lunes, 25 de julio de 2016

Frank López la grandeza del goleador.


Pequeño tal vez algo pasado, explosivo de carácter fuerte y boca incontrolable para protestar, al que no le gusta perder y que no entiende el jugar al futbol a menos del 120 por ciento, así es el talentoso jugador cienfueguero Frank López, un devorador de redes contrarias.


La primera vez que vi a Frank López fue hace cuatro años atrás en la eliminatoria mundialista Sub 17 del 2011, aquella tarde el pequeño jugador cienfueguero se despachó con un verdadero golazo frente al seleccionado de Estado Unidos, el único en la derrota 1-3 de Cuba en aquel 14 de Febrero.

Cuba quedaba eliminada en aquel pre mundial y la imagen de López desapareció en el humo de la desinformación que prima en el futbol cubano y su lejanía de las convocatorias de las diferentes selecciones cubanas, según algunos por problemas extra cancha nos privó de seguir paso a paso el progreso de aquel jugador que nos había maravillado con capacidad futbolística.

El 25 de Junio del 2014 la eterna pregunta de ¿qué se hizo Frank López? Desapareció de una vez y por todas, el pequeñín levantaba la mano con un gol frente a St Vincent & Garanadines en la eliminatoria mundialista Sub 20 de la CONCACAF, eliminatoria que lo vio erigirse como uno de los mejores jugadores del área en la categoría.

Cinco goles en la primera ronda eliminatoria levantaban muchas expectativas a su alrededor para la final del Caribe, una lesión no le permitió llegar al de la Perla del Sur llegar al tope de sus condiciones y no logró aparecer en los dos primeros cotejos que sirvieron para que López evidentemente lejos de forma pudiera ajustar su futbol y con su inmenso talento acallar la falta de físico y con su gol frente a Trinidad y Tobago aseguró el pase de Cuba a la final de la CONCACAF y con un golazo de antología frente a Aruba le regaló a Cuba la tercera plaza del torneo.

Un torneo que además vio su grandeza como compañero, como líder cuando acompañó hasta la línea de banda a Brian Rosales que entre lágrimas abandonaba el campo de juego al ser sustituido por el cuerpo técnico cubano.

Jamaica y el Premundial de la CONCACAF le dieron la bienvenida a un 2015 que cambiaría totalmente su vida y allí frente a Canadá revivió temporalmente a una Cuba moribunda con una par de goles frente a Canadá en el penúltimo partido de la etapa clasificatoria, un planteamiento mediocre y temeroso del estratega cubano en el partido del cierre terminó por sentenciar al seleccionado cubano y mandarlo de regreso a Cuba.

Ya no había escusas y el jugador cubano que más había llamado la atención de entrenadores y prensa caribeña se había ganado un llamado a unirse a la generación Mundialista Sub 20 para buscar la clasificación cubana a los Juegos Olímpicos de Brasil. Y allí Aruba y Guyana sufrieron su furia goleadora y tres goles en dos partidos parecían dejarle abierta la puerta a la regularidad, sin embargo el cuerpo técnico cubano no pensó igual.

Decepcionado por el trato al futbolista cubano y en busca de un futuro mejor para él y su familia, en Octubre de ese año Frank tomaba la decisión más dura y peligrosa de su vida quedarse en los Estados Unidos junto a su gran amigo Yendri Torres aprovechando la presencia de la selección cubana en la final del Pre Olímpico de la CONCACAF.

En un país sin conocidos López vivió las dos caras del mundo pero encontró el amor y el respaldo de grandes personas que el mundo y la vida puso en su camino y que le apoyaron en los momentos más difíciles en su ajuste al nuevo país.

El futbol lo llevó hasta el Fortuna SC en el parque de Kendall de la ciudad  de Miami y allí captó rápidamente la atención del Miami FC nuevo equipo de la NASL quien lo invitó a sus pruebas cerradas y allí pudo vivir en carne propia lo injusto de las mismas, un equipo en el que los mediocampistas decidieron jugar con jugadores conocidos y no suministrarle balones a López comenzaron los sueños de formar el equipo que terminaron de desvanecerse cuando los encargados de seleccionar  los jugadores expresaron buscar delanteros “grandes y fuertes”

FC Miami City equipo de la cuarta división y asociado  con el parís St Germain francés quedó fascinado con el delantero cubano y lo invitó a conformar parte del equipo, mismo con el que llegó a jugar contra el afamado Shartak Donest ucraniano sin embargo el carácter amateur del equipo amateur del equipo y que no se le pagara por jugar obligó a López a desechar la posibilidad de continuar en el mismo y dedicarse a trabajar durante el día y dedicar cuerpo y alma al Foruna SC equipo con el que marcó 31 goles en 20 partidos llevando a los blanco y negro hasta las semifinales en donde sus dos goles no alcanzaron para sellar el pase a la tercera final consecutiva del conjunto cubiche.

En un futbol como hoy donde la potencia y el tamaño importan más que la magia futbolera el poder cumplir su sueño de convertirse en futbolista profesional se convierte en una cuesta muy empinada, el tiempo dirá si podrá doblegarla como a las defensas rivales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada