viernes, 24 de junio de 2016

101 CNF. Los números de la temporada

-->
Por Osmany Torres. 
Con 90 minutos para definir la suerte de hasta seis equipos, los números de la temporada muestran una gran mejoría para varias representaciones que se superaron de un año a otro en todos los aspectos de juego. La igualdad a lo largo del campeonato de los cuatro punteros aumentó el dramatismo de la clasificación pero también conllevó a que ningún elenco superara los registros del monarca de 2015, Camagüey.

Los Miuras terminaron la pasada campaña con 40 puntos al ganar 13 partidos, once de ellos de forma consecutiva, empatar uno y caer en tres oportunidades. Unos registros impresionantes que este año parecen un espejismo al encontrarse los camagüeyanos en el octavo lugar con apenas 18 puntos y a expensas de lo que pueda hacer Isla de la Juventud el sábado para saber si finalmente se quedan en Primera División.

La despedida de los Miuras este curso ante su afición en Minas no fue como hace un año, cuando golearon 3x0 a Villa Clara, al cerrar el torneo con una derrota de 4x0 frente al conjunto pinero.


Una victoria de la Isla este sábado ante Villa Clara sumado a un empate o éxito contra Santiago de Cuba en el otro choque suspendido dejaría a los pineros en la máxima categoría del fútbol local y mandaría a los Miuras al descenso junto a los Marineros de Cienfuegos, pues de igualar en puntos los pineros derrotaron en los dos choques a los camagüeyanos.

Si la actuación de Camagüey fue pobre, qué decir del rendimiento del subcampeón de 2015 que inexplicablemente se va a Segunda tras completar una temporada para el olvido en la que el adiós no pudo ser más amargo al recibir seisgoles de Las Tunas en sus predios del Luis Pérez Lozano.

El fútbol en Cienfuegos está de luto y desde ya las autoridades futbolísticas de la provincia de conjunto con los técnicos y jugadores deben comenzar a trazar estrategias para levantar una imagen que en estos momentos está por el piso.

El pasado curso los Marineros lograron el subcampeonato al archivar 28 puntos en 18 fechas, con siete victorias, igual cantidad de empates y solo cuatro derrotas. Este año su falta de acierto de cara al gol los convirtió en el equipo menos ganador del torneo y también en el más perdedor.

Muy similar a lo que realizaron el pasado año estuvieron los conjuntos de Ciego de Ávila y Las Tunas que sumaron algunos puntos más pero se mantuvieron alejados de la lucha por las medallas.

Los Tiburones avileños concluyeron el campeonato en la quinta posición al sumar 26 unidades, apenas tres más que en 2015 cuando acabaron en el séptimo escalón en la tabla de posiciones. Sin dudas lo más significativo para los avileños este año fue el nuevo premio de líder goleador para Sander “Keko” Fernández que a pesar de no contar para la Comisión Nacional a la hora de hacer una selección nacional sigue demostrando porque muchos lo consideran el mejor delantero del fútbol cubano en la actualidad.

Por su parte los tuneros pasaron menos aprietos este año para quedarse en Primera gracias al rendimiento goleador de Dairon Blanco, principal referente del elenco tunero tras el bajón de Maykel Celada y el retiro de Geovanis Ayala. Con 23 puntos, solo dos más que más que hace un año, los del Balcón del Oriente acabaron en la sexta posición, dos escalones por encima del octavo puesto de 2015.

Granma puede estar satisfecho con su actuación más allá de completar el calendario con par de derrotas y llevarse su defensa el galardón de más goleada. Los granmenses ocupan actualmente el séptimo puesto de la tabla con 19 puntos y solo caerían al octavo si Isla de la Juventud logra ganarle a Villa Clara y Santiago de Cuba.

Si algo le faltó a Santiago de Cuba para volver al podio de premiaciones después de diez años fue contundencia en el último tramo del terreno. A pesar de la insatisfacción por no cumplir el objetivo de lograr una medalla, el elenco santiaguero mejoró el quinto lugar del pasado curso al terminar cuarto esta temporada donde sumó siete rayas más que las 24 de 2015.

La Habana mejoró sus prestaciones en ataque y se mantuvo similar en defensa para lograr nueve unidades más esta temporada aunque al cierre del torneo no pudo acabar con la sequía de títulos que se extenderá por lo menos durante los próximos doce meses. 

Los capitalinos desaprovecharon las bondades del calendario y de los últimos doce puntos como locales solo sumaron cuatro. En esos cuatro partidos como anfitriones sus atacantes solo vieron puerta, y de qué manera, frente a Granma, mientras sus defensas solo dejaban en cero su arco contra Santiago de Cuba.

Las derrotas ante Guantánamo y Villa Clara, además del empate con Santiago, todos rivales directos por la corona, podrían dejar a La Habana por cuarto año consecutivo en el escalón más bajo del podio.

Guantánamo regresa al podio este año al archivar doce puntos más que en 2015 cuando terminó en la sexta plaza del torneo con 24 rayas. A la gran actuación de los orientales solo le falta la guinda del pastel que desgraciadamente no depende de ellos mismos sino de una derrota de Villa Clara en Nueva Gerona. Solo así el título del fútbol cubano llegará por primera vez a territorio guantanamero.  

El salto de un año a otro de Guantánamo solo puede superarlo Villa Clara que de lograr los tres puntos para el título en Nueva Gerona sumaría esta temporada trece unidades más que en 2015 y ascendería del cuarto al primer escaño.

La resurrección del Expreso del Centro tiene sus fundamentos en el banquillo donde el debutante Raúl Mederos supo ordenar bien las piezas a su disposición para devolver a Villa Clara a su lugar en el fútbol nacional.

Al principal torneo futbolístico de la isla le quedan muchísimas cosas por mejorar pero lo cierto es que esta temporada fue emocionante de principio a fin. Ojalá el próximo curso se ajusten algunos detalles para contar con un Campeonato mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario