domingo, 12 de junio de 2016

Cosas de mi futbol


Por Raynol Paz Carmenate.
Así luce una cancha de fútbol en Cuba (y eso que la madre natura ayudó con la lluvia y le salió hierba), que más podemos pedir en un país donde ya se anda por la edición 101 del Campeonato Nacional. 


Un campeonato en el que los equipos no reciben trajes, ni medias, ni tacos, ni un cabrón módulo de nada. Un país que tiene un Estadio Nacional que no sirve ni para acoger un mundial 11-12 años, una país donde los futbolistas juegan por amor al fútbol y por divertirse, un torneo en el que los periodistas viajan a los terrenos por su cuenta o con los jugadores en una Girón (ómnibus rusos con más de 40 años de explotación), un torneo que no le interesa ni a la secretaria del jefe del jefe del jefe, uno torneo en el que una provincia tiene que asegurarle el pasaje en barco al equipo rival, un torneo en el que los futbolistas de un mismo equipo tienen que bañarse todos en una misma habitación después de un partido o en el peor de los casos en una piscina del hotel donde se hospedan. 

Y un país en el que el seleccionador nacional no puede llevar al mejor goleador del torneo local porque no es un hombre “confiable”. Mejor no sigo escribiendo porque si algún futbolista profesional lee esto dirá que soy un loco y que todo es mentira. Y cuidando con hecharle la culpa a René Pérez o la Asociación de Fútbol de Cuba, nada de eso, la culpa puede ser mía, o de un supuesto Blog, o de cualquiera de ustedes.

Lo mejor de todo, es que a este Torneo tan lindo le queda una fecha por jugar y todavía no tiene campeón ¡¡ BENDITO SEA EL FÚTBOL CUBANO¡¡ Yo lo amo.

1 comentario:

  1. Y yo también, excelente trabajo una vez más Raynol, claro, preciso, poniendo los puntos sobre las íes, con un valor aún superior porque salen de las manos, del corazón de alguien que está ahí, siempre en el terreno y acompañando a su equipo

    ResponderEliminar