sábado, 9 de mayo de 2015

Andy Ramos firma con el Miami Fusion.

Dueño de un gran talento, el portero matancero Andy Ramos ha sido codiciado por varios equipos desde su llegada a los Estados Unidos y también desde mucho antes, incluso antes de salir de Cuba, sin embargo nunca ha podido concretar ese interés en contratos definitivos.

El lento proceso migratorio de los Estados Unidos y entrega de residencias han sido el mayor hándicap para que Ramos logré por fin cerrar algún contrato en alguna de las principales divisiones futbolísticas de los Estados Unidos.

Fue el Edmonton de la NASL el primer equipo que se prendió del talento del matancero e incluso ofreció un contrato al jugador para jugar con el equipo tras su llegada a Canadá con su familia, cuando parecía todo felicidad y camino al debut soñado como profesional, el equipo debió desestimar el contrato, el día antes de iniciarse la temporada, debido a la imposibilidad de Ramos de viajar a Estados Unidos con el equipo, territorio donde el Edmonton debía realizar la mayor cantidad de partidos.

Con la desilusión acuestas Ramos tomó la decisión de muchos otros cubanos y decidió ingresar a Estados Unidos a través de la frontera canadiense y reunirse con sus familiares residentes en Miami y buscar su sueño en tierras norteamericanas.

Fue el Charleston Battery el primer equipo en ofrecer pruebas al cubano, equipo con el cual Ramos jugó la Copa de la Carolinas del 2014 ante tres equipos de la MLS, impresionando gratamente aunque, la vida le tendría preparada una ironía, su contrato no se podía sellar porque ahora, él no podía viajar a Canadá al no tener su tarjeta de residencia, misma condición que presentaba el portero titular Odisnel Cooper, lo que dejaba al equipo sin opciones en la puerta a la hora de viajar a tierras canadienses.

De regreso a Miami fue rápidamente absorbido por el Fort Lauderdale Strikers tras una prueba realizada por el equipo, pero en una NASL con reglamentaciones más estrictas en cuestiones migratorias que la USL, el contrato de Ramos quedaba pendiente de presentar su prueba de residencia legal en el país, la famosa Green Card, ya que el equipo prefería ocupar sus puestos de extranjeros con jugadores de campo provenientes de Brasil, Colombia, etc y no con un portero, misma situación expresada por el New York Cosmos o el LA Galaxy II también interesados en sus servicios.

El 2015 pareció ser por fin el año del arranque definitivo, tras impresionar en unas pruebas efectuadas en Fort Lauderdale el Tulsa Roughnecks ofreció un contrato a Andy para jugar con ellos en la temporada inicial del equipo en la USL sin importar el estado migratorio de Ramos, sin embargo cuando todo parecía definido, problemas personales y familiares impidieron al muchacho de Matanzas firmar con el equipo de Tulsa a pesar de las negociaciones e intentos de ambos por concretar el mismo.

Ahora una nueva oportunidad se abre para Andy Ramos, el Miami Fusion FC acaba de firmarlo para la temporada del 2015 a comenzar unos días, si bien la Liga no es de las predominantes en los Estados Unidos la firma con el equipo Miamense le permitirá jugar a un nivel de mayor exigencia y mantener su estado competitivo con la vista en la temporada de invierno de la NASL época para la cual se espera que todos los procesos administrativos y burocráticos hayan terminado y pueda tener consigo el último obstáculo entre él y el éxito. La GREEN CARD

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada