sábado, 22 de agosto de 2015

Futbol cubano. Deserciones, sueños y realidades


Hace varios años un mensaje aparecido en el Chat de este Blog de uno de los Presidentes de la entonces Puerto Rico Soccer League, me introdujo a un mundo fascinante, complicado e inentendible en ocasiones: el mundo de los fichajes de jugadores.
En el mensaje el por entonces Presidente del River Plate de Ponce me pedía ayuda para contratar a los jugadores cubanos de los que hablaba el Blog, léase los que habían radicado su residencia aquí en los Estados Unidos, algo que se logró con algunos jugadores y que de cierta forma creo “Llama a Mario, que él puede ayudarte”, lo cual me dejó ligado desde aquel entonces al futuro de muchos futbolistas cubanos que de una forma u otra llegaban a mi tras haber desertado del equipo nacional, con un puñado de ilusiones que ponían en mis manos.
Tarea difícil extenuante y más complicada de lo que pudiera parecer, no solo por las trabas institucionales, sino también por la influencia que sobre las posibles oportunidades contractuales tienen familiares y amigos así como la misma vida en un país en donde el dinero definitivamente dicta los compases del día a día que obliga a los jugadores a tener una percepción diferente de lo que es un salario mensual de 1 000 dólares cuando se está en Cuba y cuando se empieza a vivir en los Estados Unidos.
Sin experiencia, dinero ni contactos y con el mismo puñado de ilusiones que los jugadores que llegaban a mí, añadí a mi vida una nueva responsabilidad: ayudar a cumplir los sueños de otros, sin saber que las condiciones que se nos impondrían serían aceptadas por los soñadores.
E-mails, llamadas telefónicas, horas de ir y venir de negociar, de renunciar a otras actividades, y sobre todo y más importante el entendimiento  y apoyo de mi esposa y familia, sacrificada en ocasiones en aras de cumplir el sueño de estos muchachos, pasaron a ser parte casi cotidiana de mi vida, especialmente en las épocas de contrataciones y pruebas de los equipos.
Un proceso de aprendizaje en el que muchas puertas nunca se abrieron, otras que se cerraron de portazo ante la referencia de que los jugadores que les ofrecía y que resultaban tan interesantes en un principio eran cubanos y algunas, muy pocas se abrieron, unas completa y otras sol parcialmente y es que al pedido siempre venía acompañado de liberar a los jugadores de los gastos de prueba y estancia e incluso de viaje, debido a la situación económica de los mismos ante la imposibilidad por cuestiones de papeles de haber podido empezar a trabajar.
Unas demandas que pocos muy pocos clubs o técnicos se negaban a complacer dejando los sueños de los jugadores en el limbo, en la oscuridad, misma en la que de cierta manera se abrió una brecha con la aparición en la escena del Charleston Battery y su coach Mike Anhausser.
Negados a la posibilidad de jugar en la MLS y la NASL al no tener residencia legal, léase “Green Card”, a los jugadores  cubanos les quedaba sólo la posibilidad de iniciarse en la USL, liga en la que tampoco muchos equipos se sienten atraídos a contratar a jugadores cubanos, y más allá de la calidad de los mismos, para evitar verse enredados en el largo y tortuoso proceso burocrático que conyeba registrar a los jugadores ante la Federación de los Estados Unidos por la trabas que al mismo proceso impone la Federación Cubana, que no sólo destruye las carreras de los jugadores cubanos en la isla, roba los bienes del futbol nacional, sino que no permite o trata de evitar cualquier posible desarrollo de los jugadores del país que deciden abandonar la selección, para lo cual no dudan en ampararse inclusive en la ilegalidad.
Es sabido por todos que en Cuba los jugadores no son registrados ante la FIFA con los equipos provinciales, lo que serían a la luz de proceso legales los clubs de origen y la razón para esto es que de ser registrados ante la FIFA la Federación Cubana de Futbol tendría que pagar ciertos “fees” al ente organizador del Futbol Mundial, algo que sabemos no ocurre, aunque si se les hace firmar a los jugadores seleccionados para formar parte del equipo nacional una especie de contrato, mismo en el que incluso no ha sido firmado por algunos de los jugadores actuales, pues en la “cuota” aun aparecen jugadores que en su tiempo fueron miembros del equipo nacional, mismos que deben ser removidos antes de que los nuevos puedan encontrar espacio en tal “cuota”.
Sin embargo ante los pedidos de segundas federaciones para la liberación de los jugadores para ser inscritos en estas, proceso que legalmente debería de ser de 7 días al no estar registrados los jugadores en ningún club, Cuba responde que los jugadores deberán esperar a que se dé la transferencia internacional, pues estos son propiedad, ósea registrados, de clubs cubanos, lo cual en el caso de los jugadores cubanos, al negársele la transferencia internacional, por la AFC, alarga la espera a 30 días, algo que como se puede entender, no todos los equipos están dispuestos a afrontar y que en el caso de que aún se arriesguen a tomarlo va en contra de los jugadores pues están perdiéndose el inicio de la temporada, vital en muchos casos para abrirse un puesto en el once titular.
Las deserciones.
Si bien en el tema de la corrupción de la Federación Cubana todos estamos de acuerdo, más allá de los Federativos Anónimos que opinan en este Blog, en el tema de las deserciones la gama de opiniones, desde los que están en contra pasando por los que la aprueban pero en un momento determinado a los que las incitan.
De acuerdo o no, el hecho de las deserciones hay que estar de acuerdo que las deserciones son una consecuencia del problema y no el problema como tal, las deserciones son solo el resultado, de la dejadez con que se maneja el futbol cubano, el poco apoyo al mismo, a los jugadores, el robo continuado de los federativos nacionales, el abandono que sufren incluso las selecciones nacionales cuando salen del país algo que se ha hecho más evidente bajo el mandato del Sr. René Pérez o tal vez más evidente en el mundo de hoy donde las redes sociales controlan el mundo noticioso y donde ya no es necesario tratar de sacarle la verdad a unos jugadores temerosos e incapaces de decir lo que está sucediendo por medio de represalias.
Pero no solo las redes sociales, sino también la labor continuada de este blog a lo largo de los años de existencia, nos permite contar con amigos en varios países tanto de Centroamérica como del Caribe, que logran tener acceso a la selección de una manera a otra y nos mantienen informados de las interioridades de la selección, en ocasiones acompañadas de videos que ilustran la verdadera verdad de lo que está ocurriendo con nuestros muchachos y que por no comprometer las fuentes no podemos sacar a la luz.
Igualmente, estemos de acuerdo o no con las deserciones, el motivo que nos mueva hacia un punto u el otro ha de ser más bien el deportivo y no el simplemente político, estamos hablando del futuro de estos muchachos, sea tanto en Cuba como fuera de ella y nuestro amor u odio hacia el sistema imperante en nuestro país no debe ser el motivo que nos haga tomar puesto en un bando u otro, no hay futuro para el futbol cubano en nuestro país en estos momentos, eso los sabemos todos, pero ¿y afuera?
¿Los que critican y atacan a nuestros jugadores por abandonar a la selección hacen realmente algo dentro de la isla para que se mejore la atención a los jugadores, los apoyan? ¿Los que instigan a que abandonen el equipo de qué forma ayudan a estos muchachos cuando se quedan en un país ajeno sin papeles que les permitan trabajar o lugares donde puedan entrenar?
Que en aquí pudieran estar mejor de meseros que en Cuba jugando futbol pudiera ser, pero… ¿estos muchachos abandonan la selección nacional para trabajar de meseros o buscar sus sueños como jugadores profesionales de futbol? Por mi experiencia personal, les aseguro que lo segundo.
La aparición en el medio de Miami del Fortuna SC, les ha permitido a estos muchachos hoy en día, algo que no tenían anteriormente, un equipo donde jugar y mantenerse en forma hasta que puedan encontrar un club donde empezar a  conseguir sus sueños. Sin embargo en el Fortuna, por su carácter totalmente amateur (somos, cuerpo técnico y jugadores los que pagamos uniformes, arbitrajes y demás), resulta difícil dejar fuera a jóvenes con talento por el simple hecho de quien llega es un jugador de la selección nacional, pues más allá de ganar cualquier torneo la idea detrás del proyecto del Fortuna está el desarrollar a los jóvenes cubanos amantes del futbol.
El futbol cubano, sus futbolistas lamentablemente están huérfanos tanto como dentro de la isla, sin embargo nos consideramos con todo el derecho de criticar o incitar a los jugadores por la decisiones que toman, en un mundo como el de hoy resulta tan fácil salirse del compromiso con un simple “ellos tomaron tal o más cual decisión y deben afrontar las consecuencias”, y no es el hecho de mover cielo y tierra, dejar nuestras cosas a un lado para salir a resolverle la situación sino demostrarles, sea cual sea nuestra posición que de verdad nos importan, a veces pequeños gestos son más importantes que dos horas de charla o 20 párrafos.
Lo económico.
El futbol al menos hoy en día, a menos en los Estados Unidos, no es lo lucrativo que se puede pensar que es y los salarios pueden para un jugador que comienza sus andares entre los 800 y 1 200 dólares mensuales (y menos, aunque no lo crea en algunos equipos) a lo que tienden añadir un apartamento compartido con otro jugador, quedando además a expensas del equipo los gastos de agua y luz del mismo y en dependencia del Club los bonos, que tan poco constituyen grandes cantidades de dinero, pero que siempre añaden al monto final, lo que visto desde Cuba pudiera significar una cantidad significativa una vez acá comienza a sonar hasta ridícula, especialmente cuando entran al ruedo las opiniones de familiares y amigos.
Si bien equipos ligas como la MLS y la NASL pudieran pagar más la historia ha demostrado que estas dos Ligas, a pesar del éxito que han podido tener los jugadores cubanos en la USL no son muy propensas a contratar jugadores cubanos, (siendo, de no fallarme la memoria solo Yaikel Pérez, el único jugador cubano en poderse colar en la NASL, Yendri Díaz jugó para el Tampa Rowdies pero en una época en la que la Liga aún no se había establecido como tal, mientras que la MLS, más allá de la historia de Osvaldo Alonso, Yordanis Álvarez y Maikel Galindo, no ha sido muy generosa tampoco con los jugadores cubanos ignorando por años a  Eduardo Sebrango a pesar de haber anotado más de 100 goles en la segunda división de los Estados Unidos y deshaciéndose rápidamente de Alberto Delgado y Rey Ángel Martínez a pesar de no haber lucido mal en su corta estancia con el Colorado Rapids.
La causa pudiera pasar estrictamente por el aspecto de marketing ya que a la Liga le resultan más atractivos desde el punto de ganancias que puedan reportar jugadores provenientes de Sudamérica o Europa con los que prefieren llenar las limitadas plazas de jugadores extranjeros quedando a los nuestros solo la posibilidad de acceder a estas Ligas una vez se obtenga la residencia legal en los Estados Unidos y así poder actuar como jugadores locales.
Tampoco resulta fácil el acceso a la USL, en la que Charleston, a través de la amistad con Anhausser se ha convertido en una verdadera tabla salvadora para los jugadores cubanos, pues a pesar de la gran cantidad de equipos en la actualidad el número de aspirantes es inmensamente grande y en las que un jugador debe demostrar en dos días, entre más de 100 participantes, de que tiene la calidad suficiente para formar parte del limitado espacio existente en el roster tarea más difícil de lo que puede parecer a primera vista y en la que poca importa el resumé con el que se llega, mismo que sólo logra en ocasiones, saltar algunos pasos en el largo camino de conseguir un contrato profesional, especialmente para un jugador cubano que recibe poco respaldo por las pobres actuaciones de la Selección Nacional goleada constantemente en las Copas Oro.
Sin embargo aún pasado el tema futbolístico queda el tema plenamente económico ante la inconformidad de los jugadores por el salario que se les ofrece, con pretensiones que aunque lógicas en ocasiones, los equipos no están dispuestos a cumplir, prefiriendo darle la oportunidad a jugadores que sin tanto nivel pueden cumplir no solo las funciones asignadas por el equipo, sino también que logran aceptar los términos monetarios ofrecidos por los clubs, dejando a los nuestros en la disyuntiva de aceptar contratos no tan lucrativos o declinar arriesgándose a quedar todo el año sin jugar y perderse en la niebla del olvido, en un país con memoria corta, pasando con los meses a ser sólo uno más del grupo y con el tiempo a ser devorado por la rapidez de la vida, las distracciones y los compromisos que los hacen perder para siempre el rumbo futbolístico.
Para terminar.
Como se puede ver el decidir abandonar la selección cubana en un torneo internacional, no es el final de los problemas, sino el inicio de unos nuevos, de un camino complicado, el que hay que hacer sacrificios, poner los pies en la tierra y tener más la cabeza fría que el corazón caliente.
El futuro, los sueños se pueden alcanzar pero no es fácil y requieren más sacrificios que el abandonar la selección nacional, se necesita escuchar, saber que perder a veces es ganar y que en el camino habrá muchos obstáculos, que el escapar por la puerta trasera del hotel o la delantera de no supermercado no les hace libre de una Federación que hará lo imposible por retrasar o impedir sus sueños.
Las deserciones son parte de nuestro futbol y nos guste o no tenemos que aprender a vivir con ellas, pues hasta que los tiempos y las actitudes no cambien seguirán ocurriendo, porque a los sueños a los hombres no se les puede pedir límites, el mirar al futuro, el ponerse retos y tratar alcanzar un nivel superior es lo que ha llevado al mundo de hoy a ser lo que es, de lo contrario aun estuviéramos en taparrabos y viviendo en cavernas, sin embargo incitarlas creo que es un acto irresponsable aunque pensemos que es la mejor opción para un jugador, a no ser que quien la incite planee hacerse cargo y ayudar a quienes siguen sus sugerencias.
Habrá quien esté de acuerdo conmigo, habrá quienes no, pero vivo a diario la Odisea de estos muchachos que un día decidieron abandonar la selección en busca de un sueño y conozco muchos de los problemas por lo que atraviesan en el día a día, en su lucha por buscar un puesto en un equipo donde finalmente atraigan la atención de los peces grandes y finalmente cumplan sus sueños.
La selección Olímpica vendrá en Octubre y en su periplo por Estados Unidos se sabrá si otros jugadores se sumarán a la lista de soñadores o no, sin embargo sean 22 los que se unan o ninguno, no pienso que esto sea lo que vaya a afectar el futuro del futbol cubano, pues desertores (prefiero llamarlos cazadores de sueños) o no, el futuro del futbol cubano es gris, negro como quieren representar a la muerte, pues el problema, la causa de su muerte lenta no son las deserciones, son los manejos nefastos de una Federación incompetente, indolente y las políticas deportivas arcaicas del INDER que han ido matando no sólo al futbol, sino a todo el deporte cubano.

12 comentarios:

  1. Estimado colega una vez mas excelente tu comentario. Solo me gustaria agregarle una vivencia personal, hace unos años cuando jugaron en fecha FIFA Cuba y Costa Rica en el Marrero yo estube alli y tube la oportunidad de entrar a los alberges, fijate alberges no habitaciones de los jugadores de la seleccion en la mal llamada escuela nacional de futbol y al entrar a los baños tenia puertas caidas y la pila de papeles en el piso alrededor de la taza casi la tapaba, al indagar sobre el tema me comentaron que la empleada de limpieza se habia marchado y hacia una semana que no se limpiaba. Ademas los atletas le preguntaron al señor Luis(corleoni)Hernandez que porque no se hospedaban en el hotel igual que los ticos pues por ser fecha FIFA tenian ese derecho y la respuesta fue si quieren hotel ganenselo y para terminar el dia del partido el almuerzo fue arroz, chicharos y revoltillo hecho de huevo en polvo y como es logico los pobres tuvieron que salir a los alrededores del estadio a comerse una pizza, increible pero cierto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No solo los jugadores de fútbol desertan, sino médicos, educadores y todo profesional que se respete. Conozco médicos trabajando en mcdonalds y en carpinterías. Pero mejor que en Cuba

      Eliminar
  2. Mario, y que tan factible podría ser tratar de introducirlos en el fútbol centroamericano por ejemplo, clubes de Costa rica o Guatemala en donde hay equipos estables que no pagan mal y pueden ser vitrina para pasar a una mejor liga, inclusive la misma MLS. En países como Costa rica, Honduras o Guatemala se habla muy bien del futbolista cubano. Ya Yaikel tuvo su paso por El Salvador en donde no anduvo mal. De pronto se podría vender al futbolista cubano en estos países de la misma forma en que se hace con el futbolista panameño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llegar a Centroamerica es aun má complicada, por el hecho de que los jugadores necesitan la residencia para viajar fuera de los Estados Unidos para poder salir del país, dos, económicamente están los gastos del viaje, si se complica viajar dentro de los Estados Unidos, imagínate salir fuera y tercero esta el hecho de tener contactos en estos paises.
      Yo pienso que los jugadores cubanos pueden aportar muchas a estas ligas, y de haber un verdadero interés de inserter a los jugadores en esas Ligas, desde Cuba, se pudiera hacer, lo que falta es voluntad de hacerlo.

      Eliminar
  3. Hola Mario, soy alberto de texas solo queria decir que me conmovio tu texto, es realmente dificil todo esto, pero preguntando como siempre lo hago, se que son distintas realidades pero en puerto rico tu bien lo sabes la federacion no apoya al futbol local y tu sabes bien que la puerto rico soccer league es independiente, ellos pagan como cuotas y aval o algo asi lei, para que simplemente puedan organizar su liga en paz, mi pregunta es si existe alguna remota oportunidad de que al menos en cuba se pueda crear algo parecido?, se que me ganare criticas por esto pero si al menos no se los clubes puedan crear una liga autonoma, es decir que tengan algun permiso y aval para que asi puedan jugar, digo se que es una locura pero tu que sabes mas, que opinas? Pudiera existir algun club o deportivo que pueda manejarse de manera independiente, bueno tambien e leido de que concacaf ha estado implementando licencias para clubes en toda la region como una manera de estandarizar ese proceso de jugadores, pudiera algun club independiente recibir esas licencias para operar como club dentro de cuba? Que opinas mario un saludo y disculpa mi ignorancia al respecto ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tranquilo, no hay problemas. En Cuba lamentablemente tampoco se puede usar esa opción, no existe la palabra"independiente" todo debe estar controlado por el INDER, que es el que a su vez controlaa la AFC. Igualmente aunque existieran una Liga Independiente, la IFC, la que debe entregarla es la Federación cubana.

      Eliminar
    2. Carlos de la Peña23 de agosto de 2015, 23:38

      Mario perdón por no responderte lo que me preguntase, es que no se publicaba mi comentario no se por qué, el juego no sale entero pero los penales si. Aunque seguro lo descubriste por tu cuenta pero no fue mi intención, es que el teléfono estaba mal y como soy un niño no se arreglarlo. Y a parte que se sabe de Borromeo? Lo fichó el equipo italiano?

      Eliminar
    3. Bueno, aun no se sabe, esperemos que si y no haya tenido problemas en conseguir el pase internacional, lo que sucede con los comentarios que a veces cuando se hace a través de un celular blogger no los publica, al parecer existe un glich o algo así, a mi me ha pasdo varias veces, por eso trato cada vez que pueda responder cuando estoy en el computador.
      Si, ya había visto un resumen delpartido, que tiene varias jugadas y los penaltis, lástima no poder tenerlo completo, ese es uno de los mejores partidos que han jugado nuestros muchachos, ya el de Costa Rica me lo se casi de memoria, jejejee

      Eliminar
  4. Muy ilustrativo este post. Hay cosas que realmente desconocía al no estar familiarizado con este mundo. ¡¡¡ Hay una gran cuota de razón cuando se plantea que incitar es un acto irresponsable !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin lugar a dudas que incitar es un acto de inresponsabilidad. Eso en gran parte se debe a la cultura del cubano que cuando sale del país regresa al año en autos alquilados, cadena, y todo tipo de especulación. Eso es el problema incitando a salir. De ahí que todos quieren salir máxime si además todos los cubanos dentro de la isla saben que aquí se le da ayuda económica, ayuda alimentaria, medica con solo llegar. Claro esta es la primera parte de la película, la otra nadie la cuenta. De ahí que hay muchísimos que incitan a que los cubanos abandonen el país y cada quien busca manera de acuerdo a las posibilidades incluyendo profesiónales y deportistas.

      Eliminar
  5. Mario, mi nombre es Emanuel Saavedra, acabo de encontrar tu blog y despues de leer esto me encantaria tener una oportunidad de hablar contigo sobre este tema mas a fondo. Por favor contactame a emanuelsaavedraperez@gmail.com o dejame saber como pudiera conectarme contigo. Me gustaria saber si hay alguna forma en la que pueda ayudar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Emanuel hace varios días te envié un e-mail, lo recibiste?

      Eliminar