Llegados a este punto mi consejo para usted René Pérez es que atienda sus asuntos y preocúpese por resolver los verdaderos problemas del fútbol cubano (guerras de poder internas, pérdida de donaciones, falta de transparencia, etc.) que desde hace mucho tiempo no tienen que ver con la prensa.
Por si usted no lo sabe Comisionado, la dinámica de los medios de comunicación cubanos es bastante compleja y un periodista no puede ir al Marrero cada vez que quiera o cuando usted lo determine porque cuando hay transporte quizás la página de deporte no tiene espacio para el fútbol o el interés del espacio radial o televisivo para el que trabaja el periodista en ese momento está centrado en otros deportes.
Con esta medida (que desde ahora conoceremos como Ley del Silencio), algo extrema para mi gusto de acuerdo a las realidades de nuestro fútbol y los medios cubanos,  lo único que usted logrará señor Pérez es desterrar de la prensa cubana los temas relacionados con el fútbol cubano.
A lo mejor ese es su interés pero como estamos en un nuevo año y al parecer usted quiere salir de las sombras y jugar un papel más activo en las relaciones con la prensa, pensemos que esa no es su finalidad. Todos somos propensos a equivocarnos pero señor Pérez sus errores son de bulto. Por favor rectifique y busque la forma de no complicarle más la vida a los que de verdad aman y sufren por el fútbol cubano.
Para nadie es un secreto que nuestro fútbol (si porque es de TODOS no solo de usted y sus compinches) lleva años en una crisis sistémica y cuando se piensa que por fin toco fondo para empezar a resurgir de las cenizas aparece un nuevo hecho que lo hunde mucho más en el lodo.
No todo es su culpa señor Pérez pero si podemos asegurar que desde su llegada a la Comisión Nacional sus directivas han dividido y provocado fuertes pugnas en el fútbol cubano cuyos resultados han sido la pérdida de muy buenos entrenadores que cansados de sus incoherentes ideas futbolísticas cambiaron a las diferentes selecciones nacionales por clubes o federaciones extranjeras de nuestra región.
Por si no lo sabía señor Pérez durante los últimos meses de 2016 y primeros días de 2017 muchos de sus subordinados se relamían con la idea de su remoción como Comisionado Nacional. Para desgracia de ellos y nuestra usted parece tener un padrino muy poderoso o conocer secretos sucios de alguien en el INDER porque cómo se explica que varios de sus homólogos con mejores resultados que usted fueran removidos de sus funciones y nadie en la alta dirigencia del “organismo” se preocupara por darle una palmadita en la espalda y mandarlo a joder a otra parte. 
Dicen que no hay mal que dure 100 años ni cuerpo que lo resista y lo cierto es que el fútbol cubano ya está asqueado de su presencia. Por favor en el tiempo que le queda (esperemos sea poco) prívenos de sus majestuosas ideas y deje algo para su próxima víctima. El fútbol cubano ya tiene suficientes problemas y pocas herramientas para salir adelante para seguir sufriendo con sus notables aportes.   

10 comentarios:

  1. Wao ,,,Qué bien dicho,mis saludos desde holanda y que viva el fútbol cubano

    ResponderEliminar
  2. Es una desesperacion hablar de algo sobre Cuba sin que tenga una relacion con dictadura de los Castros lo siento por todos los cubanos pero nada tiene sentido!

    ResponderEliminar
  3. Qué tiene que ver René Pérez con los Castro? La de boludeces que se leen por estos foros, habráse visto...Don Raúl tiene otros menesteres más importantes que ocuparse del fútbol. El INDER tiene su visión particular sobre como manejar los asuntos del balompie, no creo que podamos quejarnos. Campeones del Caribe en 2012, dos veces a cuartos de final de Copa Oro en 2013 y 2015. Mis respetos al (gran) trabajo de Don René.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Boludeces?! Hahahahahahaha, frase típica cubana

      Eliminar
    2. Miguel Company no es cubano y sin embargo conoce el fútbol isleño mejor que todos uds. juntos. No se trata de nacionalidad, Mario. Trata de rebatir los argumentos de Jazmín sin recurrir a la xenofobia. Te creía más inteligente que eso.

      Eliminar
    3. Hahahaha, xenófobo?! Vaya esa calificación si es nueva déjame y la marco en mi tablilla de calificativos, lo de bruto no, porque ya me lo has puesto otras veces, pero Pibe porque no seguiste diciendo tú pelotudeces con acento argentino, te quedaba lindo che, amor y paz hahahahaha

      Eliminar
    4. Sigues sin rebatir los argumentos aquí expuestos: campeón del Caribe 2012 y dos veces en 4tos. de final de la Copa Oro. Y eso a pesar de las numerosas deserciones. No creo que el balance de René Pérez sea tan negro como lo pintas. Lo tuyo ya es obsesivo.

      Eliminar
    5. Obsesivo...... déjame revisar ... ups ya me habías llamado así antes por cierto que manía de cambiar el nombre, creo que deberías pedir ayuda psicológica con tanto cambio de nombre terminaras muy confundido, aunque la verdad me sigue gustando el tono argentino es.... como decirlo.... ummmm .... ya!!! Más futbolístico jjjjjjjjj

      Eliminar
    6. No te salgas por las ramas, el emplear una expresión argentina no me hace ser argentino. Sigues sin responder Mario. Con René Pérez Cuba alcanzó sus cotas internacionales más altas desde el Mundial 1938. Por otra parte la reorganización del 102 CNF me parece estupenda. Tú solo enfocas lo negativo, que sin duda existe (René no es perfecto), luego mi deber como ciudadano de la Revolución es poner la otra cara de la moneda. Dejemos trabajar al INDER y a su comisionado por el bien del balompie patrio.

      Eliminar
    7. A quien los hechos no le hacen reconocer las cosas las palabras mucho menos, podría explicarte y hacerte la lista pero tú no tienes intención de debatir o analizar solo de trolear un rato pensando que me vas a incomodar o cualquier otra cosa, lamento realmente tú poca autoestima y valor personal pero bueno para que haya mundo tiene que haber de todo aunque tenga que haber personas de tan baja calaña o poca moral como tú. Ya tuviste tu cuarto de hora y me he divertido contigo, puedes continuar "opinando" porque aquí se deja hablar no se imponen vetos de silencio mientras que los ataques sean contra este editor, pero no se han permitido ni se permitirán ataques contra nuestros atletas y técnicos y usted los ha rozado esa línea recientemente. Que tenga buen provecho y en su bilis y odio hacia mí y el Blog cocine toda su mediocridad

      Eliminar