lunes, 11 de abril de 2016

Chang es el hombre


El sábado en la noche el capitalino Maykel Chang demostró que sigue siendo uno de los jugadores cubanos en el extranjero que más ha progresado en los últimos dos años, y a su calidad con el balón en los pies ha unido un mejor sentido del trabajo de equipo y sacrificio a la hora de defender así como una mejor dinámica al luchar los balones en los uno contra uno, lo cual le ha dado mayor confianza y lo hace explotar a un mejor su juego, habilidades estas que puso de manifiesto este sábado en la victoria del Battery 2-1 sobre el conjunto de Wilmington y que no pasaron desapercibidas por el comentarista del partido quien además de alabar la actuación del Chino sugirió que era hora de probarse un poco más arriba.

Tirado hacia el centro o a la izquierda, Chang fue un dolor de cabeza para la defensa de Wilmington que debió lidiar toda la noche con su habilidad con los pies y que provocaron algunas aclamaciones en el público presente, así como con sus venenosos centros que ocasionaron peligro o tensión en el área visitante, convirtiéndolo en lo que los norteamericanos llamarían “fun to watch” y que nosotros podríamos traducir como interesante de ver.

Fue el Charleston quien controló el paso del partido desde el vamos y el gol de Romario Williams (quien inició en lugar de Cordovés) al minuto 1 de juego fue una señal de lo que ocurriría, si bien no en la cantidad de goles o tiros a puerta sin en quien controlaría el juego.

Un saque desde el lateral derecho realizado por Obi Woodbine encontró a Muller dentro del área pequeña, este cabeceó hacia atrás, pero su esfuerzo se estrelló contra el larguero, el balón rebotó en territorio de juego donde apareció Romario Williams para enviarlo al fondo de las redes para el 1-0.

Unos minutos más tardes el local casi duplica dos números cuando Chang le gana la posición a uno de los defensores del Hammerheads y cabecea un balón buscando al Trinitario Guerra que no puede rematar bien dejando el balón en las manos del portero vistante, unos minutos más tarde los papeles se invierten y es Guerra quien busca a Chang en un pase filtrado dentro del área, pero el portero de Wilmington llega antes para robarle el baló a Chang.

Pero quien no los hace los ve hacer y a los 31, tras una falta del capitán del Battery Ferguson, Corboz levanta un centro sobre el área del Battery, Perone (un defensor de 193 cm de estatura) le gana la posición al mismo Ferguson y remata abajo inalcanzable para Timbakis, en lo que sería el único disparo a puerta del conjunto visitante en toda la noche.

De ahí en lo adelante y hasta el final del primer tiempo el partido se volvió denso sin que ninguno de los equipos lograra prevalecer completamente pero con el Charleston como ligero dominador y único capaz de asomarse al área contraria en gran medida a los cruces del cubano Chang. Historia que se repetiría en los primeros compaces de la segunda mitad, hasta la salida de un ya desaparecido Williams dejándole paso a Heviel Cordoves, al minuto 60 de juego.

La entrada del Cordo, si bien no profundizó en el ataque o le dio mayor peligro, si le dio al conjunto de Carolina del Sur, un jugador que actuase como pivot bajase un poco hacia la media cancha e iniciara algunas jugadas de ataque, algo que no tenía con el jamaiquino.

La actitud y función de Cordovés le dio más libertad a Justin Portillo (desaparecido en la primera mitad) de empezar a aparecer en el partido y a asociarse con Chang lo que posibilitó que el Battery monopolizara el balón y empezara a generar más peligro y algunos disparos sobre el marco rival, mientras que del otro  lado Timbakis actuaba como un espectador de lujo.
A los 84 minutos llegó el premio al que más lo buscó Portillo levantó un corner desde el sector izquierdo del ataque del Battery, y Taylor Muller volvió a aparecer junto al primer palo para cabecear el balón que esta vez sí se fue a meter al fondo de las redes para desatar la alegría en las tribunas.

Heridos en el amor propio los visitantes trataron de quemar las naves y lanzarse al ataque pero la carencia de alguien en la mitad de la cancha que pudiera guiar los hilos llegaron solo a trompicones, aun así lograron lo que pudo haber sido el empate, un centro sobre el área encontró  un Timbakis fuera del área de cinco con cincuenta, el cancerbero del Battery trató de hacerse con el balón, pero chocó con un delantero del Wilmington dejando el balón suelto que alguien envió al fondo de las piolas, solo para ver como el central del partido anulaba el gol por falta del delantero.

Al final tres puntos muy importantes para el Battery y un partido de arbitraje mediocre que se dejó en la  manga dos polémicas a dos penaltis no cobrados al conjunto aurinegro por manos no sancionadas dentro del área en favor del Battery criterio diferente usado posteriormente ante una mano similar en el borde del área del Battery y que originó un cobro de tiro libre en contra del local.

FICHA DEL PARTIDO
09.04.2016          MUSC Health Stadium, Charleston         J 3 588
CHARLESTON BATTERY – WILMINTON HAMMERHEADS                             2:1(1:1)
CHARLESTON BATTERY: Alex Tambakis, O’brian Woodbine, Taylor Mueller (goal, 85th), Shawn Ferguson, Emmanuel Adjetey, Zach Prince, Justin Portillo (yellow card, 90th), Neveal Hackshaw (Austin Savage, 89th), Maikel Chang, Romario Williams (goal, 2nd) (Heviel Cordoves, 61st), Ataullah Guerra (Dante Marini, 81st)
WILMINGTON HAMMERHEADS: John Smits, Tom Parratt (Michael Mecham, 12th), Bruno Perone, Ferrety Sousa, Ashani Fairclough (yellow card, 29th) Liam Miller (Zeb Taublieb, 83rd), Mael Corboz, Jeff Michaud (Josu Prieto, 61st), Logan Miller, Qudus Lawal (yellow card, 67th) (Matthew Barnes-Homer, 73rd), Justin Moose (Bryce Taylor, 88th) .
ARBITRO:
Goles: 1’ Romario Williams (Taylor Muller), 84’ – Taylor Muller (Justin Portillo) (BAT) – Bruno Perone (Mael Corboz)
TA: Justin Portillo, Zachary Prince (BAT) – Justin Moose, Qudus Lawal

1 comentario:

  1. Yo lo vi jugar dia a dia, chang es uno de los futbolistas mas talentosos q he visto y una bella persona, se merece todo lo q ha logrado y seguro estoy q esto es solo el inicio, saludos de Ignacio

    ResponderEliminar