lunes, 1 de julio de 2013

Yordanis celebra regreso con un golazo.

Yordanis Alvarez fue la figura de su equipo este fin de semana frente al Toroonto FC
 
Quienes conocemos al cienfueguero sabemos que los dos últimos años no han sido del todo felices para él muy a pesar de haber logrado el sueño de jugar en la MLS.
 
Acostumbrado al juego diario a ser factor en los partidos el banco de suplentes es una especie de camisa de fuerza que le ahoga y le quema por dentro, aun más cuando su nivel futbolístico ha crecido como ola de huracán caribeño.
 
De poco han servido actuaciones sobresalientes cada vez que pisa el gramado, la costumbre y la tradición han podido más que los aires refrescantes que aporta el cubano, para el coach  del Real Salt Lake que mantiene inamovible a Kyle Beckerman como titular en la posición del cubano.
 
Remover a Kyle, toda una institución dentro del club es tarea ardua y eso el Yordan lo sabe, por lo que aprovecha cada minuto que le regalan para retribuírnoslo con esa clase magistral que acompaña a sus zapatos.
 
Toronto pues no sería la excepción y allí dejaría su marca y otro llamado de atención sobre su persona, aprovechando su entrada en el once incial, algo recargado sobre la banda, el Yordan fue una autentica pesadilla para el cerrojo defensivo del equipo local que vio como el oriundo de Cienfuegos lo abría con un latigazo desde fuera del área.
 
Corría el minuto 45 cuando, Olmes García, recibe un balón dentro del área y viendo desmarcado en los linderos del área al Yordan le retrasa el balón para que el nuestro apretara el gatillo del callón que carga en su pierna derecha para de tres dedos y cruzado soltara un misil que fue a acariciar la redes del Toronto para el uno a cero.
 
La emoción por el gol dio paso a un vuelco en el corazón al ver las lágrimas de nuestro muchacho por la conquista.
 
Fue este el primer gol de Yordanis en la MLS y fue además el primer gol que su equipo logra marcar en la casa del Toronto, además de servir para apuntalar a los suyos en el primer lugar de su conferencia.

1 comentario: