lunes, 10 de febrero de 2014

Camagüey entre los líderes del fútbol cubano

Por: Fidel Alejandro Manzanares

Inhospitalarios se han mostrado los del equipo de Camagüey ante sus adversarios en la nueva cancha del Mineirão. Ahora sus víctimas resultaron los habaneros, favoritos  pre competencia, quienes lucieron poco ambiciosos  ante los dueños de casa en un partido de escasa  claridad de cara al gol y con las mejores ocasiones para los anfitriones.

Minas nuevamente abrió sus puertas para acoger el segundo choque del 99 Campeonato Nacional de Fútbol, aunque no con el glamour de la jornada inaugural. En esta ocasión fallaron algunas cosillas de marketing y publicidad, sin embargo las cuestiones organizativas se mantuvieron a la altura de un sol que rajó las camisetas de los jugadores en la cancha.

Con la euforia en las gradas como máxima animadora y la conga en el aporte artístico, los camagüeyanos salieron a presionar la salida rival, y nuevamente dependieron de los ataques por los laterales, aunque en esta ocasión Dagoberto Quesada se rompió el muslo derecho, y tuvo que ser sustituido por el internacional Liván Pérez a la media hora de juego.


 Ya Mandy Cruz, el DT del patio había hecho algunos ajustes a su disposición táctica tras la derrota última ante Guantánamo, y colocó por el extremo izquierdo a Ángel Horta. Para la creación dejó la tarea al capitán Armando Coroneaux, autor del único tanto del choque gracias al cobro de un penal por mano en el área rival en el minuto 27.



Pero el once de Camagüey continuó con la misma dificultad que mostraron ante Holguín en la primera fecha. Parce partido entre el centro delantero y la línea de enlace. Keyler García se ve en ocasiones muy distantes del apoyo del segundo en punta y sufre a la hora de encontrar a quién pivotear; por tal razón le cuesta mucho más encontrar el tiro certero al arco rival.


Del otro lado, los muchachos de Darien Hanssel Díaz no mostraron la mejor de sus versiones y resultaron insuficientes las ganas del volante de recuperación Daniel Luis- el punto más encumbrado de los capitalinos- para hacer fluir la salida de un equipo que sintió la ausencia, por lesión, del siempre “espectacular” y polémico Marcel Hernández.

 El joven delantero Héctor Morales tampoco tuvo un partido estable, y sintió el bajo rendimiento exhibido por el otrora crack del balompié isleño, Jaime Colomé, dedicado más a los asuntos de riñas con los árbitros que al hacer jugar a sus compañeros.

 El líder de la nave occidental se hizo expulsar a los 60 minutos por doble amonestación, en actitud irresponsable.

Del resto no mucho, salvo los encontronazos que dieron al traste con 8 amonestaciones, igual cantidad para ambas escuadras. Ahora Camagüey llegó a 6 puntos, mientras La Habana se mantiene con 4 rayas.

El Mineirão volverá a cobrar vida en la próxima presentación sabatina de los agramontinos, quienes recibirán a Pinar del Río en unos de los más atractivos duelos del 99 Campeonato Nacional del balompié cubano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario