lunes, 3 de marzo de 2014

Sancti Spíritus se aprovecha de un Las Tunas bipolar

Por: Dubler Vázquez

En psiquiatría le llaman trastorno disociativo de la identidad y los psicólogos lo entenderían como un caso de doble personalidad; pero en materia de fútbol todo se reduce a un equipo que por 90 minutos ataca como el mejor y, al mismo tiempo, exhibe una defensa de quinta categoría. Así se mostró este sábado Las Tunas en su derrota de 3-2 ante Sancti Spíritus, por la sexta fecha del fútbol cubano.
El elenco de Manuel Cutiño sumó su tercera salida consecutiva en casa sin ganar y fue un conjunto bipolar, de doble rostro; el ying y el yang sobre la cancha del estadio Ovidio Torres, otra vez repleto para ver caer a los suyos, víctimas de sus propias carencias y de la efectividad de un visitante que rentabilizó al máximo las oportunidades de cara al gol.

En el duelo que ponía frente a frente a los dos recién ascendidos a la Primera División, los tuneros mostraron con más claridad que nunca el desequilibrio táctico de su plantilla. Sobre todo después de que Manuel Cutiño renunciara de inicio a colocar en su once al guardametas internacional Sandy Sánchez, plenamente disponible tras su regreso de la concentración de la Selección Nacional sub-21; y, para desespero de muchos, dejara también en el banquillo por segunda jornada seguida a Dayron Blanco, el único jugador con suficiente imaginación y talento como para revolucionar un centro del campo que, sin él, luce demasiado convencional.

Por si fuera poco, el DT tunero le dio entrada al central Éder Márquez, un hombre de extrema lentitud y de muy bajas prestaciones en sus salidas anteriores. El resultado fue una zaga absolutamente perdida, a merced de la velocidad y el desequilibrio de los atacantes espirituanos, que aprovecharon su primera llegada clara del partido para abrir el marcador. Se jugaba el minuto 11 cuando una internada visitante por la izquierda no pudo ser repelida con efectividad y, tras un despeje a medio fallo, el balón terminó en el semicírculo del área grande, para que Yosbel Caballero armara un espectacular disparo que primero reventó el larguero y luego abatió la cabaña defendida por el refuerzo santiaguero Eloy Bastos.

  La primera diana yayabera hizo caso omiso del mejor inicio de Las Tunas y retrató la endeblez de la defensa local, personificada en la inoperancia de Márquez. El central fue responsable directo de que el once espirituano doblara su ventaja al 32, cuando no pudo como último hombre con un rechazo largo de la zaga rival y dejó solo en el mano a mano a Miguel Ángel Sánchez. El pinero que refuerza al conjunto central solo tuvo que picarla sobre la desesperada salida de Bastos y la visita consiguió demasiado con muy poco, una virtud habitual de los equipos que han visitado la Danzonera manatiense esta temporada.

La reacción del DT tunero fue inmediata y el juvenil Sandro Cutiño ingresó por Márquez, justo a tiempo para poner un poco de orden atrás en el peor momento de su equipo. Los de verde y blanco intentaban escapar de la marea azul espirituana cuando se tropezaron con un penal a favor sobre Yúnior González, en una jugada confusa que habían iniciado dentro del área Geovanys Ayala y Máikel Celada. El cobro del Zorro fue fuerte a la izquierda del portero y Las Tunas regresó al partido, a pesar de que su zaga hizo hasta lo imposible para evitarlo.

 En los primeros compases de la segunda mitad los de casa jugaban mejor y merecían más, a pesar de las correcciones tácticas del DT Yunielis Castillo, quien no necesitaría de la magia de un desaparecido Ariel Martínez para sacar los tres puntos. Pasaba ya el primer cuarto de hora del complementario y los tuneros no hacían valer su superioridad, hasta que Yeinier Rosabal se disfrazó de arquitecto para enviar un balonazo de 40 metros bajado con limpieza por Ayala en el pico del área, antes de soltar un trallazo que obligó al rebote del portero y le permitió a Celada marcar a puerta vacía.

El merecido empate abrió una fase en la que Las Tunas pudo pero no supo sentenciar y terminó pagándolo con creces. El cobrador de impuestos se apareció a 15 minutos del final, se identificó como Yordanis González y, tras un disparo que escupió el larguero, puso el tercero en la pizarra de la cancha manatiense.

Hasta el final, en materia de fútbol pasó poco, apenas una clara oportunidad del volante tunero Yúnior González, quien habría cerrado así un gran partido. La verdadera acción sucedió en los banquillos, cuando el cuarto oficial quiso sumarse a la fiesta y pidió una tarjeta roja para el meta Sandy Sánchez por descargar su frustración con el techo de la caseta local. El principal Hermes Quevedo no dudó en penalizar al mundialista sub-21 y destapó la caja de Pandora, pues los jugadores y la afición local se dedicaron entonces a recapitular algunos errores de bulto del cuerpo arbitral. El mayor de ellos, el offside pitado a petición de uno de sus asistentes después de un saque de manos.

La tángana final le quitó los focos al verdadero problema que tiene Las Tunas, un equipo que domina pero no concreta, que toca pero no marca y que, jugadas seis jornadas del campeonato, exhibe apenas cinco unidades. De modo que la próxima tarea de Manuel Cutiño será la del psiquiatra, tratando de enmendar a un grupo que es Dr. Jekill en ataque y Mr. Hyde en defensa, y que, como en la novela de Stevenson, parece haber perdido el antídoto para evitar que la bestia prevalezca.

Ficha del partido
Jornada: 6

Las Tunas (3-5-2): Eloy Bastos; Jorge Luis Mendoza; Éder Márquez (Sandro Cutiño, ´32), Héctor Rondón (Adriel Cantillo, ´77); Yeinier Rosabal, Reynier Leyva, Eduardo Carmenate, Yúnior González; Geovanys Ayala, Dainier Lorenzo (Dayron Blanco, ´35), Máikel Celada.
Sancti Spíritus (4-3-3): Julio Aldana; Yasmani Marrero, Lorenzo Bernal, Eugenio Palmero, Isbel Rojas; Carlos Castellanos (Duviel Morales, ´84), Yosbel Caballero, Miguel A. Sánchez (Yordanis González, ´68); Ariel Martínez, Joao Pinto; Randy Rojas (Yannier Valdivia, ´46).

Goles: 0-1: Y. Caballero (´11); 0-2: M. A. Sánchez (´32); 1-2: G. Ayala (p. ´39); 2-2: M. Celada (´59): 2-3: Y. González (´74).

Estadio: Ovidio Torres

Asistencia: 3000

Árbitro: Hermes Quevedo

Partidos de la jornada
Camagüey-Ciego de Ávila (0-1); Guantánamo-La Habana (0-0); Pinar del Río-Holguín (0-2); Cienfuegos-Villa Clara (0-0).

Posiciones: Ciego de Ávila (15 puntos), La Habana (11), Villa Clara (9), Camagüey y Sancti Spíritus (8), Guantánamo y Cienfuegos (7), Las Tunas y Holguín (5), Pinar del Río (3).

(Tomado de:  http://miesquinacaliente.wordpress.com)

No hay comentarios:

Publicar un comentario