viernes, 9 de enero de 2015

Con los ojos en Nueva Zelanda.

La selección cubana de futbol sub 20 inicia mañana su andar en la final premundialista de la CONCACAF con la vista puesta en el Mundial de Nueva Zelanda de este año, una eliminatoria distinta y con una presión distinta.

Por primera vez en la historia del Futbol Cubano, una selección cubana de Futbol Sub 20, llega a estas instancias con la presión extra de tratar de reeditar lo conseguido por su predecesora: clasificar a un Mundial, aunque el conseguirlo no es nada nuevo para alguno de los integrantes de este plantel que pudieron saborear esa sensación en el Premundial de Puebla.

Brian Rosales, David Urgellés, Delvis Lumpuy y Osmani Capote saben lo que es estar en estas instancias y lo que es estar en un Mundial de Futbol por lo que aportarán ese granito extra que se llama experiencia, para junto con jugadores de la talla de Roberto Peraza o Frank López, darle una nueva alegría al futbol nacional.

Sin embargo no será nada fácil el camino a andar por nuestros muchachos ya que enfrentan una eliminatoria, larga y complicada, una eliminatoria con un formato nuevo, más largo y que más allá de lo que dice la CONCACAF, movido al mayor desarrollo del futbol juvenil, termina favoreciendo a los equipos grandes del área y con mayor cantidad de recursos para preparar a sus selecciones y es que al parecer no se puede permitir más cosas como la ocurrida en el último premundial vuelvan a pasar y un equipo pequeño deje fuera a conjuntos de mayor tradición.

Pero si los factores ya mencionados no fueran suficientes para meterle presión a los dirigidos por William Bennet se le podría agregar el debut frente al vigente Campeón: México, sin dudas un partido que podría marcar el resto de la eliminatoria y que nuestros muchachos deberán afrontar sin complejos y a sabiendas de que más allá de nombres y camisetas en el futbol, al final son 11 contra 11, como se ha demostrado muchísimas veces.

Por esas cosas curiosas de la vida, el que se inicia mañana, es un Premundial con muchas similitudes al que vivió allá por 1981 la selección mayor en Tegucigalpa, rumbo al Mundial de España y en el que aquella selección se quedó apenas un panto de colarse en la máxima cita, algo que esperemos no se repita en esta ocasi´øn

Esta vez, como en aquella ocasión Cuba tendrá como rivales a México, Honduras, Canadá, El Salvador y Haití y como en aquella ocasión los nuestros jugaran frente a mexicanos y hondureños en sus dos primeras jornadas, partidos saldados con derrotas en aquella oportunidad y que a la postre terminaron marcando la eliminación de nuestra escuadra, algo que no pasa, ni por un instante por la mente de los pupilos de Bennet.

Saldados los dos primeros escollos Haití será el rival a vencer el 15 de Enero y cuatro días después (el 19) el rival será Canadá para cerrar la primera ronda el 22 frente a El Salvador, para buscar de esta forma colarse entre los tres primeros de su grupo lo cual le permitiría seguir con vida y en busca de uno de los cuatro boletos que otorga la CONCACAF.

Boleto que tendrá una definición “rara” por así decirlo y difícil de entender y aun más de explicar.

De terminar primeros los nuestros pasarían directamente a la final del día 24 frente al ganador del otro grupo, asegurando automáticamente su puesto en el Mundial de Nueva Zelanda.

E no ser así y quedar como segundos o terceros, los nuestros serían reorganizados en una nueva tabla clasificatoria que incluiría al segundo y tercer lugar del grupo A, comenzando por el equipo que mayor cantidad de puntos obtuvo durante la primera fase.

Una vez organizados los equipos del uno al cuatro, se jugará cruzado con el primero enfrentando al cuarto y el segundo al tercero, el mismo día que se juega la gran final (no habrá partido por la tercera plaza) y cuyos ganadores obtendrían las dos plazas restantes para Nueva Zelanda.


Complicado… sí; Largo… sí; Difícil… sí; pero Imposible… NO. Esta es una palabra que hoy n pasa por la mente de nuestros aguerridos muchachos, que confían en darnos un nuevo alegrón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario