viernes, 19 de julio de 2013

Un último aplauso para un ídolo cubano





En algún momento de los diez próximos días, un pilar de la selección cubana saldrá por última vez de la cancha.

El veterano guardameta Odelín Molina no sabe si su despedida llegará cuando termine el choque de cuartos de final de la Copa Oro de la CONCACAF que enfrenta este sábado a su país y a Panamá en Atlanta, si será después, en semifinales, o en la propia final del 28 de julio, en Chicago. De cualquier modo, Molina, que cumple 39 años en agosto, colgará los guantes cuando suene el pitido final de uno de esos duelos.

A principios de esta semana el portero habló de su inminente retirada, y una lágrima le recorrió la mejilla. "Va a ser muy triste para mí", confesó a FIFA.com. "Ojalá pasemos a la siguiente ronda. Personalmente, yo sé que lo daré todo, y también mis compañeros dentro del campo". Y continuó: "Es duro. Me duele retirarme. Es un momento muy difícil para mí".

Puede que su nombre no suene mucho fuera de la zona norteamericana, centroamericana y caribeña, ya que no juega en un país de gran tradición futbolística ni que llegue habitualmente muy lejos en la competición preliminar de la Copa Mundial de la FIFA™. Cuba es más conocida por el béisbol, o incluso por el boxeo.



Sin embargo, Molina ha protagonizado una extensa carrera. Es un habitual del combinado absoluto desde que vistió por primera vez sus colores, en mayo de 1996, en un clasificatorio mundialista que su equipo ganó 1-0 ante las Islas Caimán. Su trayectoria internacional incluye 25 partidos de la competición preliminar de la Copa Mundial de la FIFA y 14 encuentros de la Copa Oro, distribuidos en seis ediciones del torneo, un récord. Durante todo este tiempo ha estado a las órdenes de siete seleccionadores.

Sus momentos de mayor orgullo en la Copa Oro se produjeron hace más de un decenio. A los 27 años, en 2002, Molina rindió a un gran nivel y contribuyó a que Cuba plantase cara a Estados Unidos y la República de Corea. Los norteamericanos, que jugaban en casa, tuvieron que emplearse a fondo para doblegar por 1-0 a la formación caribeña, mientras que los asiáticos fueron incapaces de pasar de un empate a 0-0. Un año más tarde, mantuvo su puerta imbatida en el histórico triunfo por 2-0 sobre Canadá.

Esa fue la última vez que Molina se quedó sin recibir tantos en un partido de la Copa Oro, y también su última victoria, antes de la goleada por 4-0 de esta semana ante Belice, que abrió las puertas de los cuartos de final.

"Es un gran jugador, y un gran atleta, que ha sido un sostén para nosotros dentro del terreno de juego", señala el delantero cubano José Ciprián. "Ha ayudado a todo el mundo en el plano individual".

El zaguero y capitán Jorge Luis Clavelo también agradece la aportación del curtido meta. "Yo estoy muy tranquilo teniéndolo a él en la defensa", afirma. "Consideramos que nos da una seguridad que siempre está ahí. En cuanto a su próxima retirada, obviamente es muy triste, aunque es algo que contemplamos con optimismo. Él es una de las claves del avance del fútbol cubano".


Una carrera como técnico


Molina aspira ahora a dar el salto a los banquillos, y su objetivo último es hacerse cargo de su amada selección cubana. "Jugar al fútbol o trabajar en el fútbol es lo único que conozco en la vida”, indica. "Después de retirarme, mi sueño es convertirme en entrenador de la selección, no en el entrenador de los porteros, sino en seleccionador. Ese es mi sueño".


Molina dice que ha aprendido muchísimo sobre el fútbol, al ver prácticamente todo delante de él. "Estar detrás en el campo, detrás de los jugadores, en la portería, me ha preparado para ser entrenador", apunta. "Desde mi posición puedo ver el campo y dar instrucciones a los jugadores. Jugar tantos años de portero me ha preparado para ser un buen entrenador".
En opinión del seleccionador cubano, Walter Benítez, la transición a un puesto de técnico no le planteará ningún problema, y lo analiza del siguiente modo: "Creo es muy fuerte. Nos ha dado muchísima confianza al respaldarnos… Si vuelve como técnico, o ayudante, podría ayudarnos muchísimo. Tenemos dos porteros jóvenes, así que pienso que sería una ayuda tremenda para el equipo".


Y es innegable que este martes los cubanos estuvieron inspirados. Necesitaban imponerse por cuatro goles en su compromiso del Grupo C para acceder a cuartos, y eso fue exactamente lo que hicieron en East Hartford. "Para mí, fue como ganar el Mundial", dice el centrocampista Ariel Martínez, quien firmó en ese partido su primera tripleta con la selección. "Fue un gran logro para nosotros, y me hizo muy feliz".

Jeniel Molina marcó el tanto decisivo a los dos minutos del tiempo añadido, y todo el banquillo cubano irrumpió en el campo para festejarlo. "Creemos que es el mejor partido de la historia de la selección nacional", afirma Benítez. "Nos emocionó muchísimo conseguir este resultado. Nos sentimos muy orgullosos de lo que hicimos. Abrazamos nuestra camiseta cubana, nuestra bandera cubana".

Odelín Molina, cuya contribución ha sido tan crucial para la causa de Cuba, aspira a enarbolar la bandera y lucir la camiseta una vez más con distinción este sábado. (Tomado de FIFA.com)

3 comentarios:

  1. Se nota que el tiempo no pasa por gusto. Recuerdo otras actuaciones en copas de oro de Odelin y no habia nadie que dijera nada malo del cubano, siempre lo elogiaban y decian que era un arquero de clase mundial. Lamentablemente en esta copa de oro se ha comido al menos dos goles que estoy seguro que en otra epoca los hubiese atajado. De todas formas para mi sigue siendo uno de los mejores arqueros que ha dado cuba en los ultimos tiempos. Carlos.

    ResponderEliminar
  2. Mario lo felicito por ese escrito, Molina necesita en este momento cuando su vida deportiva ya llega al final, ese reconocimiento de todos los que amamos el futbol, y amamos a nuestra selección, ¿Por que estara ahi con 39 años? ¿Por que no lo habran reemplazado luego de los 4 goles? Quizás porque es quien mejor puede en este momento defender la puerta cubana. Y mañana lo mismo haga un partidazo o nos hagan 4 goles, Odelin Molina ya tiene una historia en nuestro Futbol.-- Y tener en cuenta que si nos hacen 4 goles no solo se los hacen a el, se los hacen al equipo, y eso se debe tener bien presente, pues muchos de los goles se los han hecho a no menos de 5 metros, ¿acaso los que lo cuestionan saben lo que es que le tiren a menos de 5 metros?.-- Por sus virtudes como jugador, como compañero, y como hombre: Honor a quien honor merece.

    ResponderEliminar
  3. Bueno Rey, hay que darle las gracias a la FIFA por el articulo, que fue de donde lo tomamos para el BLOG :)

    ResponderEliminar