viernes, 6 de diciembre de 2013

Porque la calidad no es suficiente.

Solía pensar que la calidad de un jugador era la llave principal para abrir su camino al éxito, a una carrera prospera, sin embargo los últimos años en los que he estado ligado muy de cerca a la carrera de los futbolistas cubanos que han decidido emigrar en busca de hacerse de una carrera profesional me ha demostrado que muchas veces que el tener grandes cualidades no resulta suficiente, aun cuando las juntes con trabajo fuerte y disciplina.
Bastaría mencionar nombres como el de Erlys García, Yenier  Bermúdez o Reinier Alcantara para ilustrar lo dicho en las primeras líneas, pero hoy quiero hablar de quien para mi, y con el perdón de mis dos ahijados, Odisnel Cooper y Andy Ramos, un par de porterazos, debería ser hoy por hoy el meta titular de la Selección Cubana de Futbol: José Manuel Miranda.
Pepe, como lo conocemos amigos y allegados, saltó a la vista pública durante el Preolípico de Tampa en el 2008, en el que se convirtió, con sus atajadas e intervenciones dentro y fuera del área en el factor determinante para que Cuba igualara a un gol con el súper favorito Estados Unidos en el partido inicial del Torneo, por lo que tras su deserción, nadie dudó que el muchacho de Matanzas estaría pronto en un equipo de la MLS. (Ver video de Pepe al final del post)
Oportunidad que llegaría pronto con el LA Galaxy equipo, que a pesar de los pedidos en los diferentes blogs y fórums del público galáctico, lo dejó ir debido a cuestiones de índole migratorio, mismo camino que correría en Chivas, equipo que sin embargo lo mantuvo bajo la mira y al siguiente año lo invitó a la pretemporada, en la cual Pepe impresionó muchísimo al punto de recibir una oferta del Rebaño, sin embargo aparecieron los intereses monetarios de su club de entonces el Hollywood United y lo que parecía un acuerdo seguro se fue por el desagüe debido a la exorbitante suma pedida por el United al equipo rayado que prefirió mirar otros rumbos.
El golpe anímico pareció hacer mella en el meta cubano, que volvió a poner números impresionantes con el equipo de Hollywood, siendo el segundo meta con más partidos jugados 15, de los cuales ganó 10 (tercero mejor en la Liga) y terminó con su vaya inmaculada en 7 (segundo mejor).
Números que sin embargo no hicieron que clubes más grandes se fijaran en él por lo que decidió aceptar la oferta del Puerto Rico United, para jugar la USL-Pro, su impacto en el equipo boricua y sus seguras tenazas acumularon 20 atajadas, que lo convirtieron en líder en ese departamento, siendo la gran figura para que el débil equipo puertorriqueño ganara uno y empatara dos de los cuatro partidos que tuvo de existencia en la USL, antes de sucumbir por problemas económicos.
De vuelta a Los Angeles el LA Blues le abría un puesto en el equipo y cuando parecía que por fin llegaba su oportunidad apareció un jovencito de solo 19 años y facultades cuestionables, pero respaldado por su padre, el entrenador de arqueros y la gerencia del equipo interesada en venderlo a un club de su país de origen: Irán y el matancero debió ve la primera mitad del torneo mayormente desde el banco de suplente, para tomar las riendas de la portería en la segunda mitad del Campeonato solidificando el sector defensivo y ayudando a los Blues en una carrera que casi los lleva a los Play Off, además de compilar excelentes actuaciones frente a la selección mexicana Sub 20 y clubs como el Comunicaciones  de Guatemala y Queretaro de México equipos contra los cuales debió lucirse atajando penalties, incluyendo uno al reconocido delantero mexicano Cuahutemoc Blanco,  para regalarle una sonrisa a sus parciales. Sin embargo ya no habría regreso para el 2013.
Su estatus migratorio volvió a ser barrera para una posible nueva oportunidad que parecía abrirse en Chivas USA tras un Try-outs en el que Pepe lució como aquel muchachito de Tampa: Impecable, pero con la madurez que le han entregado las numerosas jornadas ya vividas, sin embargo Chivas prefirió no usar sus espacios internacionales en un arquero y decidió darle el puesto a un arquero norteamericano que en los partidos que le vimos daba pena ajena, acaso más preocupado en no despeinarse su aceitado cabello que en atajar balones.
Sin club y con la esperanza de mantenerse en forma se unió al OC Pateadores equipo con el que incluso fue nombrado el mejor jugador de la Liga en el mes de Marzo y desde donde fue llamado a formar un equipo que le serviría, como juego amistoso, a la selección panameña que se preparaba para la Copa de Oro y ante ese mismo equipo canalero que perforaría la meta cubana en seis ocasiones, Pepe puso candado a su puerta con espectaculares intervenciones que motivaron incluso frases de admiración de meta titular panameño y hoy jugador del LA Galaxy Jaime Penedo.
Con una MLS casi impermeable USL Y NASL parecían los sitios idóneos para que Miranda rehiciera su carrera pero a pesar de diálogos e intentos, todos los esfuerzos fueron desechados por las mismas razones que las Chivas le había dado la espalda a principios de la temporada o por miedo a las pretensiones económicas que pudiese tener un portero experimentado.
Seguro bajo los tres palos, excelente en el juego aéreo y dominante en toda su área Pepe ha tenido hasta hoy la suerte espaldas, pero aun no  pierde las esperanzas y hoy cuando ya cuenta entre sus manos con el pasaporte que le permite no ocupar espacio de internacional en los Estados Unidos o moverse libremente por el mundo, mantiene su fe y espera que la Diosa Fortuna le muestre una sonrisa, para que el calvario termine y ocupe el lugar que se merece entre los grandes porteros cubanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario