lunes, 7 de marzo de 2016

Corrales: De la selección cubana a la NASL y sin desertar

Por Arthur Guisasola (Tmado de AS)
En el verano del 2015, Jorge Luis Corrales fue uno de los 23 jugadores convocados por la selección cubana para disputar la Copa Oro.

Pero después de caer eliminado en cuartos de final por Estados Unidos, Corrales fue uno de los 19 jugadores que volvieron a la isla.

Los otro cuatro habían abandonado al equipo.

“Él siempre quiso jugar en el fútbol profesional”, dijo Jorge Luis Corrales Suárez, el padre del futbolista. “Pero no quería hacerlo de la forma que los demás muchachos habían tomado. No porque fuera vergonzoso sino porque tenía otras ideas”.

Corrales volvió a Estados Unidos meses después de la conclusión de la Copa de Oro, pero esta vez no vino con la selección cubana. Vino al país con un visado.

“En mis vacaciones pedí permiso para venir [a Estados Unidos] porque mi papá me invitó”, dijo Corrales. “Luego probé por el equipo, me aceptaron y tomé la decisión de seguir mi camino aquí”.

Ya en Miami, Corrales fue informado que el Miami FC estaba haciendo pruebas para fichar jugadores. Dos meses después de participar en el ‘tryout’, el equipo de la NASL le ofreció un contrato.

“Probé por el equipo, me aceptaron y tomé la decisión de seguir mi camino aquí”.

Corrales nació en Pinar del Río y empezó a jugar el fútbol en las calles de la ciudad. Debutó con el equipo, Pinar del Río FC en el 2009 y en el 2011 se convirtió en el capitán del equipo pinareño. En total, jugó 80 partidos con el equipo de su región.

“De muy pequeño siempre le gustó esta disciplina”, dijo su padre. “Desde que tenía 6 o 7 años un balón siempre estaba en sus pies”.

Con la selección cubana, Corrales debutó con la sub20 el 11 de julio de 2010 ante San Cristóbal y Nieves y con la selección mayor el 12 de noviembre de 2011 ante Costa Rica.

“Me llamaron porque vieron calidades deportivas que hacían falta en la posición que yo juego”, dijo Corrales en el programa cubano, Ventana Juvenil. “Vino el comisionado de la provincia y me dio la noticia que iba a formar parte de la selección nacional”.

Desde que supo que quería ser futbolista, Corrales no soñó con ganar la UEFA Champions League ni el Mundial, como la hacen miles de niños por el mundo. Su ilusión era debutar con la selección cubana y jugar al fútbol profesionalmente.

Pero el padre de Corrales sabía que sería difícil convertir el sueño de su hijo en realidad.

“Es difícil salir para delante [en Cuba] y aún más en el fútbol profesional”. “Hay muchos muchachos con calidad en Cuba, los hay pero bastante. Pero las condiciones allá son malas. No hay apenas estadios y los que hay están en condiciones precarias”.

Ni las pésimas condiciones en la isla pudieron parar a Corrales.

“Lo más alto que tenía en mi cabeza era poder llegar al nivel superior allá en Cuba, que es la selección nacional. Siempre todos los días pensando en eso, trabajando día y día con disciplina y al final lo logré”, dijo Corrales.

No solo están los campos en pobres condiciones sino que también hacen falta recursos deportivos.
“En ocasiones, yo tenía que mandar a mi hijo zapatos para que jugara porque no tenía ya zapatos”, resaltó el padre de Corrales.

A pesar de las pobres condiciones, Corrales cree que el fútbol en Cuba mejorará en los próximos años.

“Con los logros que se están haciendo y alcanzando en Cuba, pienso que en tres o cuatro años ya podremos contar con un gran equipo y con grandes jugadores jugando en ligas extranjeras”, dijo Corrales. “La única diferencia que puedo marcar es sobre el nivel futbolístico y las condiciones que tienen aquí en respeto a Cuba, pero físicamente y psicológicamente es lo mismo porque aquí somos un equipo y en Cuba también éramos un equipo”.

La diferencia en las condiciones puede ser demostrada a través del entrenador del Miami FC.

A pesar de que el Miami FC sea un equipo de la segunda división norteamericana, cuenta con el campeón mundial con Italia, Alessandro Nesta, en sus filas, como entrenador. En Cuba, la oportunidad de entrenar bajo la tutela de un campeón mundialista y de la Champions es impensable.

“Ser alumno, o jugador o atleta, de él [Nesta], para mí es un orgullo porque nunca pensé tener esta experiencia”.

Para Nesta, entrenar a Corrales cinco días de la semana es una satisfacción.

“Corrales es uno de los jugadores más interesantes con los que he tenido oportunidad de trabajar”.

A pesar de no tomar la salida fácil, Corrales pudo cumplir su sueño, el de ser futbolista profesional.

“[Debutar con el Miami FC] es lo que siempre tengo en mente, poder hacer lo que siempre he querido hacer, jugar en un club o jugar en una liga extranjera y debutar con el Miami y con el coach, Nesta, es algo magnífico”.

1 comentario:

  1. Me parece magnifico q existan futbolistas cubanos que quieran salir adelante, es difícil por las condiciones, sin embargo confío plenamente que muy pronto va despertar el gigante del caribe en el fútbol y serán una potencia en su zona de la concacaf, con los cambios que se vienen dando poco a poco cuba será un equipo importante peleando de tú a tú con los demás países de la zona y más adelante con las potencias mundiales....

    ResponderEliminar