lunes, 30 de marzo de 2015

Crónica de un resultado esperado.

Eddy Sanamé se sigue mostrando como una de las grandes figuras jóvenes
del fútbol cubano
No se descubrió el agua tibia este fin de semana en el Campeonato Nacional Cubano y se dieron los resultados esperados, mismos que dejan a Camagüey, apenas espesada la segunda ronda del torneo del Centenario con visa y tiquete de avión para coronarse Campeones del Torneo, y es que ocho puntos parecen una enormidad, un abismo muy grande de solventar por sus perseguidores que han mostrado una gran inestabilidad a no ser que ocurra alguna de esas cosas aberrantes que a veces suceden en nuestro torneo.
Con todos sus hombres listos, los Miuras enfrentaron a Las Tunas, que sufría la ausencia de su portero titular Sandy Sánchez, sin que pareciera que los tuneros fueran el equipo capaz de frenar al conjunto camagüeyano, sin querer menospreciar al conjunto que jugó esta vez de visitante, pero es que los dirigidos por Rewal Ochoa habían tenido un desempeño muy flojo en la primera vuelta en la que por demás jugaron la mayoría de los juegos en casa donde no pudieron aprovechar la presión que ejerce el público de Manatí.
Sin embargo fueron precisamente los de Las Tunas los que arrancaron ganando gracias al gol de Elio Agüero a los 16 minutos, pero su amor de primavera empezó a morir a los 54 minutos cuando Adonis Ramos empató el encuentro y termino por fallecer veinte minutos más tarde gracias al gol de Ángel Horta que dio al encuentro cifras definitivas.
En el Pedro Marrero, La Habana, a sus inestables actuaciones tenía que unir esta vez la ausencia de varias de sus figuras claves frente a un Ciego de Ávila, moneda de otra cara en esta edición de Campeonato Nacional, y que llegaba al estadio capitalino sin Maykel Reyes ni Diosvelis Guerra.
La tarde empezó cuesta arriba para los capitalinos y las ausencias parecieron pesar demasiado, Sander Fernández puso a accionar la pizarra a los 18 con su primer gol de la tarde. A  los 51 Eddy Sanamé emparejó el marcador, pero el mismo Keko, a los 62, pondría nuevamente a los suyos en ventaja, misma que llegaría hasta el tercer minuto del alargue cuando apareció nuevamente Sanamé para decretar el empate final 2-2.
Quien no pudo amortiguar el golpe de sus múltiples ausencias y del mareo por el “paseíto” en lancha hasta Nueva Gerona, fue el Expreso del Centro que cayó en el Rodeo 0-1 frente al conjunto de la Isla de la Juventud, cortesía del gol conseguido por Miguel Ángel Sánchez a los 26 minutos.
Otro que sintió las ausencias fue Cienfuegos que sin su principal hombre, Yordan Santa Cruz, evidenció aun más su falta de gol y terminó empatando a cero goles con Guantánamo, otra de la decepciones del Torneo del Centenario.
Santiago por su parte aprovechó las ausencias de Jorle Luis Corrales y sobre todo de Ariel Martínez en el once espirituano y se aseguró una victoria de dos goles a cero en su recinto del Antonio Maceo, ambas dianas conseguidas por el delantero Jorge Villalón (30’ – 79’).
Tras los resultados de la jornada sabatina, que por el bien del Campeonato Nacional y por no perjudicar a los equipos con mayor aporte de jugadores a la Selección Nacional, se debió postergar, Camagüey (25)  aumentó su ventaja a ocho puntos sobre La Habana (17) y a once sobre Cienfuegos y Villa Clara ambos con 14 unidades, Santiago de Cuba (12) se trepó al quinto con su victoria, mientras que la Isla alcanzó a Guantánamo y Las Tunas con 11, dejando a Sancti Spíritus (10) y el actual Campeón Ciego (8) en los puestos de descenso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario