jueves, 16 de enero de 2014

De la historia. Eliminatoria Olímpica 1984 (I)


Precedidos por una gran expectación llegaba la selección cubana a San José, Costa Rica el primero de marzo de 1984, para iniciar la triangular final con vistas a los Juegos Olímpicos de Los Angeles 1984.
Tras la histórica actuación en los Juegos Olímpicos de Moscú, la selección cubana de futbol buscaba su tercera participación consecutiva en los Juegos Estivales.
El primero de Marzo de 1983 la tropa cubana visitaba a Jamaica en su recinto de Kingston en donde se llevó una apretada victoria de un gol por cero gracias a un gol de Ramón Núñez a los 49 minutos tras recoger un pase de Carlos Loredo.
En el inicio del camino olímpico Cuba alineaba con Eugenio Ruíz, Héctor Pedroso, Carlos Loredo, Francisco Carrazana, Luis Sánchez, Francisco López, Lázaro Jiménez, Carlos González, Regino Delgado, Ramón Núñez y Jorge Rodríguez; entrando de recambio Jorge Massó y Amado Povea. Mientras que el once inicial formaba de inicio con Paul Sterling, Horace Samuels, Mark Ledlord, Byron Burton, Noel King, Thomas McClean, Hugh Bailey, Allan Aarons, Richard Murray, Paul Davis and Andrews Sinclair. Linval McKenzie y Devon Brooks ingresaban desde la banca en la segunda mitad.
Siete días después en La Habana el conjunto cubano se mostraba demoledor ante los reggae boyz los eliminó con inobjetable 4-1.
Barbados no podía con la maquinaria cubana en La Habana y terminaba cediendo con marcador de 2-0 lo que unido al cero a cero en Barbados les deparaba la misma suerte que a los jamaiquinos.

La tercera ronda deparaba una visita a Paramaribo donde los muchachos de Surinam sorprendía a los cubanos y los vencía con marcador de 1-0, la herida caló duro en el seleccionado Tricolor y en la vuelta aprovecharon muy bien la localía para asegurar su pase a la siguiente ronda con un claro 3-0.
Con la victoria sobre Surinam Trinidad Tobago surgía como el último obstáculo para llegar al triangular final y el primero de noviembre en La Habana Cuba parecía resolver la eliminatoria con un 2-0, pero Trinidad desnudó las debilidades de la selección cubana e igualó la serie al devolverle el 2-0 a los nuestro.
Con la serie empatada se debió jugar un tercer partido, el 15 de noviembre en La Habana, Regino Delgado con el único gol del partido mandaba a Cuba al Triangular final en la cual tendría como rivales a Costa Rica vencedor de Guatemala y a Canadá que había eliminado a los mexicanos.
Tocó a los nuestros abrir la eliminatoria de visita contra los canadienses el día dos de Marzo de 1984.
La expedición cubana integrada por 27 personas, entre ellas 18 jugadores estaba comandada por el Presidente de la Federación Cubana de Futbol Héctor Inguanzo y el técnico Luis Hernández llegó a San José el miércoles 29 de Febrero, acompañaban a Inguanzo y Hernández: William Bennett como asistente, así como el médico Jorge Rojas y Pedro Roche como fisioterapeuta.
Integraban el equipo: Porteros: Eugenio Ruiz y Máximo Iznaga. Defensas: Héctor Pedrozo, Carlos Loredo, Juan Francisco Caro, Rolando Rodríguez, Lázaro Ruiz y Amado Povea.  Mediocampistas. Julio Modesto Cabrera, Regino Delgado (capitán), Carlos González, Francisco González y Jorge Maya. Delanteros: Ramón Núñez, Luis Hernández, Jorge Massó, Jorge Luis Rodríguez y Jorge Azcuy.
Desde el mismo momento de su llegada se manejó que los caribeños llegaban a San José en busca de un empate algo que fue muy claro en el desarrollo del partido efectuado en el Estadio Nacional.  
Con un planteamiento totalmente defensivo, en el que se le entregó el balón al contrario sacrificándose el talento creativo de Regino en la medular y de Massó arriba, Cuba apostó todas sus monedas a defender un empate que mantuvo durante 85 minutos, apoyados en el gran trabajo de su portero Eugenio Ruiz y sus zaguero Francisco Caro y Rolando Rodríguez, sin embargo en el minuto señalado, Evaristo Coronado abrió el candado de la portería cubana y envió el cuero al fondo de las redes para darle una victoria, para algunos inmerecida, a  un conjunto local sin luces.
Cuba alineaba esa noche, además de con Ruiz en la puerta a Caro, Rolando Rodríguez, Loredo y Amado Povea en la defensa. Regino, el Chino González y Francisco López en la media, dejando en el ataque a Jorge Maya y a Jorge Luis Massó, quien fue quien más cerca de desnivelar el marcador a favor de los cubanos en una de las muy pocas ocasiones de peligro creada por los nuestros.
Por su parte Costa Rica dejaba en la puerta a Rojas; Toppins, Hines, Lacey y Ledezma formaban el cerrojo defensivo: Chavarría, Santana (Coronado lo sustituía a los 62’), Rivers (sustituido también a los 62 por Cayaso) aparecían en la medular; con Guardia, Díaz y Obando en la delantera, todos bajo la supervisión del árbitro norteamericano Socha.
Tras la derrota, los cubanos, apremiados por la falta de juegos amistosos antes de enfrentar el partido de vuelta en La Habana aprovecharon su estancia en Costa Rica para jugar contra el Club Herediano, el 4 de Marzo.
En el encuentro dirigido por el árbitro Carlos A. Sánchez; Hernández aprovechó para mover un poco su banca y mandó al terreno de juego a Iznaga en la puerta; Loredo, Jiménez, Rolando Rodríguez y Pedroso como defensas. Regino, Julio Modesto y Maya se encargaban del medio campo, mientras que Ramón Núñez, Carlos Azcuy y Rodríguez formaban el trío atacante.
Francisco López sustituía a Azcuy durante el transcurso del partido, Carlos González hacía lo mismo en lugar del jovencito Julio Modesto, mientras que Regino le daba paso a Amado Povea
Mientras que el Heredia conformaba su once inicial con González; Barrantes (Juan Carlos Masis), Ronald Marín, Gerardo Arce, Mattis; Roberto Carmona, Juan Morales (Wlliam Rojas), Rodolfo Ramírez Binns, Hernández; Camacho y Claudio Jara.
Con nombres nuevos Cuba intentó jugar diferente en el Estadio Eladio Rosabal Cordero, de la ciudad de Heredia, sin embargo la estrategia no resultó pues el conjunto tico se vio superior durante la gran mayoría del trámite, muy a pesar de que fueron los cubanos los que estuvieron a punto de abrir el marcador a los 10 minutos por intermedio de Jorge Maya.
A los 27 minutos Roberto Carmona, sólo tenía que empujar un balón sobre la línea de meta para adelantar a los del Herediano, quienes aumentaban la cuenta a los 40, cuando el mismo Carmona, aprovecha un rebote de Máximo Iznaga, tras taparle un penalti a Raírez Binns.
A los 30 Carmona completaba su Hat Trick al aprovechar muy bien un centro de Juan Carlos Masis.
Los locales pudieron aumentar la cuenta a los 33 cuando el central del encuentro sanciona un nuevo penalti en contra del conjunto cubano, tras el desplazamiento de Rolando Rodríguez a William Rojas.

Ramírez Binns buscó su revancha frente a Iznaga pero el cienfueguero volvió a leer sus intenciones y volvió a detener el disparo del jugador tico, dejando el rebote para la llegada de Claudio Jara que mandó la blanquinegra fuera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario