lunes, 3 de octubre de 2016

Partidazo y Gol.


Así podría definirse el partido del cubano Osvaldo Alonso anoche frente al Vancouver Whitecaps en el terreno de estos últimos.

Ozzie, quien volvió a vestir la cinta de capitán fue una tromba, pareciendo en todos los lugares, empujando a su equipo, echándoselo sobre los hombros y empujándolos hacia una victoria extremadamente necesaria en las aspiraciones de su equipo que busca asegurarse un puesto en los play off.


Con el partido 0-1 a favor de los locales, Ozzie, quien ya había advertido unos minutos antes cuando intentó una chilena dentro del área, apareció como un fantasma sobre el manchó penal para enviar al fondo de las redes un centro de Joevin Jones para colocar el 1-1 y despertar a su equipo.

Con el empate el partido se volvió intenso, de mucha presión situación que le vino como anillo al dedo al cubano acostumbrado a este tipo de situaciones y en las que parece que su futbol se acrecenta a un más.

Ozzie, recuperó, pasó, guapeó y fue el capitán que necesitaba su equipo, que ya en los  minutos finales aprovecharía un gol desde el punto de penal de Brad Evans para colocarse arriba 2-1 y encaminarse a un valioso triunfo.

Estadísticamente el nuestro completó 59 de sus 67 pases, uno de ellos, de mas de 40 metros que puso sólo a Jordan Morris frente al arquero del Whitecaps pero que el joven atacante no pudo definir. Ganó sus 4 tackles, interceptó 6 balones y recuperó la posesión para su equipo en otras 10 ocasiones. Recibiendo tres faltas y cometiendo 1.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada