martes, 21 de julio de 2015

El futbol que me quitaron.

Estadio José Ramón Cepero listopara recibir un partido del Campeonato
Nacional de Futbol, una imagen que se repetía en la mayoría de los estadios
a mediados y finales de los 80.
El tiempo ha pasado y muchas cosas se han borrado de mi memoria, algunos nombres y rostros se van perdiendo en la neblina del tiempo, sin embargo aún puedo ver con claridad aquellas tardes dominicales en las que bajaba la lomita que bordeaba la barda del jardín izquierdo del Capitán San Luis, en donde hoy se encuentra la sala polivalente, esa que como otros pinareños ayudé a construir con mis propias manos.
Aun recuerdo el apuro por llegar temprano, el subir por la escalera al final de la línea de foul y buscar presuroso un puesto en los palcos o en las gradas, aún recuerdo lo difícil que era en la mayoría de las ocasiones encontrar un buen puesto ante el gentío que se acercaba a ver los duelos entre Pinar y Ciudad de La Habana, o Villa Clara o Cienfuegos, aún recuerdo el olor a grama cortada en aquellas tardes futbolísticas en estadio beisbolero, que nos hacían disfrutar de 90 minutos de pasión, entrega, alegrías, tristezas pero sobre todo del buen futbol.
Por mi mente aun pasa las imágenes de un Osvaldo Alonso caracoleando sobre el montículo del lanzador para filtrar un pase al Ruso García para que este venciera a los Iznaga, Argüelles o a Kalule, al gran Povea una verdadera torre que imponía respeto por su juego y físico, a los Torres, a Calixto, aun los recuerdo, pero también recuerdo el día que me quitaron todo aquello.
Así no más, como puñalada que atraviesa el pecho, como machete que corta los hilos que hacen moverte, aún recuerdo el día que me quitaron el futbol, que me escondieron a mi selección.
Han pasado los años y aún persiste el mismo dolor, no recuerdo cuando fue la última vez que vi a mis verdes, ni siquiera recuerdo si celebramos la victoria o se marcharon con la cabeza baja, la tristeza era tan grande que esos detalles escapan a mi memoria agotada por tanto dolor futbolístico.
Que había que devolverle al futbol la identidad, que los campos de béisbol se la robaban nos dijeron y algunos ilusos les creyeron, otros solo apretábamos los puños de impotencia a yo en mi mente de adolescente me preguntaba, ¿Qué identidad? Misma pregunta que me sigo haciendo hoy en día al ver en los lugares donde se juega al futbol hoy en día, difícil, casi imposible llamar terrenos a semejantes esperpentos.
Estadio Latinoamericano, repleto para ver el Cuba vs Haiti en la eliminatoria
camino al Mundial de Argentina 1978
Para mí, como para otros significó el adiós a nuestro equipo, a nuestras tardes futboleras, imposible viajar hasta San Cristóbal donde los verdes fungían de locales, primero, o hasta Santiago de Cuba o cualquier otra provincia donde se empezaron a jugar los raquíticos Campeonatos Nacionales, consecuencia, según nos contaban al periodo especial, a las carencias económicas, que hacían mella al parecer sólo al futbol pues otros deportes seguían su paso cual si nada estuviera ocurriendo.
Lo que no nos cantaron fue que el futbol era demasiado poderoso, demasiado seguido y que la cantidad de espectadores había crecido enormemente después del Mundial de México 86 y la visita de equipos como el Boca Juniors que trajeron tanto público al Pedro Marrero que harían palidecer de envidia a los 7 000 que acudieron a ver el partido del Cosmos.
Y esa pasión, en un país donde la preferencia cantaba bolas y strikes había que apagarla de alguna forma y convencieron a la mayoría con un cuento chino y cantos de sirena, que terminaron arrastrando a las naves futbolísticas al desastre y el naufragio.
Han pasado casi treinta años y aún añoro aquellas tardes de futbolera, añoro llegar al estadio, y gritar los goles de mi equipo, es una sensación inmortal que crece con los años y que aún hace vívidos momentos de gloria y de tristeza, aún los recuerdo, el tiempo aún no ha podido borrarlos, pero también recuerdo el día que de golpe y porrazo me quitaron el Futbol.

19 comentarios:

  1. Recuerdo aquella final de villa Clara- Cienfuegos que manera de haber personas en ese Sandino. La verdad que eliminaron al fútbol trasladándolo a los estadios municipales

    ResponderEliminar
  2. Lo que Jode de ese crimen contra nuestro deporte es que ni el hijo e' puta que lo decidió ni los pendejos directivos que lo aceptaron jamás pagarán no darán la cara al pueblo por sus desmanes.

    ResponderEliminar
  3. Yo recuerdo esa final Ciego vs Pinar en el Jose Ramon Cepero a estadio lleno, que espectaculo. Cuando iba para el estadio recuerdo que en el crucero para el tren de Jucaro a Moron y se bajo una avalancha de personas que venian a ver el juego.
    Si no recuerdo mal pinar nos gano por 2 0 3 a 1 con goles de Alonso padre y de More por Ciego

    ResponderEliminar
  4. Me pregunto y todos esos aficionados donde están??

    ResponderEliminar
  5. No olvidaré jamás esas tardes. La primera vez que fui al futbol nacional en 1983 -1984, no tenía ni idea del espectáculo que vería. Me quedé completamente en chock cuando vi salir a mi equipo de Cienfuegos, vestido con short rojo, playera en carmelita y los numeros en blanco, corriendo desde el banco de tercera para la presentación. Allí corria un joven que vivia a dos edificios del mío y que yo sabia que era futbolista pero realmente no sabia de su calidad. Su nombre: Julio Modesto "el jabao" Cabrera y llegó a ser de los mejores jugadores de Cuba. Igualmente eran de mi barrio Carrazana, Alberto Bermúdez, Juan de Dios. Recuerdos al pro mayor. El club de la policía nacional de Francia, el VARIETÉ vino a jugar ¡¡¡de noche!!! en el "5" y le endosamos un 4 a 0 con dos goles de Frank Pérez Espinosa y uno per cápita del Tibi y de Roldán. Allí jugaron igualmente en horario nocturno las selecciones del Cuba vs el club tico Deportivo Herediano. Allí de día disfruté en arrobas cuando le marcamos 3 a la Habana al King Griñán "Kalule" y terminó llorando y al final nos fuimos a la plaza a tomar cerveza junto al equipo capitalino. Allí esa final que mencionó el primer Anónimo cuando derrotamos 3 a 2 a Villa Clara con un golazo de Yanko Fontanils y que luego perdiéramos en el Sandino (también fuí). Los juegos de noche eran un verdadero espectáculo. Los parrtidos súper reñidos contra el CDC FAR. La añoranza. Luego nos mandaron para el potrero de al lado, abierto, las personas sentadas en la loma, al sol, a la lluvia. Luego mas o menos se arregló el Luis Pérez Lozano, pero no carga ni 1/4 de los que iban al 5 de septiembre. Si a eso le sumamos que por cada viaje de equipo en el campeonato nacional se celebraban 2 juegos en viernes y domingos, pues sacaríamos la facil cuenta de que se aprovechaba mejor el tiempo. Ojala y vuelvan los días de buen futbol.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdo que aquella final que le ganamos a Cienfuegos en el Sandino, fueron muchísimos aficionados desde Cienfuegos. También recuerdo cuando pasaron por el central Carlos Caraballo con tremenda algarabia toda esa tropa. Pero al final gano el fútbol porque estaba el fútbol televisado y con muchísimo más público que ahora. Recuerdo que seguía la transmisión de aquel partido Cienfuegos- Villa clara por Radio rebelde y Manuel Alejandro y Diego Méndez comentaban al aire que los estadios de béisbol se iban a quedar chiquitos para el fútbol

      Eliminar
    2. Ney y que me dices de aquel 2-2 de Cienfuegos contra el Boca Juniors o los de Pinar del Rió 1-1 contra la UNAM y 2-2 con el América de México.
      Lástima, que todo aquello se perdió, al futbol lo desterraron a tierra perdida, a donde sus seguidores no pudieran seguirlo, se perdió el conocer a nuestros jugadores a nuestros equipos, se dispersaron los de siempre, nosotros los veteranos y llegaron los chicos de ahora enamorados de Cristianos y Messi, pero sin saber quienes son Cervantes, Daniel Luis, Ariel Martinez, Osvaldo Alonso, etc, etc, etc, ya ni los colores se le respetan a los equipos, ojalá y regresaran aquellas doble fechas y que el futbol regrese a los grandes estadios de donde nunca lo debieron haber sacado.

      Eliminar
    3. Oye Ney tienes tremenda memoria, yo me acuerdo de todo lo que mencionas pero no con tantos detalles, lo que mas recuerdo delos juegos en el 5 de Septiembre son los juegos contra el Habana de Griñan, el estadio se llenaba hasta los moños. Tambien recuerdo las fiestas despues de los juegos en la plaza y en la que participaban los dos equipos. Los juegos eran un acontecimiento, todo el mundo iba al estadio, viejos, niños, mujeres, hombres de verdad que daba gusto aunque no te gustara el futbol.

      Eliminar
    4. tengo entendido que a no ser los fanatico del futbol cubano ,el aficionado ocacional no conoce a ningun futbolista cubano, ok

      Eliminar
    5. Lalo, todo eso es consecuencia de esa política, fijate como los as tembos nos acordamos y sabemos los nombres de los jugadores de esa época, los muchachos de ahora solo estan expuestos al futbol de afuera, envueltos en toda es borágine mediatica alrededor de los Ronaldo, Massi, Neymar, etc, etc, y no se les muestra ni a la selección nacional, por lo que es normal que no conozcan a nuestros jugadores.

      Eliminar
  6. Oficial Cuba- Panamá y Trinidad vs Haiti

    ResponderEliminar
  7. En donde se juega el partido o es ida y vuelta?

    ResponderEliminar
  8. En Jatibonico paso lo mismo con el estadio Genaro Melero, a pesar de que ya era un recinto sub utilizado por ese entonces, donde solo se jugaba 2 o 3 partidos del nacional de beisbol al anho, y jugaba d local el Jatibonico d pelota q mas malo no podia ser.
    Bueno, pues entre los anhos 96 y 98 mas o menos, era normal tener 2000 o 3000 personas para un juego interbarrios de futbol, y 5000 para juegos del provincial de futbol o cuando fue el Cuba de los Grinhan, Bobadilla, Sebrango... a jugar vs Sancti Spiritus (1-1 final).
    En los interbarrios se editaba un boletin llamado "gol a gol" q no me acuerdo si se repartia gratis o se cobraba una peseta para sufragar los gastos d impresion. Por supuesto, hasta q lanzaron la primera critica al gobierno municipal por no tener un estadio d futbol un pueblo con tanta raigambre futbolistica como ese.
    De la noche a la manhana, desterrados los interbarrios del Melero, a un terrenito donde solo podian jugar 8 vs 8.
    Despues se construyo el "estadio" Vicente Santiago, un proyecto con gradas y parqueo q se quedo en el terreno nada mas. Q se hizo el $ del presupuesto? Bien, gracias.
    Yo me fui d Cuba entre otras cosas para q 4 viejos chivatones en el ultimo piso del ICRT (y mas arriba en el comite central) no decidan por mi si veo o no los partidos d mi Seleccion. Su pelota d mierda y sus periodistas carneros y doble moral como la Julita Osendi y el Roberto Pacheco y el hector rodriguez, se los metan por donde les quepa.
    Ihoeldis

    ResponderEliminar
  9. Nadie recuerda el ciego vs cienfuegos donde tenían la premiación preparada y Piedra le desagravio la fiesta cuando eso ciego comenzaba a Sónar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uuhhh, estás hechando sal en la herida :)

      Eliminar
    2. Ya no hay herida, pero la verdad que a partir de ese año Ciego se convirtio en el papa de Cienfuegos inclusive los dos campeonatos seguidos en que Cienfuegos fue campeon nacional Ciego nos seguia dando. Ahora no es asi, ahora el papa de Cienfuegos es Guantanamo. Desde el guantanamazo nos cuesta tremendo trabajo hecharle un gol a Guantanamo.

      Eliminar
    3. Ya esa herida se cerró. Eso fue en el 82. Fíjate si fue así que luego el mismísimo Reemberto Piedra jugó como refuerzo y hasta marcó un gol en ese famoso empate contra el Boca Juniors. Ciego comenzaba a tener un buen equipo. A quien más recuerdo de esa época es al finado José Raúl López López, más conocido por “Fonini”. ¡¡¡Que clase de gambetas y dribling tenía ese hombre!!! Daba gusto verlo aunque no fuera de tu equipo. A los nombres que ya se han mencionado se pueden sumar otros tantos por provincias, de la Habana; Camilo Kindelán, Humberto Martínez, Carlos “el chino” González, Massó, de provincia Habana a Richard Lee, de Villa Clara a los hermanos Cantero, “Calabaza”, Maya, Arrojo, Roberto Pereira, de Camagüey a Hugo Madera, de Las Tunas a Nuñez, de Santiago al “Coki” Isaac y al “Matador” Armelio Luis y por Guantánamo al mismísimo “Jiquí” Salazar, con el club Deportivo central de las FAR, los hermanos Gustavo y José Rivero (oriundos de Santiago de Cuba), a Jesús “el caballo” Valdés. ¡¡¡De madre!!! Se hacían las Copas Tele Rebelde antes que comenzara el campeonato nacional y en Cienfuegos se hacía la copa Radio Ciudad del Mar. Gente, allá si había futbol!!!

      Eliminar
  10. Ciego le agua la fiesta a Cienfuegos, ese partido lo escuche por radio rebelde

    ResponderEliminar
  11. Aclaro que no soy cubano, pero sigo con mucha atención lo que se escribe en este blog, muy bien hecho y muy enterado dicho sea de paso. Mis felicitaciones al amigo Mario Lara. Tomen este comentario como el de un observador neutral. Percibo mucha añoranza en el artículo en cuestión y en los comentarios del mismo. No tengo dudas que el fútbol llegó a ser muy popular en la isla, ahí tenemos que Cuba ostenta el honor de haber sido la primera selección caribeña en llegar al Mundial o los 5 oros en los juegos centroamericanos y del Caribe. Pero pareciera leyendo el artículo que las autoridades deportivas y/o políticas no hicieron nada por incentivar este deporte apostando por otros deportes colectivos como el beisbol por ejemplo. Alguien podría explicar al profano por qué? Por los altos costos económicos que ello implicaría? O porque el gobierno quiere evitar que el fútbol pueda ser utilizado como tribuna política (como sucedió en los Balcanes en los noventa o en Egipto más recientemente)? Muchas gracias. Atentamente Efigenio Gamonal Meyzán de Huarmey (Perú).

    ResponderEliminar