lunes, 24 de febrero de 2014

Magro empate entre Las Tunas y Camaguey

Por: Fidel Alejandro Manzanares Fernández 

El empate sin goles entre Camagüey y Las Tunas en Manatí, correspondiente a la sexta fecha del 99 Campeonato Nacional de Fútbol de primera categoría, me hizo revalorar la capacidad de los practicantes de esta disciplina en el nivel más alto de este país. 

Los reunidos en el Ovidio Torres esperaban todo un espectáculo, y así fue. La grama del estadio parecía habilitada para un acto circense donde la magia y las acrobacias corrían a cargo de hombres que pasan más de 90 minutos al sol tratando de localizar el conejo de la chistera. 

Tuneros y camagüeyanos se enfrascaron en la batalla, y que difícil les resultaba todo. El aire batía como demasiada fortaleza y el pasto se sentía como si estuviese moldeado con cemento. Resultaba imposible entonces coordinar acción alguna. 

Nadie tenía el don de focalizar la esférica, ella parecía impredecible; así que si a los jugadores el técnico les explicaba que la lanzaran a la espalada de los defensas, simplemente la orientación se volvía misión imposible. Las oportunidades de crear una jugada con decencia se vuelven mínimas. 

El conjunto local las tuvo más claras, a pesar de prescindir en la primera mitad del encuentro de Dayron Blanco con pasaporte para los Juegos Panamericanos de Guadalajara en 2011. Las ganas llevaron a los tuneros a hacer las cosas un poco mejor, lástima que no pudieron materializar los deseos en el marcador. La fortuna- del portero rival les impidió la anotación en más de una ocasión. La visita no mereció mejor suerte. 

La etiqueta de favorito de los chicos de Armando Cruz quedó un tanto desteñida, más con la ausencia del capitán Armando Coroneaux y del también internacional Dagoberto Quesada, lesionado desde el partido ante La Habana. Camagüey se vio entonces obligado a cambiar el sistema de juego; no se presentaron con volantes abiertos en ataque, y parecían un equipo inocente, escasos de ideas y muy falta de liderazgo. Igual pudieron haber encontrado algún premio en una de las tantas jugadas incoherentes de este tipo de CERO A CERO.

 Mientras tanto en las gradas se reunían más de 2800 personas, entre ellas varios que hicieron el viaje desde la frontera agramontina. Sinceramente de los aspectos deportivos no me queda mucho más que contarles; salvo que al término del mismo en la guagua de Camagüey no se sentía ni la impertinencia de una mosca, mientras que los de la escuadra rival se sentían orgullosos y complacidos por lo ofrecido en los 90 minutos. 

El próximo fin de semana en Morón chocarán Ciego de Ávila-líder con 12 unidades- y Camagüey que llegó a 8. Las Tunas volverá al Ovidio Torres para esperar con el mismo “manual” a Sanctis Spíritus. El resto de la jornada del primero de marzo se completa con los duelos Cienfuegos vs. Villa Clara (8), Guantánamo contra La Habana (10), y Pinar del Río-Holguín.

No hay comentarios:

Publicar un comentario