viernes, 19 de septiembre de 2014

Para terminar con una buena nota.

Aprobado el examen la selección cubana sub 20 buscará hoy a partir de las cinco de la tarde terminar con una buena nota (lo que se traduce en mostrar un buen accionar) cuando enfrente al conjunto de Aruba por las medallas de Bronce en el Campeonato Sub 20 del Caribe.

Ha sido una semana plagada de emociones llena de subidas y bajadas con más adrenalina que una montaña rusa. Una victoria ajustada y con susto frente a Curazao fue seguida por una sorpresiva derrota frente a Surinam que puso en jaque y casi en punto de mate los sueños de clasificar al premundial de Jamaica.

Las matemáticas y pronósticos le volteaban la espalda a los nuestros y mientras en el seno de la Federación se frotaban las manos ante la eminente eliminación, el equipo y sus seguidores vivíamos con agonía los minutos previos al partido contra una Trinidad que había lucido arrolladora en los primeros juegos.

Pero si los números nos hacían una mueca, la Diosa Fortuna nos regalaba una sonrisa y la impensada victoria de Curazao sobre nuestro verdugo de la fecha anterior dejaba en el coraje y amor propio de nuestros muchachos el pase y el boleto premundialista.

Y así, al minuto 10 de eliminados pasamos a discutir el título. Un golazo de Frank López nos ponía con seis unidades, mismas que los trinitarios, pero con el desempate (ganador del partido entre ambos) a nuestro favor.

Cuba ganaba y la ilusión de reeditar la gesta del 2009 regresaba a nuestras mentes soñadoras. El equipo jugaba mal, que digo mal, el equipo no jugaba, no se conectaba, pero peleaba, corría y la falta de uñas en nuestras manos hablaba a las claras la tensión que vivíamos los que de afuera los seguíamos.

El reloj parecía no moverse y el gol rondaba la meta de Pozo y rondó y rondó hasta que al minuto 88 la resistencia cubana se desplomaba: gol Trinitario que nos lanzaba al abismo, a la calle de la amargura y sufrimiento que duraría 7 minutos, en los que sin uñas, la silla se tornó espacio muy pequeño para vivir entre la gloria y el infierno.

El futbol no podía ser tan cruel, no podía castigar más a nuestros muchachos y no lo hizo. Trinidad se ahogó en los guantes de Pozo y en los pies de un maltratado Urgellés y el pase supo a Maná de los Dioses para jugadores y seguidores.

La angustia pasó y ahora en calma esperamos por un nuevo partido, el de las medallas, el de un bronce con matices dorados por todo lo vivido en las semanas previas, por lo sufrido esta semana, un partido en el que habrá que cara nuestra Cuba.

¿Será la Bala Rosales quien con su subidas vertiginosas por la banda, o la magia del Neymar cienfueguero (Frank López) o el White Peraza las que prevalezcan o el Animal Urgellés y el Elástico Pozo los que nos salven como frente a Trinidad?

No sé, lo que si sé que a las cinco mi computador estará vetado para cualquier actividad. Mi puerta y teléfono cerrados a cualquier llamado, porque a las cinco juega Cuba y yo estaré apoyándolos.

2 comentarios:

  1. Bien por los chicos, meritorio tercer puesto, 2-1 ante una desdibujada Aruba, en cuanto a futbol poco o nada, tendran que replantearse muchas cosas, con el nivel mostrado seran muy sensibles en la final de Jamaica donde los equipos rivales tendrán, sin dudas, una jerarquia mayor, no bastara correr y luchar, este equipo necesita y puede hacer mejor las cosas, ahora veremos que estrategia se sigue con ellos, mucha suerte y a ponerle ganas e inteligencia.....

    ResponderEliminar
  2. No quiero pensar negativo , pero SI no realizamos unos cuantos juegos de preparation antes de ir a Jamaica estamos Fritos. Eduardo D.

    ResponderEliminar