martes, 31 de diciembre de 2013

El fútbol tunero ya tiene sus coordenadas

Escrito por Raynol Paz Carmenate
La presencia del mundialista sub-20 Sandy Sánchez bajo el arco de Las Tunas parece darle al once local la dosis de estabilidad que necesita, para encarar el mayor reto de los últimos años: intentar escapar de la enigmática Segunda División del Fútbol Cubano.

Ante las ya confirmadas ausencias por lesión del defensa central Édgar Márquez y del portero de la Selección Nacional, Julio Ramos, el Cuerpo Técnico que encabeza ahora Manuel Cutiño podrá contar por primera vez con los servicios del talentoso arquero, designado Novato del Año por la prensa especializada en el territorio luego de su histórica participación en la Copa Mundial para menores de 20 años, efectuada el pasado verano en Turquía.

Esta vez, los tuneros tendrán que buscar el pase en el Torneo de Ascenso, después de ocupar el lugar once de la pasada versión y quedar fuera del "Clausura", en la enésima improvisación del fútbol doméstico. Porque seis partidos para una primera vuelta que indica el camino a casa a ocho conjuntos, y deja a otros tantos en disputa de la corona en poco más de 20 encuentros, no es para nada la manera de soñar con un mundial.

Menos, si se pretende elevar el nivel de juego procurando no estar de vacaciones en fechas FIFA y concretar la inserción de atletas en ligas extranjeras, para decirlo en términos de la Asociación de Fútbol de Cuba.

Las Tunas no escapa a esta realidad que vive el más universal y asistirá a la lid falto de juego por la carencia de topes, y con limitaciones materiales que se repiten tras cada convocatoria nacional.

La incorporación de los zagueros Rafael Adán y Geiser Blanco despeja las interrogantes de una zona defensiva poco segura el pasado año, al tiempo que la estabilidad en las líneas de juego, comandadas en la media cancha por el internacional Dairon Blanco y en la delantera por Geovanis Ayala, pretende ser arma suficiente para que el "Ovidio Torres" de Manatí aparezca en escena el próximo 25 de enero, fecha de inicio del 99 Campeonato Nacional de Primera División.

De no hacerlo, la imponente cancha conocida como La Danzonera pudiera pasar desapercibida, sin acoger partidos nacionales por vez primera en 28 años. Por consiguiente, el ostracismo y la falta de evolución técnica de muchos atletas con talento, pudieran amenazar seriamente al fútbol local.

Aunque nadie imagina eso, especialmente en Manatí. La tragedia vivida hace diez meses parece cosa del pasado y la nueva propuesta futbolística muestra una versión más dinámica y explosiva sobre la cancha, a tono con el nivel de esta selección.

Sancti Spíritus indica el norte

La central provincia espirituana acogerá del 14 al 20 de enero a los 8 equipos que disputen dos plazas directas para la máxima categoría. Las Tunas aparece en la llave B junto a los elencos de Isla de la Juventud, Matanzas y los anfitriones; mientras que en el grupo A jugarán Granma, Santiago de Cuba, Artemisa y Mayabeque.

Los dos primeros de cada apartado avanzarán a una semifinal cruzada y los que emerjan vencedores de esta instancia habrán subido un peldaño en el difícil ascenso del balompié cubano.

El 2013 termina y sus grises recuerdos quedan definitivamente atrás, al tiempo que el nuevo año dejará lista la escena para que Las Tunas ensaye teñirlo de verde y rojo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario