jueves, 15 de mayo de 2014

Cosas del fútbol cubano



Por: Osmany Torres
El sábado 10 de mayo se produjo un hecho singular y nunca antes visto por este redactor en los años que lleva siguiendo el Campeonato Nacional de Fútbol de Primera División. Se jugaba la fecha 15 de la edición 99 del torneo doméstico más longevo de la isla y en el Estadio Nacional Pedro Marrero eran rivales La Habana, tercer clasificado del evento, y Guantánamo, quinto.

En el once inicial de los capitalinos aparecía, como ha sido habitual a lo largo del certamen, un moreno espigado y de musculatura bien definida.  Muchos aseveran que ese jugador de algo más de 1.90 m de estatura es a día de hoy el futbolista con mayor proyección del país.

Sus primeras intervenciones en el campo denotaron cierta lentitud e inseguridad a la hora de dar un pase o cambiar el ritmo para superar a los rivales. Su radio de acción era más corto de lo normal y a penas si tenía peso en el juego del plantel.

Algo no andaba bien con el número 16 y desde las gradas comenzaron a llegar las primeras críticas.  ¿Qué le pasa hoy que está resbalando demasiado? Preguntaba uno, al tiempo que otro apuntaba lo flojo que estaba el “negrón”.

Ajeno a lo que sucedía en la tribuna, el muchacho de 1.90 m de estatura seguía esforzándose para ayudar a sus compañeros a sumar una nueva victoria en casa. Sin embargo, las cosas no terminarían bien  ese día, más allá de que tras cada resbalón se incorporara con mayor fuerza.

Para algunos su mayor logro en el choque fue estar en el momento preciso para igualar el marcador al filo del descanso con un cabezazo dentro del área chica. Pero toda historia tiene sus antecedentes y muchas veces emitir criterios sin fundamentos puede generar situaciones incómodas.

Concluidos los 90 minutos y tras escuchar la charla del entrenador, el espigado moreno tomó el camino para regresar a su casa. Bolso al hombro y con un andar cansón, el número 16 de La Habana se despedía de algunos amigos y compañeros a escasos metros de la puerta de salida del estadio. En ese momento un aficionado se le acercó y le expuso todas sus condiciones físicas para dominar a los rivales. Un poco contrariado pero sonriente el prometedor futbolista solo le contestó que jugó el partido en tenis. El aficionado se identificó con la situación y le preguntó su talla de calzado, a lo que el jugador respondió con un “no te preocupes, eso ya no importa”.

Quizás muchos de sus críticos se fueron esa tarde sin saber los verdaderos percances de Daniel Luis Sáez para rendir al 100% en el duelo con Guantánamo. Desde hace varias semanas el mejor futbolista juvenil de Cuba en 2013 viene presentando problemas con su calzado y las autoridades futbolísticas del país parecen estar ajenas al hecho.

Daniel, como muchos de sus compañeros, habitualmente tiene que emplear dinero propio para comprar los tacos a utilizar tanto en competencias nacionales como internacionales. Entonces la pregunta estaría en por qué se afirmó desde la AFC a inicios de la temporada que estaban todas las condiciones creadas para desarrollar un buen Campeonato. Hasta el momento no se les ha entregado a los futbolistas calzado ni canilleras.

El caso de Daniel es uno más entre las historias silenciadas del fútbol cubano. Ese día otro mundialista sub.20, Andy Baquero, también pudo jugar en tenis pero a última hora su padre hizo las veces de zapatero para remendarle unos tacos que no utilizaría ningún futbolista de primera división en el planeta.

Estas son las realidades del más universal en Cuba y por nada del mundo deben esconderse. Es hora del darle el frente a la situación y trabajar para sacar adelante un deporte que ya es pasión entre los jóvenes. Está bueno ya de controlar la información y no hacer públicas las convocatorias o selecciones a cualquier competición a expensas de no recibir críticas si se malogra la gestión. El momento es ahora y a los cuestionamientos se les responde con argumentos, no con justificaciones. Ojalá estas líneas sirvan de algo para que ni Daniel, ni ningún otro futbolista cubano, tenga que salir a un terreno de juego sin el calzado adecuado para jugar al fútbol.

8 comentarios:

  1. Disculpen los foristas serios de este blog, que son muchos ya, pero no se le puede decir menos que rata a este que se esconde detras del anonimato, y que a la legua se ve que es un esbirrillo de la camarilla de la mafia de la AFC.
    Penco, ve a ver como defienden su mierda de descaro ccon el nuevo y ridiculo escandalo de los jugadores jugando en tennis. Banda de ladrones.

    Ah y yo no soy Mario, ni me manda, ni le lamo las botas, solo hay que ser honesto y justo al opinar y actuar.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Osmany por informar con claridad y sin tapujos. Hace falta muchos así en todas las areas del periodismo cubano, sobre todo imparciales,pero sin comprometimientos con nadie.

    ResponderEliminar
  3. Dicen que en la vida no hay verdad más grande que un día detras del otro, y justamente en estos días en los que me han tildado de todo desde tener problemas personales, hasta de ser un envioso, copieta y enfermo mental por mis criticas y defensa a algunos jugadores y circunstancias dentro del terreno aparecen cosas como estas.
    ?Ahora que me dicen aquellos que enarbolaron banderas en contra del Chino Morales por su expulsión frente a Guantánamo por la expulsión frente al coonjunto oriental??Por que conocedores de tan grave situación se quedaron cayados y no tuvieron de tener el mismo coraje para expresar tamaña falta de respeto, no solo al futbol general, sino a uno de los jugadores más talentosos de nuestro país y cuya integridad y caracter lo han llevado a ser capitán de la selección cubana Sub 20?
    La verdad nunca a estado del lado del silencio y el no salirle al paso a los problemas y mirar hacia la otra esquina es convertirse parte de él.
    Vergüenza no solo por aquellos que provocan estas situaciones sino por aquellos que desde su tribuna pudiendo tomar cartas en el asunto y denunciar cosas como estas se quedan callados e inventan guerras que no existen.
    Al parecer las mentes enfermas son otras y no las mías, las conveniencias particulares nunca deben primar sobre la verdad pues ello nos convierte en mentirosos que debemos cubrir una mentira con otra y cuando estas se acaben y falten los argumentos solo les queda la paronia y la ofensa.
    La culpa de la debacle capitalina no estuvo en una camiseta mal sacada o en una falta de estrategia del DT capitalino, estuvo en la media cancha, en la imposibilidad de su hombre más talentoso de poder poner freno al manejo de otros dos no menos talentosos como el Beto y Aliannis Urgellés y no por falta de atributos técnicos, sino por falta de la equipación adecuada.
    Pero la derrota capitalina no estuvo solo allí, en el jugador expulsado, en el jugador en tenis, en la calidad del rival o en el arsenal técnico táctico del equipo azul, la causa de la derrota capitalina no estuvo ni serca del gramado del vetusto estadio, estuvo en las oficinas de la AFC esa donde se manipula y desvía todo lo que pasa por ella, desde recursos hasta información.
    El fubol cubano está enfermo muy enfermo y el centro de la enfermedad ya sabemos donde está, lástima que los que pueden hacer algo para extirpar la lacra no se dan por enterados, una verdadera lástima, ?sera que una mano lava la otra y las dos ..... la cara?

    ResponderEliminar
  4. Lo que pasa en AFC es que ahora y siempre han estado manejado por puros ladrones y vive bien miren el nivel de vida de todos sus dirigentes un ejemplo es.Aragón lleva yo creo en AFC mas de 20 años y no sabe.lo que es un volante de contención otro es William benett una vez.estaba dando una conferencia sobre sistemas de juego y repartio unas graficas del sistema juego que según esta dando y la grafica tenía 10 jugadores jjjjj parece que para benet en el fútbol juegan 10 y como esas.digo un millón de los animales.y ladrones que dirigen el fútbol en CUBA de que manera vamos avanzar no podemos

    ResponderEliminar
  5. Realmente es una verguenza q un jugador de esta categoria pase por semejante situacion y mas aun siendo de la seleccion, ojala y para los cotejos importantes que les quedan a mi Habana resuelva a como de lugar, quien le toca o quien quiera ayudar, lo importante es resolver. Sobre lo del chino tengo criterios compartidos si bien es de humano errar, tambien hay q cuidar la concentracion porque aunque no es responsable absoluto si creo tuvo mucho peso, 11 vs 11 era otra historia, maximo si ese dia coincidieron muchos poquitos, danielito en tenis, jaine y michel lesionados, etc. En fin, que estas situaciones se reduzcan para q nuestro futbol brille por su desempeño en cancha y no sea punto de critica por cosas incomprensibles como esta. HAB HAB HAB

    ResponderEliminar
  6. No se sinceramente de que se trata pero criticar al señor Mario o tildarlo de cualquier calificativo déspota es sinónimo de bajeza ya que este señor con esfuerzo y dedicación esta mostrando al mundo un Fútbol que en realidad es pésimo , mediocre , fatal diría y que solo es bueno en la razón del propio criterio de esos entrenadores de risa que año tras año pasan por las canchas sin mostrar mas nada que patadas , juego loco y mucho físico sin Fútbol....
    Mario siga trabajando y hacerle caso a los estúpidos compadre es como hacerle caso al hincha que si juega bien te aplaude pero al otro día tropiezas y te destroza , siga haciendo lo que le gusta hacer y que Dios Bendiga sus manos y esa humilde pero sincera labor por algo que quizá no merezca tanto de usted...

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias Abel por sus palabras, y aquí seguiremos porque como dijo JM "Nuestro vino es amargo, pero es nuestro vino" y más allá de la calidad que se pueda ver en los potreros a los que nos han marginado, nada se compara con la alegría de ver ganar a nuestro equipo y el encabronamiento porque perdió, así somos los hinchas de corazón.

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias Abel por sus palabras, y aquí seguiremos porque como dijo JM "Nuestro vino es amargo, pero es nuestro vino" y más allá de la calidad que se pueda ver en los potreros a los que nos han marginado, nada se compara con la alegría de ver ganar a nuestro equipo y el encabronamiento porque perdió, así somos los hinchas de corazón.

    ResponderEliminar