miércoles, 4 de junio de 2014

Mundial Brasil 2014. Argentina golea a Trinidad & Tobago

Ganar rodaje y despedirse del público argentino sin arriesgar el físico ni exponerse ante un rival de fuste. El resultado de la ecuación pensada desde la conducción del seleccionado dio como resultado un cruce con Trinidad y Tobago a once días del debut en la Copa del Mundo, en el penúltimo ensayo antes del viaje a Brasil, que el conjunto dirigido por Alejandro Sabella ganó 3 a 0 en el Monumental, con una producción que apenas arañó el aprobado.
No había que ser demasiado perspicaz para imaginar el libreto de un duelo con tono de monólogo: Argentina manejando el balón a voluntad y haciéndolo circular con paciencia, ante un adversario que hacía sombra, se refugiaba íntegramente en su terreno a la espera de la estocada y cada tanto recurría al juego brusco para cortar los avances en tres cuartos de cancha.
Con una formación cuidada, en la que faltaron Pablo Zabaleta, Ezequiel Garay, Sergio Agüero y Gonzalo Higuain, con diferentes molestias físicas, la Selección generó en el primer tiempo 12 situaciones antes de poder quebrar la resistencia de un equipo semiprofesional, ubicado en el 74° puesto del ranking FIFA y que no pudo superar la segunda fase de las Eliminatorias mundialistas de la Concacaf, ya que quedó segundo en el Grupo B, detrás de Guyana.
Tres definiciones imprecisas de Lionel Messi, un mano a mano que Williams le ganó a Ezequiel Lavezzi y una palomita de Palacio desde el borde del área chica que salió junto al palo izquierdo, entre otras, precedieron el grito, que llegó cuando se jugaba tiempo agregado, a través de un cabezazo del propio Palacio, que tras un córner de Ángel Di María doblegó las frágiles manos del arquero trinitense.
No solo la falta de puntería frente a la valla rival marcó un llamado de atención para la Albiceleste. En defensa y ante un adversario bajas calorías, hubo dudas que, ante un equipo de primera línea, pueden pagarse caras. Para colmo, Martín Demichelis sufrió una molestia muscular y no salió a jugar el complemento.
La efectividad con la que el conjunto de Sabella no contó en los primeros 45 minutos fue mucho mayor en el arranque del segundo capítulo, que tampoco disputó Fernando Gago (fue reemplazado por Lucas Biglia). En el primer disparo al arco llegó el segundo tanto. A los 5 minutos, Lionel Messi, que había sido derribado en la medialuna del área, estrelló el tiro libre en el palo izquierdo de Williams y Javier Mascherano empujó el rebote a la red.
Entonces cayó el telón, aunque todavía restaban 40 minutos. La Selección levantó el pie del acelerador y el entrenador se permitió darle minutos a algunos de sus relevos. Justamente uno de ellos, Maximiliano Rodríguez (había sustituido a Lavezzi) firmó el tercero. A los 19 minutos Palacio levantó vuelo tras un pase largo de Mascherano y dejó en el camino a Williams, pero el balón se le fue muy largo. Casi sobre la línea alcanzó a rescatarlo y se lo sirvió al jugador de Newell's, que definió sin resistencia.
Luego fue tiempo para más cambios (entraron Enzo Pérez, Ricardo Álvarez y Augusto Fernández por Di María, Mascherano y Palacio) y para una cansina circulación de pelota a partir de un pacto tácito de no agresión entre un equipo que reguló la exigencia y otro que evaluó el 3 a 0 en contra como un decoroso resultado. La despedida fue con tibios aplausos, en un estadio en el que el fervor nunca superó los niveles mínimos. Para la Selección quedará ahora la última prueba antes del Mundial. El sábado a las 15.45 enfrentará a Eslovenia en el Estadio Ciudad de La Plata, antes de subirse al avión hacia Belo Horizonte (Clarin)

No hay comentarios:

Publicar un comentario