viernes, 28 de febrero de 2014

Partido entre ascendidos en la Danzonera

Manatí se volverá a vestir de fiesta este sábado cuando a partir de las tres y media de la tarde, el equipo de Las Tunas reciba a la tropa de Sancti Spíritus, partido que tiene como dato curioso de albergar a los dos únicos equipos que se han visto frente a frente en lo que va del año.
El partido de marras se jugó como parte del Torneo de Ascenso de este año y en el mismo los equipos terminaron abrazados a dos goles, Eugenio Palmero abría la cuenta por los locales a los 5 minutos ventaja que duraría hasta los 36 cuando Maykel Celada igualaba el marcador. Los locales volverían a tomar ventaja a los 43 minutos por intermedio de Yanier Valdivia, pero Karel Pagés ponía cifras definitivas a los 70.
El duelo es además de suma importancia ya que ambos equipos se encuentran empatados en los lugares 7 y 8 de la tabla de posiciones con 5 unidades por lo que una victoria es imprescindible si quieren tener opciones a terminar en el tope de la tabla.
Necesidad que es aun más necesaria para Las Tunas que ha dejado escapar varios puntos en casa a pesar de haber estado jugando bien, pero la falta de goles ha sido su talón de Aquiles, al igual que a la mayoría de los equipos participantes en este torneo.
Los locales buscarán aprovechar las imprecisiones de los arqueros yayaberos y que les ha costado puntos frente a Guantánamo y La Habana, pero es imprescindible para ellos que hombres como Dayron Blanco y Maikel Celada de gran altura en el Torneo de Ascenso e inicio de este Campeonato recuperen su forma y que otros como el mismo Zorro Ayala terminen de aparecer.
Por su parte los muchachos del centro confían su suerte a lo que el dúo dinámico Ariel Martínez y Miguel Ángel Sánchez puedan hacer en la media cancha para alimentar a sus hombres de arriba en busca de una defensa que aunque se le ha criticado exhibe solo tres goles en contra y que tiene como gran puntal al guardameta de la selección cubana Sub 21 Sandy Sánchez.
Goles no sé, pero la fiesta es segura en el Ovidio Torres en donde tuneros y espirituanos casi se juegan la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario