domingo, 1 de febrero de 2015

Fútbol cubano: Estampida camagüeyana en cancha tunera

 Texto Dubler Vazquez. Foto: Raúl del Pino. (Periódico 26)

Las Tunas: Amplia como es, la memoria futbolística de los manatienses no guarda muchos partidos tan pobres como el que le vieron jugar este sábado al once de Las Tunas, derrotado 0-2 por un impresionante equipo de Camagüey, que llegó como una tromba a la cancha del "Ovidio Torres" y convirtió en desazón la fiesta con la que una de las mejores aficiones del país saludó el inicio de la edición 100 de los Campeonatos Nacionales de Fútbol.
 
En medio de la expectación enorme que cada año levanta en la norteña localidad tunera el regreso del fútbol, el partido comenzó con una promesa de celebración local. Solo tres segundos habían transcurrido cuando el internacional Dayron Blanco, desde el mismo círculo central y tras el saque inicial, probó suerte con un disparo que estuvo a punto de vencer al meta Danilo Baró. El elegido como mejor portero de la temporada anterior solo atinó a sacarla in extremis por encima del larguero y conceder el primer córner de la tarde, sin sospechar siquiera que desde ese instante sería únicamente un espectador de lujo en el arrollador despliegue de su equipo.

Desde su privilegiado palco, entre bostezo y bostezo, Baró vio cómo el elenco camagüeyano comenzaba a presionar con cierta timidez la salida del balón, más preocupado por cerrarle las líneas de pase al mediocampo tunero que por inquietar a la inédita defensa presentada por el DT Rewal Ochoa. Como cabía esperar, la improvisada línea zaguera se quebró a la primera que logró tocar el extraclase Armando Coroneaux, quien decidió que ya era suficiente tanta cautela, habilitó dentro del área al rapidísimo Liván Pérez y obligó al internacional Sandy Sánchez a protagonizar la primera de muchas paradas milagrosas, únicas responsables de que el esperado debut de Las Tunas en el torneo del centenario no concluyera con una goleada histórica.

Era el minuto 10 del partido y ya Camagüey mandaba con absoluta autoridad en casa ajena, amparado en la solvencia defensiva de los centrales Ángel y Andy Horta, y sobre todo en la capacidad de marca y la habilidad para dar salida del polivalente refuerzo granmense Félix Guerra, ubicado como lateral derecho por el DT Julio Valero. Auxiliado por sus escuderos Raidel Fernández y Yoisel Salazar, Coroneuax siguió batuta en mano al frente de un equipo que por momentos mostró un fútbol casi sinfónico, y filtró un balón a la frontal del área para que sobre el primer cuarto de hora Dagoberto Quesada errara por milímetros un zapatazo seco al segundo palo. Solo cinco minutos después, Coroneuax probó al guardametas tunero con un tiro libre que se envenenó en busca del primer poste y le exigió a Sandy Sánchez otra estirada extraordinaria.

Al asedio de la visita respondió en el 23 el extremo Dayron Blanco con un libre directo que se fue rozando el larguero, aunque el disparo sirviera únicamente para entrar a la estadística del partido como el segundo de los tres disparos a puerta que realizó Las Tunas en 90 minutos. Claro que, bien visto, el derechazo funcionó también como eficaz advertencia al conjunto rival, amplio dominador pero sin ningún premio hasta ese momento.

Ya advertido, Camagüey se fue con todo arriba y comenzó a recuperar cada vez más cerca del área tunera, hasta que a la media hora de juego un centro aparentemente inocuo de Félix Guerra provocó un desentendimiento fatal en la zaga anfitriona. El guardametas Sandy Sánchez había salido a descolgar el balón, pero el central Héctor Rondón se interpuso y, en su afán de despejar lo dejó servido en la frontal del área, para que Dagoberto Quesada rematara a placer e hiciera el primero con un disparo raso a puerta vacía.

Aunque restaba toda una hora de juego, el partido quedó decidido de manera automática, vista la manifiesta incapacidad tunera en ataque. Sin embargo, los visitantes arreciaron el aluvión y, después de que Liván Pérez desperdiciara un mano a mano ante Sandy, obtuvieron el justo premio a su superioridad: en el segundo minuto del alargue, Coroneaux se internó en el área con pelota controlada, movió la cintura un par de veces y a la segunda el lateral Daimar Édgar lo arrolló de manera inapelable. El propio jugador se encargó de cobrar magistralmente el penal, tanto que hizo inútil el acierto del portero de la Selección Nacional sub-21, quien escogió bien el palo pero debió consolarse con sacar la esférica de sus redes.

Para la segunda mitad, Rewal Ochoa intentó reactivar a su equipo con la entrada del volante Karel Pagés y del delantero holguinero de refuerzo Yadián Casa del Valle. Los dos jugadores, teóricos titulares para la mayoría de los conocedores del fútbol tunero, consiguieron cambiar hasta cierto punto la ruinosa dinámica de sus compañeros, pero su aportación no fue suficiente para inquietar en demasía la puerta de Danilo Baró.

Hasta el pitazo final, los camagüeyanos se dedicaron a controlar el partido, si bien de vez en vez aceleraron la marcha lo suficiente para exigir hasta tres increíbles paradas de Sandy Sánchez, una verdadera muralla toda la tarde, a pesar de cargar con par de dianas en contra. Por el camino, el árbitro Yaidel Martínez, Internacional de la FIFA, tuvo tiempo incluso de tragarse un claro penal cometido en el minuto 57 sobre Liván Pérez, aunque la suerte estaba echada y apenas se escucharon protestas.

La contundente demostración en la difícil cancha de Manatí reafirma a Camagüey como uno de los aspirantes reales al título que ostenta Ciego de Ávila. Así lo aseguran la fuerza de su línea zaguera, la polivalencia de un medio campo gobernado con mano de hierro y botín de seda por Armando Coroneaux, y la pólvora de una delantera que se dio el lujo de dejar en el banquillo a Osmani Montero y de jugar con un Adonis Ramos a media máquina.

Para Las Tunas solo quedan dudas, luego de completar el peor debut que se le recuerde en mucho tiempo. Con una semana por delante hasta que reciban al recién ascendido Isla de la Juventud, Rewal Ochoa y su colectivo técnico intentarán buscar la fórmula para desatascar a un equipo que ha mostrado ya muchas veces su capacidad de renacer.

Ficha del partido:
Las Tunas (4-3-3): Sandy Sánchez; Adriel Cantillo, Héctor Rondón, Sandro Cutiño, Daimar Édgar; Yeinier Rosabal, Yunior González (Karel Pagés, 46'), Sajay Herrera; Jorge Y. Núñez (Yadián Casa del Valle, 46'), Dayron Blanco, Maikel Celada.

Camagüey (4-4-2): Danilo Baró; Félix Guerra, Ángel Horta, Andy Horta, Yaisniel Nápoles; Raidel Fernández, Yoisel Salazar, Armando Coroneaux, Dagoberto Quesada (Felipe Arcia, 46'); Adonis Ramos (Osmani Montero, 87'), Liván Pérez (Yeikel Gutiérrez, 80').

Goles: 0-1: Dagoberto Quesada (31'); 0-2: Armando Coroneaux (45'+2, Penal).

Tarjetas amarillas: Ángel Horta (17'), Adriel Cantillo (25'), Daimar Édgar (45'+1), Sandy Sánchez (57')

Árbitro: Internacional FIFA Yadel Martínez (Holguín).
Estadio: Ovidio Torres Albuernes. Manatí, Las Tunas.
Asistencia: 3 mil aficionados.

1 comentario:

  1. Excelente crónica de Dubler, ojalá y el resto de los reporteros provinciales se contagiaran y empezáramos a ver crónicas como estas en todos y cada uno de los juegos del Campeonato Nacional.

    ResponderEliminar