sábado, 21 de mayo de 2016

Regresó el Motor.


La mejor imagen de la noche, Heviel Cordovés entrando al terreno de juego.
Ha transcurrido más de un mes desde que un terrible accidente puso en peligro no sólo la carrera de Heviel Cordovés sino su vida, un encontronazo con uno de los porteros del equipo en uno de los entrenamientos lanzó al Motor por el aire cayendo completamente sobre el cuello y mandándolo directo al hospital.

Fueron largas semanas de espera y recuperación que por fin hoy llegaron a su fin cuando en la segunda mitad del partido entre el Charleston Battery y el Wilmington Hammerheads el capitalino entró en la segunda mitad al terreno de juego sustituyendo al jamaiquino Romario Williams.

Y en un partido que fue una exaltación al pelotazo y los encontronazos fue precisamente el Motor el autor de la mejor jugada del partido, tras recibir del Maikel Chang, Cordoves agrupo a varios rivales sobre la media cancha, giró, avanzó y entregó a Garbanzo que subió por la banda izquierda, quien centró para la aparición del Cordo que de primera definió lo que mereció ser un golazo, pero el portero del Hammerheads voló para dar un manotazo y ahogarle el grito de gol.

Por lo demás un partido muy flojo (decidido por un cabezazo de Ferguson tras un tiro de esquina) en el que como expresamos anteriormente abundaron los balonazos y las faltas, con casi no presencia del mediocampo y en el que hasta Maikel Chang pareció contagiarse de la pobreza de su entorno y desplegó su partido más gris desde que arrancó la temporada.

Otro punto positivo es que Odisnel Cooper volvió a aparecer bajo los tres palos, después de haberse perdido el partido de entre semana por la Copa Abierta de los Estados Unidos (partido que el Battery perdió desde el punto de penal, tras haber terminado 2-2 en los 120 minutos frente al conjunto de The Villages de la PDL que después sería descalificado por alinear un jugador inelegible) y se apuntó su segundo partido consecutivo sin permitir goles (y tercero de la temporada) aunque en honor a la verdad el camagüeyano tuvo un partido extremadamente tranquilo en el que no recordamos haya tenido que intervenir ni una vez para salvar su vaya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario