miércoles, 18 de junio de 2014

Ajedrez Croata.


La Rata Modrić uno de los cerebros del mediocampo croata
¿Quién dijo que no se puede jugar al ajedrez con los pies y en un césped rayado? Croacia volvió a demostrar que si se puede, contra Brasil los Croatas había jugado un partido metódico, de gran disciplina táctica y que sólo un error arbitral pudo echar abajo y hoy frente a Camerún tuvo su mejor expresión.

Pegó primero, se hizo querer, desesperó al rival y después lo destruyó desnudando sus debilidades con un cuatro a cero que pudo ser extremadamente escandaloso de haber apretado el acelerador.

Fue una clase de disciplina de juego en conjunto frente a la calidad individual e indisciplina de un equipo que de haber jugado con el mismo amor que reclamaron sus primas antes del Mundial hubiesen aportado a este Mundial mucho más que el ridículo.

Contrario a cuando elevaron a sus reclamos monetarios el equipo no tuvo un líder sobre el terreno de juego, pues el jefe de los díscolos, Eto’o estaba en el banco producto de una “lesión” y Song fue expulsado por una agresión ridícula y propia de un  partido de callejón que de uno Mundialista y que sólo demostraba la frustración y lo pesado de tratar de ser un líder de un grupo de chiquillos irresponsables que incluso llegaron a pelearse entre ellos.

Fue un partido de un solo interprete y vestía a cuadros y que movía sus fichas de manera pausada, metódica pero que lanzaba cuchilladas hasta el fondo de la defensa enemiga cuando se abría los espacios, con hombres como Olic y Perisic verdaderas pesadillas cuadriculadas y casi imposibles de controlar para los cameruneses que para terminar de contar sus males tuvieron que sufrir el regreso a la alineación del goleador del Bayer Munich, Mario Mandzukic que se apuntó con un par de goles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario