domingo, 8 de junio de 2014

Yordany nos dio el susto de la jornada.

Terriblemente angustioso fueron los minutos vividos ayer durante el partido entre el Orlando City y las reservas del Montreal Impact en el ESPN Coplex fe Florida cuando sobre los 23 ó 24 minutos de juego el cubano Yordany Álvarez se desplomó sobre el terreno de juego, según reportes posteriores tras haber sufrido un golpe en la cabeza en la disputa del balón.
Las imágenes en vivo desde el centro deportivo poco aportaban y añadían solo angustia, un balón sobre la línea y las asistencias del Orlando City desprendidas en pronta carrera hacia el centro del terreno no presagiaban nada bueno mientras los narradores hablaban de un hombre caído, unos pequeños segundos bastaron para poder ver al “10” caído boca abajo en lo que parecía una convulsión, una imagen vista en otros estadios del mundo con finales nada agradables.
Fue entonces que comenzó el calvario para los amigos del Yordan pues las cámaras nunca volvieron a emitir una señal del amigo caído.
El silencio absoluto, las caras de preocupación de los miles de aficionados, las plegarias de algunos jugadores hacían que el corazón se apretara más hasta que en el medio de la angustia una palabras trajeron el alivio “Eso siempre es una buena señal” dejaba escapar la persona tras los micrófonos y entonces por fin después de los interminables minutos la figura del “Yordan” de pie, camino hacia la salida del terreno, acompañado pero sin ayuda pasos que nos llenaban de alegría y sensación de alivio y tranquilidad por el gran amigo.
Noche amarga y larga que terminó con nuestro muchacho visitando un hospital cercano para realizarse exámenes de rutina.
Hasta el momento no hemos podido comunicarnos con Yordany algo que esperamos podamos hacer en el transcurso de del día, pero mientras tanto le dejamos toda nuestra fuerza y deseos de pronta recuperación.
¡FUERZA CAMPEON!
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario