lunes, 1 de septiembre de 2014

Pepe redondea noche de arqueros.

Entusiasmado tras presenciar la tremenda actuación de Cooper y con los escasos minutos que una noche sabatina en una sala de urgencias deja a los que en ella trabajamos aproveché para darle un vistazo al partido que en Los Angeles enfrentaba al Richmond Kickers y al OC Blues en donde milita el capitalino Erlys García, tal vez el jugador que menos puedo seguir en partidos en vivo por efectuarse los mismos casi siempre a las 10 y media de la noche de los sábados tal vez hora y día más ocupados en el ER de cualquier hospital del Mundo.

Richmond y OC hubiese podido sonar muy poco atractivo a no ser que en uno de los equipos contendientes jugase uno de los nuestros, ocupantes del segundo lugar en a tabla de posiciones y con 52 goles a favor, hasta ese momento la ofensiva más productiva de la Liga, el Richmond, en el papel, parecía destinado a una simple excursión angelina ya que el OC no sólo ocupaba el penúltimo lugar de la tabla sino que también exhibía la peor defensa de la Liga, una defensa que ni la incursión de Erlys, quien no ha jugado tampoco todos los partidos desde su regreso, había podido mejorarle la cara, parecía….. pero no fue y en gran medida por la inclusión dentro del once inicial de otro cubano: José Manuel Miranda.

La presencia de Pepe en el once inicial fue una grata sorpresa y probó además ser pieza clave en el desarrollo del partido, si bien no con la espectacularidad de Cooper unas horas antes, sin con intervenciones acertadas y serenas, serenidad que fue transmitiendo a su línea en la que Erlys resultó el hombre más destacado y que mostró una cara muy distinta a la del último mes en la que a menudo lucía cual equipo de escuela desorganizada y dando muchas ventajas.

Solvencia para resolver la más de una decena de corners botado sobre su área ya fuese controlando el balón o puñeteandolo fuera de su área, buena colocación en los remates de los contrarios que los hacia lucir como remates fáciles a pesar de llevar veneno fueron las virtudes del matancero que si bien pareció haber podido hacer algo más en el gol que recibió, un disparo desde afuera, y que después nos confesaba que el balón tomó una comba justo antes de que el pudiera manotearlo y que hizo el contacto de sus dedos inútil en el intento de sacar el riflazo.

Al final un uno a uno que aunque de poco sirve al OC Blues en su busca de una de las plazas a los play off si dejó un dulce sabor de evoca para los seguidores de Miranda que demostró una vez más de que hay Pepe para rato. En hora buena Muchachón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario