lunes, 20 de junio de 2016

Eurocopa 2016. Vardy se queda con Leicester, excelente noticia para el futbol

BURDEOS (ESPN) -- Jamie Vardy, de acuerdo a todos los indicios, seguirá jugando en el Leicester. Esta no es una noticia que afecte propiamente a la Eurocopa pero, desde luego, es una gran, excelente, noticia para el futbol y ha acabado conociéndose durante el torneo.


El ‘9’ del Lester era el gran sueño de Arsene Wenger para potenciar el ataque del Arsenal y hace varias semanas en el King Power Stadium conocieron oficialmente que los gunners iban a pagar la cláusula de salida del futbolista.

En Londres le enamoraron con un salario cercano a los 150 mil dólares por semana y la promesa de mantenerse en una élite que con el Leicester se dudaba. Vaya, que aún se duda.

Y Vardy, claro, se planteó el cambio. Él no es Cristiano Ronaldo. Ni Messi, ni Ibrahimovic ni Lewandowski. Hace cinco años, cuando contaba con 24, jugaba en el Fleetwood Town, de la quinta categoría inglesa y sus ingresos semanales no alcanzaban los 2 mil dólares, entre el futbol y su empleo en una fábrica.

Debe saber que la gloria puede ser efímera por cuanto si en la temporada 2013-14 fue vital para el ascenso del Leicester a la Premier con 16 goles, una después, en la 2014-15, apenas anotó cinco y hubo quien puso en tela de juicio su continuidad en Filbert Way.

Su eclosión junto a Kanté, Mahrez, Okazaki, Drinkwater y compañía le catapultaron a la eternidad futbolística y le colocaron entre los elegidos. El Lester lo apreció con una renovación, en febrero, que le aseguraba 80 mil dólares a la semana… Pero la llamada del Arsenal en mayo, casi duplicando su salario, obviamente, le llevó a replantearse las cosas.

La alarma en Leicester, el temor entre los zorros y la sospecha de los medios que daban por hecho que Vardy sucumbiría a esos cantos de sirena dieron por hecha su marcha al Emirates en lo que se anunció como el primer escape de los muchos que sufriría el campeón.

Vardy, sin embargo, ha acabado escuchando a su corazón. Probablemente recuerde que el club de su corazón infantil, el Sheffield Wednesday, le rechazó cuando era juvenil y seguro que no ha olvidado que fue el Leicester el que le convirtió en futbolista profesional.

Hoy ni trabaja en una fábrica, ni conduce un auto modesto ni vive en un pequeño departamento. Nunca es tarde si la dicha es buena, dicen, y Jamie Vardy ha acabado por cumplir todos sus sueños.
Y mientras busca la última consagración con la selección inglesa, entiende de dónde viene, quien confió en él y quien le puso en el escenario. Por eso se queda en Leicester, donde le mejorarán el salario sin llegar a esos 150 mil dólares del Arsenal pero agradecerán eternamente esa fidelidad.
Porque Jamie Vardy, a fin de cuentas, es un tipo corriente. Uno de los nuestros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario