miércoles, 20 de enero de 2016

Sin fuera de juego

Por José Luis López (Juventud Rebelde)
La semana pasada, una noticia voló como polvo en el viento: dos futbolistas cubanos pasaron a integrar, por primera vez en la historia avalados por la federación, la nómina de un club profesional. Ellos son el defensa central capitalino Abel Martínez y el delantero pinareño Maykel Reyes, contratados por el Cruz Azul mexicano.

Hoy Juventud Rebelde conversa con Martínez, de 22 años y 1,87 metros de estatura, quien ya juega con el Cruz Azul Hidalgo, de segunda división. Esta entrevista nos la concedió un día antes de su partida.

—¿Qué opinión te amerita este trascendental paso?
—Esto es muy importante no solo para mi carrera, sino también para el fútbol cubano. Nosotros seremos los primeros que transmitiremos estas anécdotas a otros compañeros y le demostraremos al mundo que los jugadores de nuestra Isla sí pueden desempeñarse en ligas profesionales. Sin dudas, allí elevaré más mi nivel técnico y luego podré mostrarlo cuando me convoque la selección nacional.

—¿Cómo fue la pretemporada que hiciste con ese club el pasado mes de diciembre?
—A pesar de pertenecer a la segunda división, este es un equipo grande. Tiene muy buenos jugadores y hay mucha seriedad en el trabajo. La pretemporada duró un mes y pude apreciar que en su entrenamiento existen muchas diferencias con el que tenemos en Cuba, y hay muchas horas de preparación en el gimnasio. El fútbol de allá es rápido y de presión. Siempre me utilizaron como zaguero central, aprovechando mi estatura.

—Entonces, ¿cómo entrena allá un defensa central?
—Sus movimientos tácticos son diferentes a los que vemos en Cuba. Allá, los entrenadores indican que la marca sobre el delantero rival es personal y no se juega mucho en busca del off side (fuera de juego), como hacemos aquí.

—¿Qué crees de ser contratado por un equipo de segunda división?
—Tanto Maykel como yo sabemos que debemos  empezar por abajo, adaptándonos al ritmo de trabajo del grupo. No puedes llegar a una liga extranjera y jugar en el primer equipo. Pero voy a darlo todo en cada partido, porque no quiero quedarme fuera de ningún juego. Además, estoy seguro de que me ganaré la titularidad para la primera división.

El contrato que firmó Abel Martínez con el Cruz Azul fue por un año. Y ese tiempo será testigo de su crecimiento futbolístico, y por qué no, de su traspaso a la llamada «Máquina Cementera» del Distrito Federal mexicano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada