miércoles, 3 de diciembre de 2014

Ideales.


Sin querer menospreciar los torneos clasificatorios de las Selecciones Cubanas Sub 17 y Sub 20, acaban de terminar los dos torneos de futbol más importantes, o al menos los que más se siguieron, en los que Cuba participaría en este año futbolístico.

Sensaciones y resultados diferentes aportaron ambos, pues mientras en la Copa del Caribe la selección mayor nos dejó hambrientos de futbol de ganas de pelear, aun se nos eriza la piel cuando hablamos de la tremenda actuación de la Sub 21 en los Juegos Centroamericanos de Veracruz convirtiéndola en la niña mimada de la fanaticada cubana.

Tras ambos torneos como es de costumbre se nombraron los once ideales, en los cuales no dejaron de aparecer algunas sorpresas, gratas unas, otras … no tanto.

En el torneo efectuado en Jamaica, alegró mucho la presencia de Yenier Márquez entre los once mejores del torneo  cual demuestra que el gran capitán tiene lo suyo a pesar de los años y las nuevas funciones y que en el Caribe sigue sin aparecer nadie que le haga sombra al grandulón de Corralillo.

Mientras que la selección de Sandy Sánchez y Arturo Diz Pe en el once ideal de Veracruz, era algo esperado, pues el tunero mostró gran seguridad bajo los tres palos y se creció en los momentos más importantes del partido y ser el portero menos goleado del torneo. Por su parte Arturo demostró por fin, a calidad de la cual tanto se había hablado, fue un verdadero gigante en el sector defensivo cubano, cortando, recuperando balones, saliendo con el balón controlado o simplemente despejando el balón en los momentos críticos, virtudes y juego que no sólo le permitieron hacerse un puesto entre los once mejores del torneo, sino que según, fuentes cercanas al equipo, llenó los ojos del Club Pachuca que se interesó por el muchacho de la Habana del Este.


En el lado negativo de las sorpresas, llamó y mucho la atención que ni Ariel Martínez ni el cienfueguero Yordan Santa Cruz estuviesen entre los mejores.


El espirituano no solo marcó dos golazos, sino que fue siempre un hombre incisivo organizó y distribuyó balones, nunca bajó los brazos, apoyó en la defensa un verdadero titán dentro de la cancha, y si bien fue sorpresa lo de Martínez, lo de Santa Cruz roza lo inaudito, sin duda un verdadero látigo por su banda, velocidad y regate endiablado, una pesadilla para sus rivales, autor de tres goles, dos de ellos verdaderas joyas, sin dudas los de mejor factura del torneo, ojalá y los organizadores de amos torneos nos pudieran explicar porque nuestros muchachones fueron dejado fuera de un once en el que hicieron méritos, muchos más que los que si fueron incluidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario