lunes, 25 de abril de 2016

Expreso, tercero de la Liga

Por Mayli Estevez Pérez.
Quizás el mejor partido del 101 Campeonato Nacional de Fútbol, exquisito, apegado a lo técnico y con un arbitraje decente, eso fue el Villa Clara-Santiago de Cuba de la oncena fecha en Zulueta, que terminó en sonrisa para los de casa.

El choque se inició con una clara oportunidad para el Expreso que Roberney Caballero, solo frente al portero Patterson, desperdició. Otra vez Roberney demuestra un cúmulo de habilidades en lo individual, pero de cara al gol sigue debiendo demasiado para un once que lo necesita. Cinco minutos después, el indómito Jorge Villalón tampoco pudo contra Delvis Lumpuig, que consagraría esa tarde, como su tarde.

Los visitantes dieron más en la primera mitad, abrieron el juego por las bandas e imponían su físico, y al término de los primeros 45, tuvieron una nueva chance, pero nadie rompió la igualada a cero en el marcador. El DT italiano Lorenzo Mambrini, incluía un cambio cuando todavía no se pitaba el descanso en Zulueta. A Santiago le convenía como marchaba la historia, el Expreso saldría por más.

La segunda mitad arrancó tibia, con el juego diluyéndose en el medio del campo. Pero una internada de leyenda por el lateral izquierdo del capi del Expreso, Yannier Martínez, le cambió la cara al partido y a los aficionados que colmaban el graderío de la cuna del fútbol cubano. Martínez protagonizó una esprintada desde la mitad de la cancha hasta el área, zafándose de cuanto defensa encontró, dejándosela servida al 9 villaclareño Yoelvis González, que solo tuvo que empujarla al fondo de la red. Al minuto 54, González alcanzaba su sexta diana del torneo y se acercaba al líder.

El tiempo restante sería un suplicio para la defensa del Expreso y su guardameta. Santiago subió con todas sus armas y Mambrini desde la banca veía cómo los suyos desperdiciaban decenas de ocasiones. La más increíble de todas, fue una tríada de paradas que Lumpuig protagonizó de manera consecutiva. Al filo del 60, el balón parecía encariñarse con el área chica naranja, y sin nadie que terminara por despejar, Lumpuig hizo la heroica de tapar, caer y levantarse, en ¡tres! ocasiones, tras el ataque indómito. Su arco continuaría en cero hasta que el principal pitó el final.

Con este resultado, Villa Clara llegó a 20 unidades, una por encima de su víctima de turno, Santiago, y se afianza tercero de la Liga cubana, con un partido menos, además. Pinta a que el Expreso va con vista firme en su objetivo de temporada. (Periódico Vanguardia)

4 comentarios:

  1. Si no me equivoco los Diablos Rojos de Santiago perdieron, sin embargo "La Vanguardia" nos vende esta derrota como un éxito de Mambrini. Si leo entre líneas interpreto que el italiano es el principal candidato a DT de Cuba. No sé, no quiero juzgarlo por sus errores del pasado pero pregunto, un técnico que a duras penas está en cuarta posición del disminuido campeonato cubano, merece ser el próximo seleccionador de la adulta? De verdad no hay otros candidatos? Y no hablo de Darien porque Luis Hernández se la tiene jurada. Lamentablemente los chanchos volarán sobre el Marrero antes que Darien se ponga el buzo de la selección por culpa de un inexplicable capricho de Luis contra su persona.

    ResponderEliminar
  2. Sinceramente es vergonzoso que le corten las alas a un técnico que tiene todas las papeletas para volar, y lo peor aun es que sea injusto pues según criterio de aficionados, atletas y técnicos es una persona muy disciplinada, con conocimientos y amigo de llevarse bien con todos, sobre el respeto y defendiendo su idea de futbol. Quizas el temor sea que es asequible a los medios, pero me atrevería a asegurar que el no toca la puerta de ninguno, debe ser al revés pues si fuera periodista y me encontrara con un técnico joven, de buena imagen y con buen léxico, obviamente lo explotaría. Arriba Luis abre la caja de pandora, y que selección manbrini, gracias lulo o el seudónimo que quiere, mate la curiosidad de tu sentencia injusta a Darien, al menos de Chandler se sabe porque lo desaparecieron pero a este muchacho no.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mambrini seleccion26 de abril de 2016, 18:40

      respondiendo tu pregunta:
      Originario de la bella ciudad de Florencia, Italia, el exfutbolista Lorenzo Mambrini asume actualmente los galones de entrenador de la nave indómita.

      Su trayectoria, avalada por la militancia en clubes italianos y españoles como Bolognia, Venecia, Málaga, Elche y Tenerife, además de sus diplomados y maestrías como entrenador de fútbol en instituciones del Viejo Continente, hacen que muchos sueñen con una actuación relevante de los santiagueros en el venidero certamen nacional pactado para iniciarse el 6 de febrero próximo.

      “Este en un trabajo noble y hermoso. El fútbol es mi pasión y mi meta está en hacer que el equipo se sienta una familia, que el trabajo colectivo crezca cada vez más”, señaló Mambrini en entrevista exclusiva a la colega Rosa Panadero Vega.

      Acompañado por el entrenador Leonardo Herrera, Rodolfo Pico como preparador técnico, Edgar Rojas en el trabajo con los porteros y Ernesto Borge, quien se desempeña como entrenador asistente, el estratega transalpino ha profundizado en trabajo ofensivo por las bandas, con mayor incursión de los laterales al ataque y más eficiencia en la definición. Algo que afectó a la plantilla en la temporada pasada.

      “Yo me enfoco mucho en la disciplina táctica, y apuesto por el fútbol equilibrado. En este sentido considero que la preparación en todos los órdenes es fundamental y por ello el trabajo que realiza el preparador físico Celestino Duboy, será muy importante para el equipo”, enfatizó el DT.

      Eliminar
  3. Una vez mas Yannier Martinez, y ponen al Beto Gomez, a Carlos Domingo Francisco, a Napoles, a Livan Perez o incluso a Arichel.por encima de el en el equipo Cuba... el que ve jugar a Villa.Clara a menudo sabe que el Chino es el mejor de su equipo en casi todos los partidos... Roberney Caballero tiene muchisimas habilidades en el uno contra uno... es muy tecnico...

    ResponderEliminar