viernes, 23 de octubre de 2015

?Por qué será?


Que este futbol mío, no pueda traer dos sin tres, que no pueda tener una noticia agradable si no está acompañado de una o dos malas, ¿Por qué?
Apenas saboreábamos la buena nueva de que el Santos Lagunas de México tenía interés en varios jugadores de nuestra selección olímpica, que viajaba a La Habana con el objetivo de verlos más de cerca, y que se rumoraba la intención del Cruz Azul de hacerse con los servicios del defensa capitalino Abel Martínez Colón, cuando nos cae la siguiente noticia como balde de agua fría.
Y no por nueva, sino por repetitiva y por el hecho de alcanzar a dos de los jugadores jóvenes con más talento en el país. Eduard Puga y Andy Baquero.
Puga gran protagonista de la selección cubana sub 17 que participó con muy buena actuación en el último pre mundial de la categoría y Baquero, a mi entender el más completo de los jugadores cubanos jóvenes actuales, y en nuestra opinión el de mejor actuación en el último preolímpico, han sido llamados al servicio militar, de hecho, Puga ya está en las filas del “verde”, mientras que el Sheriff expresa su frustración ante el llamado.
Llamado ridículo en nuestra opinión, pues se trata de jugadores miembros de la selección nacional, y aunque nadie debe ser intocable, algo que sabemos no ocurre en nuestro querido país, donde los hijos de papi y mami siempre encuentra la forma de evadir “tan patrióticas” responsabilidades, se trata de hombres que defienden al país en otras esferas, en otros campos.
En los tiempos que vivimos la ridícula idea de invasiones con las que crecimos han perdido totalmente peso y la dudosa credibilidad que alguna vez tuvieron, por lo que el llamar a filas a jóvenes que han defendido nuestro pabellón nacional en competencias internacionales es definitivamente irrisorio, injustificable y criticable, critica que debe extenderse a quienes son responsables de los equipos nacionales, quien deberían usar sus posiciones privilegiadas para evitar que este tipo de locura sigan produciéndose.
Y no es la cuestión de servir en el ejército o no, es el hecho del retraso técnico táctico al que se someten a estos jugadores durante el periodo en el que han de estar en el ejército, mismo que le ha costado la carrera deportiva a más de uno en el pasado.
Si para Puga es lamentable, más aún lo es para Baquero, ya que se produce ahora que un club extranjero llega a La Habana con la idea de llevarse a lo mejor que tenemos en el ámbito futbolístico.
Esperemos que la razón por una vez, visite a quienes hacen las leyes, a los que dirigen nuestro futbol y que se proteja a nuestras generaciones de futbolistas de tales “responsabilidades” para que puedan defender a nuestra patria en el terreno en el que deben hacerlo, en el DEPORTIVO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada