lunes, 21 de octubre de 2013

Noche de revanchas.


Fue, la del sábado, una de esas noches, en las que los seguidores del futbol cubano nos frotamos las manos y saboreamos la calidad y el buen futbol de nuestros jugadores y fue la del sábado aun más especial pues fue una noche en la que dos de nuestros jugadores más talentosos y hasta cierto punto subvalorados por sus equipos, tomarse una especie de revancha y levantar una vez más la mano reclamando mayor protagonismo dentro de sus equipos.
Yordanis Alvarez, la manija del mediocampo.
Pocos, muy pocos dudan tanto entre fanáticos y conocedores del futbol que el muchacho del Reparto Reina tiene el talento necesario para ser titular indiscutible en cualquiera de los equipos que hoy en día participan en la MLS, sin embargo, la oportunidad no llega o llega a cuentagotas.
Condenado a la suplencia a favor de un ícono de su equipo y de la MLS: Kyle Beckerman, la calidad y nivel futbolístico del nuestro no tiene nada que envidarle al capitán del equipo del Real Salt Lake, sin embargo la historia tiene un gran peso a la hora de conformar el once inicial y es el de las trenzas el que siempre termina ocupando el puesto en el centro del campo.
Este fin de semana en uno de esos extraños giros del destino, el coach del Real Salt Lake introdujo un cambio que mucho se le ha pedido y colocó como inicialista al Yordan haciendo pareja con Beckerman, y el cienfueguero, como siempre lo hace cuando le dan la oportunidad, cumplió con nota sobresaliente.
Fue Alvarez quien llevó la manija del mediocampo, recuperando balones a diestra y siniestra (15 en total), poniendo la pausa y distribuyendo juego con una precisión pasmosa al punto de completar casi 70 de los 82 pases que intentó en la noche, siendo el factor decisivo para que su equipo controlara la posesión del balón durante la mayor parte del partido, algo que le valio para ser nombrado una de las figuras del encuentro por parte de los analistas de la MLS y que de no haber sido por las tres atajadas in extremis de Nick Rimando hubiese terminado siendo nombrado el mejor jugador del juego.
Se soltó la Bestia.
Yaikel frente al FC Edmonton, equipo al que le anotó su primer gol como Strikers
Cuando usted habla con alguien sobre Yaikel Pérez las opiniones sobre el temperamento del capitalino abarcan una amplia gama de opiniones, pero cuando se habla estrictamente de futbol, la opinión es unánime: “es una BESTIA” y es que Yaikel, para mí el delantero cubano más recursivo y talentoso, además de su talento innato para jugar al futbol vive y respira futbol, no se anda con medias tintas cuando pisa el gramado y se entrega al 120 por ciento en todo momento.
 Con el físico de un tanque, pudiera parecer pesado o torpe cuando se le ve a la distancia, pero ya en el  terreno esa imagen queda disipada inmediatamente, pues el capitalino no es solo fuerza y entrega, es genialidad y talento con el balón en los pies, capaz de frotar el genio que lleva en sus botines y sacar una jugada que puede ser firmada por cualquiera jugador de renombre.
Es Yaikel un “9” “raro” pues a pesar de su instinto y sed goleadora no es el clásico 9: egoísta y vago que solo espera que le entreguen el baló al pie” Yaikel se entrega por completo, trabaja para el equipo, se convierte en el primer defensor, baja y se pone el overall cuando los balones no le llegan se inventa sus propios espacios en el camino al gol y con una calma de “10” es capaz de entregar a un compañero un gol servido cuando pudiese pensarse que él mismo trataría de finalizar lo que creó.
Es por ello que resulta difícil creer que el capitalino solo tuviese un gol en la presente temporada, cifra que pudiera resultar llamativa para aquellos que no tienen la oportunidad de seguir sus partidos cada sábado, pero para quienes lo seguimos, ya sea a retazos o durante los 90 minutos no nos asombra en lo absoluto, ya que hemos sido testigo de la mezquinidad, a la hora de repartir balones del mediocampo del Fort Lauderdale Strikers que en los tres partidos previos al del pasado sábado apenas si le hizo llegar balones a Pérez quien se vio forzado a llegar en múltiples ocasiones hasta el círculo central o el mediocampo de su equipo para buscar balones y él mismo crearse las pocas oportunidades que había tenido.
Pero la revancha llega y este sábado los dioses del futbol fueron generosos con el cubano, primero a los 19 minutos en una jugada casi antológica, un centro templado a media altura llegó retrasado para la Bestia que se internaba a toda velocidad por el centro, agarrado a contra pie, Pérez giró su cuerpo y de chilena trató de buscar el marco, pero su remate mordido se fue desviado.
A los 43, una nueva jugada desde la banda, centro al corazón del área, Yaikel le gana en el salto a su defensor y al meta para de cabeza y bombeadito mandar el balón al fondo de las mayas para el 2-1 a favor de su equipo.
A los 63 volvía el nuestro a hacer funcionar el marcador otro desborde por la banda centro a media altura y Pérez apareciendo como un fantasma entre el lance desesperado del portero rival y los defensores rivales para cambiarle el palo y anotar su segundo de la noche, gol que sirvió además como su despedida pues apenas terminada la celebración y con el marcador 4-1, fue sustituido bajo la ovación de los más de 4 mil aficionados reunidos en el Lockhart Stadium de Fort Lauderdale.

No hay comentarios:

Publicar un comentario