domingo, 4 de octubre de 2015

Debut y Despedida


Habrá que esperar hasta el próximo año para
volver en acción a Arielito.
Así puede definirse el esperado debut de Ariel Martínez con el Charleston Battery, toda vez que el equipo de Carlina del Sur no pudo sobrepasar al Lousville City en la semifinal de la Conferencia del Este de la USL.
Aunque los intensos trabajos burocráticos de la directiva del Battery para obtener la autorización de la Liga para que el espirituano pudiera jugar frente al Lousville sumado a la ausencia de Ricky Garbanzo, volante ofensivo titular del conjunto aurinegro podrían hacer prever que Martínez arrancara desde el principio, Mike Anhausser prefirió respetar a los jugadores que habían hecho el trabajo durante todo el año para llevar al equipo hasta esta instancia y darle entrada en el once titular a Thourie.
Tal y como había hablado con Arielito al minuto 60 llegó el momento esperado y con el número 13 en la espalda Ariel Martínez ingresó al terreno de juego con las intenciones de cambiar el juego y casi lo cambia a los 10 segundo de ingresado, cuando pudo haber visto la roja por un intento de codazo a un defensor del Lousville, pero en un hecho curioso y hasta cierto punto humorístico el central, reconociendo al cubano, le dijo que tratara de calmarse y que después quería tomarse una foto con él.
Cooper estuvo impresionante bajo
los tres palos.
No pudo sin embargo en su noche soñada cambiar la historia de un Battery que no pudo encontrar el camino a la meta contraria, y aunque Ariel dio algunas pinceladas de ese futbol que posee, solo pudo conectarse una sola vez con Maikel Chang y nunca con Dan Kelly que fiel a su alma guerrillera rara vez entregaba el balón y buscaba convertirse en héroe, perdiendo todos los duelos que intentó en la noche.
Pero si bien la figura de la noche era Ariel Martínez quien se robó el show por parte del Battery fue su guardameta, el camagüeyano Odisnel Cooper, y lo hizo en los dos sentidos, excelente en sus reacciones bajo los tres palos y catastrófico en sus saques de meta, sobre todo en el segundo tiempo en el que tiró fuera cuatro saques consecutivos.
22 tiros a puerta, 10 saques de esquina y 7 atajadas fueron los números de Cooper antes de que Fondy de cabeza lo lograra vencer, un trabajo que le permitió llegar al Battery al alargue ante un equipo que mostró mejor conducción del balón y dinámica y que mereció la victoria en su estadio y ante casi nueve mil espectadores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada