domingo, 31 de agosto de 2014

Dueño de la noche.

Cooper detiene el penalty de Angulo y sepulta al
Riverhound
Dicen que quien anote tres goles en un partido debe ser sin dudas el mejor jugador del partido y es que si goles son amores es difícil ir en contra de tal argumento, pero lo ocurrido en el estadio Blackbaud de Charleston muy bien podría poner tal afirmación a pasearse en el borde de un abismo y es que si bien los tres goles del jamaiquino Kelly fueron los que pusieron la balanza en  favor del Charleston Battery, fueron las atajadas del cubano Odisnel Cooper la que rompieron el alma y ganas de lucha del Pittsburg Riverhound.

Con el partido 1-0 a favor del Battery, pero con el equipo aurinegro con el pie en reversa y completamente recostado contra la meta de Cooper, el Riverhound encontró una brecha en la defensiva local y un balón filtrado para un Angulo que se plantó sólo frente al camagüeyano y cuando parecía listo para matar y poner el empate aparecieron los instintos felinos del camagüeyano que se lanzó a sus pies  para arrebatarle la de gajos al atacante y la ovación de los reunidos en el estadio charlestoniano.

Sin embargo nadie esperaba lo que vendría tan solo dos minutos más tarde, un balón colgado en el área terminó con un penalti a favor de los visitantes y la inmejorable oportunidad de irse al vestidor con un empate y el factor psicológico a su favor.

Hambriento de revancha Angulo se plantó frente al balón y disparó a la derecha de Cooper que adivinó la intención y voló para detener el disparo, sin embargo el balón cayó a los pies del propio Angulo que remachó para el 1-1… o no.

El Central del encuentro anuló el cobro aduciendo que el cubano se había movido antes de tiempo lo que provocó los reclamos de unos y otros, la amonestación de Cooper y la orden de que se repitiera el cobro.

La tensión se adueñaba nuevamente del Blackbaud sumido en un final de tiempo hollywoolesco, Angulo tomaba nuevamente la responsabilidad la revancha corría por sus venas y quería aniquilar aquella muralla morena que se había interpuesto entre él y el gol, en silencio los más de 4000 espectadores vieron a Angulo tomar carrera patear a Cooper volar….. y volver a adivinar la intención del atacante y detenerle el disparo esta vez la 5 rodó a los pies de Wilson que en medio de la explosión del Blackbaud la sacaba del área eliminando todo el peligro y de paso despedazando al Pittsburg que para la segunda mitad salió a la cancha pero dejó su moral y ganas de pelear en el camerino temerosas de enfrentar a aquel muro verde llamado Cooper, convirtiéndose en presa fácil de un Battery que no perdonó y clavó otros tres dardos en su maltrecho espíritu para cerrar con un 4-0 el encuentro.


Lo que debió ser la noche de Kelly se convirtió en la noche de Cooper, el verdadero artífice de la victoria del Battery, un Cooper que camino al vestuario recibió la ovación, de pie, de todos los congregados en el Blackbaud Stadium y que volvió a corroborar que hoy por hoy es el mejor arquero de la Liga.

2 comentarios:

  1. San Cooper. Que esperan para ficharte en la MLS. Eduard D

    ResponderEliminar
  2. Lo de la salida del Gio, o más a lo cubano, Jordais Alvares, para muchos será solo una noticia mas, pero para los amantes y soñadores del fubol de Cuba e es una tragedia. Ya no hay remedio pero los utópicos,Yordanis aplicará nalgun día sus conocimientos en nuestra selección nacional.

    ResponderEliminar