martes, 3 de diciembre de 2013

¿Y por qué no nosotros?


Es la pregunta que saltó inmediatamente a mi mente cuando vi el itinerario que realiza, desde el pasado mes de Septiembre el Trofeo más codiciado del Mundo: la Copa FIFA y ver que mi Cubita querida no estaba entre los países que la Copa visitaría rumbo a su destino final en Rio de Janeiro el próximo verano.
¿Por qué no nosotros? ¿Por qué no La Habana? Resulta tan doloroso ver el mapa y la trayectoria de la Copa como el estado de los campos de futbol y la atención que se le da a este deporte en nuestro país. Aun más doloroso cuando se sabe la pasión que desatan las fintas y los goles en nuestro país, para no hablar ya del Campeonato en sí, capaz de paralizar la isla de Punta a Cabo, algo que no consigue ningún otro deporte o torneo.
¿Por qué privar al cubano, futbolista hasta los tuétanos y sedientos de la Copa, de por lo menos palparla, aunque sea tras un armazón de cristal y sentir de cerca la Copa; el Mundial?, un Mundial, acaso prohibido para su selección por reglas y estipulaciones malditas y arcaicas que la priva de sus mejores valores fuera de la isla e impide el desarrollo a los de adentro, con exiguos campeonatos nacionales.
¿Por qué no nosotros? Retumba y retumba insistente en mi cabeza mientras busco razones y culpables de la afrentosa ausencia, ¿la inescrupulosa FIFA, nuestros incompetentes dirigentes, el destino o el santo copón divino? No sé, y el no saber me retuerce más la bilis, porque quisiera saber, para alzar mi dedo y voz y reclamarle, porque mi Cubita bella, porque mis hermanos futboleros han sido desplazados y olvidados, cual Campeonato Nacional de Futbol, cercado, comprimido y casi desahuciado, en versión extra-corta o flash especie de invento diabólico creado más con el objetivo de destruir el fervor y pasión futbolera, que alentarla y promover el desarrollo del balompié.
¿Por qué no nosotros? ¿Por qué? Será acaso que el ficticio regalo de la posición 47 en el Ranking de la FIFA, sea el causante de que se nos prive de una más merecida visita de la Copa, cual niño al que se le pide que escoja entre dos juguetes, solo que esta vez nadie nos dejó escoger.
¿Por qué? ¿Acaso no son suficientes los sacrificios de nuestros atletas cuyo amor por el balón les hace obviar la pésima calidad de los potreros en los que deben jugar, sin o con mucha grama y plagados de huecos que son una invitación a una fractura a cada paso que se da, es que acaso no es suficiente el sacrificio de jugar sin la indumentaria adecuada, con zapatos rotos, o remendados con esparadrapo o salir al rectángulo después de haber dormido en el suelo, o acabados de llegar después de un tortuoso viaje por las pésimas carreteras cubanas, sin haber comido o con el buche de comida aun en el esófago?
Y si el sacrificio del atleta no importa, que hubo entonces del del aficionado, ese al que no le importa la canícula caribeña de las dos de la tarde, para llegarse hasta el borde de su potrerito y de pie observar la entrega de sus ídolos, compañeros de escuela o vecinos que representan los colores de su provincia, o mandarse el viaje hasta el estadio, a dedo, en bici, a pie o en camión de caña para tener que regresarse con las manos vacías, las gargantas secas y los ojos sedientos de futbol, porque su equipo o el contrario no llegó al cotejo de marras porque las Comisión Provincial o Nacional, no les garantizó el transporte o porque simplemente los árbitros no llegaron,  tienen que hacer malabares para enterarse de los resultados de los partidos de sus equipos cuando juegan fuera de casa o del rival que pelea con los suyos por el liderato o un puesto en la clasificación.
Si pasión y sacrificios no son suficientes entonces ¿qué? Nadie tratará en La Habana de llevarse la Copa, asaltar a la comitiva de la misma o cualquier atrocidad, allí se adorará y bendecirá con toda esa sabrosura de amalgamas religiosas nuestras.
¿Por qué no nosotros? ¿Por qué FIFA? ¿Blatter? ¿René? ¿Luisito? ¿Por qué?

2 comentarios:

  1. SERÁ PORQUE HEMOS HECHO TODO TAN MAL QUE NO LO MERECEMOS, ASÍ DE SIMPLE CREO YO, UNA LASTIMA.........

    ResponderEliminar
  2. Fifa és una organización corrupta y llena de personas que solamente jugan con sus proprios interesses. O que la FIFA estas haciendo con el Brasil es un verdadero atentado terrorista. Estan excluindo las personas negras y más pobres de los estadios e de las festividades. Hay una gran cantidad de objeciones que organizaciones, jornalistas y otras personas hacen diariamente contra la FIFA, la organizacion del evento y el gobierno brasileño.

    Saludos desde Rio de Janeiro, Brasil.

    ResponderEliminar