jueves, 5 de marzo de 2015

“Si se lo propone, Cuba triunfaría en el fútbol”

Profesor de Educación Física, fue a la isla a realizar una maestría y terminó siendo parte del cuerpo técnico de la Selección Sub 21, que logró medalla de bronce en los Juegos.

Sebastián Saidman caminaba por las calles de La Habana cuando Raúl Castro y Barack Obama anunciaron en simultáneo el acuerdo entre Cuba y Estados Unidos. Escuchó gritos de celebración. Miró las ventanas de las casas y vio los festejos de la gente. “Se notaba mucha ilusión, pero también desconfianza. Ya han escuchado demasiadas cosas y se han endurecido mucho. No van a salir corriendo al primer ‘te amo’”, dice este argentino de Mataderos que vivió durante un año y medio en Cuba.
Con 25 años, Saidman es licenciado en Actividad Física y Deportiva e Instructor Infantil de Fútbol. Llegó a la isla para cursar la Maestría en Entrenamiento Deportivo para la Alta Competencia, de la que se recibió en diciembre pasado. El estudio lo llevó a un camino que no esperaba: terminó como parte del cuerpo técnico de la selección Sub 21 que ganó la medalla de bronce durante los Juegos Centroamericanos de Veracruz, el año pasado. Saidman, ya recibido y de vuelta en Buenos Aires, habló de esa experiencia con El Gráfico Diario y de la situación del fútbol en Cuba.
–¿Cómo impactaría el levantamiento del bloque cubano para el fútbol en la isla?
–Se podría introducir capital extranjero. Se abriría una posibilidad más firme para que los jugadores puedan salir. Cuba tiene una cultura deportiva que no tiene nadie en la zona. Los cubanos son técnica y físicamente mejor que costarricenses, hondureños o jamaiquinos, pero se quedan ahí. La apertura va a generar nuevas inversiones, tanto en hoteles y edificios, como en el deporte.

–¿Cómo llegaste a sumarte al cuerpo técnico de la Sub 21?
–Empezó como un proyecto de tesis para elaborar una metodología y su aplicación respecto a la inteligencia deportiva, el análisis del propio equipo y de los rivales. En mayo del año pasado, el INDER (Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y la Recreación) armó un grupo de especialistas observatorios del deporte de cara a los Juegos Centroamericanos y me asignó la especialidad de fútbol.

–¿En qué consistió tu tarea?
–En investigar al equipo y a los rivales tanto en la etapa de preparación como en la competencia misma. No solamente a través del videoanálisis sino también con la búsqueda de información por diferentes medios, el análisis de eso, y la elaboración de informes para el cuerpo técnico. Básicamente, era uno de los asistentes del entrenador.

–¿Qué aprendiste de la experiencia?
–El aprendizaje fue infinito, tanto en la universidad, en el trabajo, como en la vida cotidiana. Aprendí que tenemos muchísimo más de lo que realmente necesitamos para vivir. También aprendí la humildad, la verdadera, la de los grandes. Tuve profesores y compañeros con varias medallas olímpicas colgadas de su cuello, con cantidad de libros publicados en todo el mundo y todos te hablan de igual a igual.

–¿Cuál es el nivel actual del fútbol cubano?
–Es bajo pero la que salió ahora es una camada de gran riqueza técnica, que combinada con el excelente biotipo físico típico del cubano y un buen trabajo táctico de parte de los entrenadores logró por primera vez en la historia llegar a un Mundial Sub 20 en 2013, y obtener una medalla después de 20 años.

–¿Cuáles son las principales deficiencias?
–No hay jugadores en el extranjero y el campeonato nacional dura solo seis meses. No hay clubes. Los primeros seis meses se juegan en paralelo todos los campeonatos provinciales. Es decir, si jugás para Mataderos el campeonato de Buenos Aires te enfrentás a Núñez, Lugano y Villa Crespo. Cuando finaliza se hace la selección de Buenos Aires y jugás el campeonato nacional frente a Córdoba, Mendoza y Tucumán. Si naciste en Jujuy vas a jugar en Jujuy toda tu vida.

–Y en cuanto al juego, ¿qué estilos observan y estudian? ¿Qué liga se sigue más?
–Se ve mucho la liga española pero se ve mal. Como no hay cultura del fútbol en general, se mira mucho pero se sabe poco. Están en la comparación constante de si Messi mete tres goles o Ronaldo mete cuatro, pero nadie entiende lo que pasa en un partido. A partir de este año pasan como cuatro o cinco partidos de la Liga española por fin de semana y algún otro que puede ser de Alemania o Inglaterra. A diferencia de nosotros que aprendemos a jugar con nuestros viejos y hermanos en el patio de casa, en Cuba primero lo ven por tele y después van a la plaza, pero no van a jugar al fútbol, van a copiar lo que hace Messi o Ronaldo. Y las ideas de fútbol son muy variadas pero se copia lo que se consume. Los técnicos allá dicen que juegan 4-2-3-1 pero sin saber realmente de qué se trata eso de los números y cuando se ve reflejado en la cancha suele ser un 4-4-1-1 y que corran los externos.

–Hace un tiempo, entre los cambios que se produjeron en el país, se mencionaba la posibilidad de terminar con el amateurismo, ¿existe esa posibilidad?
–El profesionalismo en Cuba hoy es inviable. Hace un año se aprobó una ley para que los deportistas pudieran salir a competir en otras ligas legalmente y volvieran a representar a su selección. Se ha aplicado en otros deportes como el beisbol pero no en el fútbol a pesar de que varios de estos chicos, producto de sus resultados, han tenido ofertas concretas desde equipos de Portugal hasta una del Pachuca de México. La ley está pero hay contradicciones con las reglamentaciones de FIFA y por eso no se termina de aplicar.

–En su momento, César Luis Menotti estuvo en Cuba y dio algunas clínicas, ¿hay algún otro referente argentino que sea escuchado en la isla?
–El entrenador Raúl González Triana, con quien trabajé, tuvo contacto con Menotti en aquella época. Guarda un excelente recuerdo y siempre lo cita cuando discute sobre fútbol. Se observa al Cholo Simeone como al Tata Martino, al igual que a Mourinho, Guardiola y los principales entrenadores, pero no se estudian. En muchos casos por carencia de recursos y en muchos otros porque no saben estudiarlos y se refugian en que no tienen recursos. Esa fue una de las cosas fundamentales que demostré con mi tesis. Me decían que no se podía hacer inteligencia sin recursos. Nosotros demostramos que hay que trabajar el triple, pero se puede.

–¿Cuál creés que es el futuro del fútbol cubano?
–El futuro es incierto. El que crea que el fútbol cubano está mal por la carencia de dinero se equivoca. Es uno de los problemas pero no el más grave. El único motivo que ubica a Cuba entre los 10 o 15 grandes del deporte mundial en los últimos 30 años, teniendo en cuenta que se invierte cien veces menos que en cualquier otro país es el factor humano. La calidad de los entrenadores y de los deportistas. Si se lo proponen, Cuba triunfaría en el fútbol porque tiene un biotipo para lograrlo en cualquier deporte. Hoy en día, en el fútbol no se lo propone y aún así este grupo le dio una gran alegría al pueblo.  (Tomado de el Gráfico)

No hay comentarios:

Publicar un comentario