jueves, 26 de diciembre de 2013

Historias de Reinoso: Hugo Madera, arquero para respetar

Por José Francisco Reinoso Zayas

Testimonio aquí mi admiración por un compañero de equipo nacional que estuvimos juntos durante años en una batalla no antagónica por la disputa del puesto de titular, el camagüeyano Hugo Madera, arquero para respetar.


Ambos fuimos cantera de los Juegos Escolares Deportivos Nacionales de 1966 y desde allí ganamos el derecho a estar el la Escuela Superiorde Perfeccionamiento Atlético , ESPA Nacional en 1967, ubicada donde hoy se encuentra el Club Habana, en el Reparto Siboney , del municipio capitalino Playa

Debo reseñar las extraordinarias condiciones del agramontino para defender el arco, con unos reflejos felinos, potencialidad en los saques de meta y de pies, así como en los saltos, entrega al entrenamiento y habilidad con el balón, por lo que jugaba entonces de manera moderna al eludir a jugadores contrarios

Los dos trabajamos muy duros en las prácticas y hasta nos quedábamos después de su finalización con algún que otro jugador de campo para pulir determinados aspectos en los que considerábamos tener alguna s dificultades.

Tal vez a Hugo le faltó integrar todas sus virtudes y lograr un poco de paciencia a la hora de tomar determinadas decisiones pues se mostraba, a veces muy impulsivo en las salidas para interceptar los centros aéreos.

Por ahí, pienso estuvo el detalle que inclinó en muchas competencias la balanza para que los entrenadores me utilizaran regularmente en torneo Centroamericanos y del Caribe, lides continentales, Eliminatorias para campeonatos del Mundo y en una de las dos ediciones en que participamos en Juegos Olímpicos, la de Montreal-76, pues en Moscú 80, Hugo se erigió en indiscutible titular

Mantengo muy gratos recuerdos de aquella controversia, llevada también por los aficionados de todo el país, y de manera especial por los de Camagüey y Villa Clara, quienes comentaban de uno y otro, pero ello no incidió negativamente en nuestra amistad y sin dudas constituía un acicate para dar lo mejor de cada uno en las oportunidades recibidas en los juegos de preparación.

Por todo ello, hoy cuando ya no competitivos y el entrena a jóvenes talentos, tanto masculinos como a muchachas en su natal Camaguey, estas palabras son de reconocimiento y de agradecimiento a uno de los mejores portero de todos los tiempos en nuestro país, a Hugo Madera, un arquero para respetar. (Tomado del Grupo, Por amor al fútbol cubano y mundial)

No hay comentarios:

Publicar un comentario