viernes, 23 de enero de 2015

Adios

Se acabó, se terminó. El sueño mundialista es historia, Cuba cayó ante El Salvador en un partido para el olvido en el que nuestra selección llegó a la cancha de Montego Bay, pero su ambición se quedó en el hotel.

No fue esta la selección que esperábamos, con un planteamiento mezquino, horizontal Cuba no fue tibia, fue fría ante un equipo de El Salvador con muchas limitaciones y que ganó por ser el menos malo de los dos, hoy Cuba mostró su peor rostro, aun peor que contra México, apática, conformista y si el marcador no fue aún más abultado fue por las limitaciones del contrario más que nuestras virtudes.

Cuba tenía que ganar, pero parece que nadie se lo dijo, pues salieron a buscar un punto que no servía para nada, jugaron por un punto que los pusiera en los Panamericanos, renunciaron a los tres que los mantenían en carrera rumbo al Mundial y terminaron con las manos vacías y es que en el futbol la mezquindad se paga con derrotas.

Cuba movió el balón y tardó solo 20 segundos en perderlo en lo que sin duda era un augurio de lo que se vendría con un equipo salvadoreño dueño y señor del balón sin muchas ideas y Cuba parada con dos líneas de cuatro esperando y organizada tácticamente, pero Roma sin punzada sin rápidez, ni sorpresa, ni ganas de sorprender, conformista con un empate, una actitud que terminó por contagiar a los salvadoreños a quienes el empate les servía y que se dedicaron a mover horizontalmente sin prestársela a una Cuba que cuando asumía el control del balón tardaba dos pases en perderlo o buscaba tirarla arriba, por alto, con el viento en contra, para que Frank López sólo y contra el mundo tratara de conseguir algo.

Y así la apatía de unos, el contagio otros convirtieron el partido en un bodrio, aburrido sin vértigo, sin llegadas, capaz de adormecer al insomne u en el que los porteros Pozo y Cañas pudieron haber ido al bar de la esquina, tomarse un café y hablar de sus planes futuros sin que nadie en el estadio de Montego Bay se hubiese percatado pues ambos fueron meros espectadores.

Para la segunda mitad Cuba tuvo un lapsus mentís y el capitalino Eddy Sáname estuvo a punto de abrir el marcador con solo segundos en el reloj, pero fue solo una ilusión óptica, un espejismo un sueño que minutos más tarde se convertía en pesadilla cuando Barahona cobró espectacularmente un Tiro libre desde más 35 yardas para dejar sin opciones a un Pozo cuya estirada fue inútil.

El gol debió haber motivado a la escuadra cubana, pero no fue así, la reacción nunca llego, Cuba siguió su paso cansino, sin ideas ni ambiciones y aún así estuvo a punto de conseguir la igualada cuando un pase largo encontró a Frank López ganándole las espaldas a sus marcadores por primera vez en el partido, pero el balón le picó demasiado alto y su remate salió desviado.

El tiempo se agotaba, y el sufrimiento explotaba en nuestros pechos, era inevitable el mirar constantemente el reloj en la esquina de nuestras pantallas, queriéndolo deter con los ojos, y empujar a nuestros muchachos, gritarles y despertarlos del letargo, Cuba podía pero no quería y así el Dios del fútbol por fin tuvo misericordia de nosotros y con tres minutos en el marcador Barahona le ganó a la defensa tras un rebote de Pozo a un fogonazo desde su izquierda para poner el dos a cero y resolver el partido. la suerte ya estaba echada el sufrimiento her invado y nuestra eliminación confirmada.

Cuba perdió por conformista, porque el planteamiento puesto sobre la cancha invitaba a eso, porque no hubo soluciones desde el banco, ni en jugadores ni en cambio de estrategias, es cierto que faltaba un hombre importante como David Urgellés o que Peraza se lesionó, pero no son estas escusas para lo visto sobre la cancha, más allá del la,entable estado físico de Godínez que no soportó 45 minutos sobre la cancha y tuvo casi que ser reanimado al finalizar los primeros 45 minutos.

Habrá pues que esperar la decisión de la CONCACAF o de los organizadores de los Juegos Panamericanos para saber si se salva al menos en parte este desastre llamado Montego Bay y que al menos no se regrese a casa con las manos vacías.

3 comentarios:

  1. Esto sera verda la Federacion del Futbol Cubano an hecho oficial que podran contratar jugadores del futbol Cubano http://www.plenglish.com/index.php?option=com_content&task=view&id=3470411&Itemid=1

    ResponderEliminar
  2. Ninguna sorpresa, se veía venir. 19 goles en contra 5 a favor, unos números de llorar. Esta selección hay que reestructurarla completa, cambio de técnico, por lo menos eso ante todas las trabas del fútbol en Cuba. Destellos de talento pero opacadísimo ante la ineficacia. Lástima. Panamericanos para qué?. A no ser que se reestructure todo ahí. Solo queda esperar, que los muchachos de Turquía que ahora son sub-21, prometan ser una gran generación para la Mayor rumbo a Rusia 2018. En la próxima Copa de oro no quiero ni pensar con Walter Benítez ahí todavía. Me quedo con la fe de que rumbo a Rusia sí vamos a levantar la cosa.

    ResponderEliminar
  3. la falta de vision de lo que es el futboll mundial por parte de la maxima dirigencia deportiva y politica del pais,la escases de infraestructura adecuada para la practica del futboll,la casi cero competencia de los niños y juveniles hacen que el futboll sea apatica y falto de creatividad,eso entre otras cosas

    ResponderEliminar