lunes, 15 de julio de 2013

BETO: “Para llegar a la selección pase mucho trabajo”



 Por: Mario Herrera
 Alberto Gómez Carbonell nació en Guantánamo en 1988, Celebra sus cumpleaños cada doce de febrero. Desde los once juega fútbol. Hoy representa a su provincia, y a Cuba.

 “Practiqué varios deportes cuando niño, pero me decidí por este (…) fue el que más me gustó y gracias a esa decisión estoy hoy con la selección nacional (…)  Había un terrenito por allá y casi siempre era lo que jugaba.”

 “Hubo unos juegos escolares por Cienfuegos. Allá el entrenador Manuel Rodríguez me captó. Después me avisaron y esperé para venir a La Habana (…) El cambio fue radical. Nunca me alejé de mi madre antes, ni estuve albergado, pero estar ahí era mi sueño, así que dejé todo atrás.”

 Esto ocurrió en 2005. “Beto” llegó a la capital para debutar con la selección nacional sub-17, donde llegaron a la fase final de CONCACAF. La Hexagonal se jugó en Costa Rica pero no logró el objetivo. Tuve tiempo de ver a esos muchachos en un partido de preparación en el estadio Pedro Marrero contra la sub-20 de Leonel Duarte, Kiki Villaurrutia y Roberto Linares. Perdieron 1-0. Pero valió la pena ver ese grupo. Desde entonces me llamó la atención que el “cerebro” fuese tan bajito. No fue a mí solo. Este equipo realizó una base de preparación en Argentina y prensa especializada habló maravillas del “10” cubano.

 “Entrené duro. El equipo tuvo una buena preparación para esa eliminatoria, por eso hablaron bien de nosotros.” Para llegar a la Mayor pasé mucho trabajo. Los técnicos me discriminaban por mi tamaño (1.65m) pero siempre quise ganarme el lugar, y me llegó en 2009 aunque jugué realmente en 2011, en la Copa Oro”.

Hablar de esa Copa Oro 2011 no le resultó agradable. No es para menos: Cuba anotó un gol y recibió… dieciséis. “Fue doloroso, pero imagina, fuimos del Campeonato Nacional para allá sin mucho tiempo de entrenar. De un nivel a otro muy alto y aún así peleamos con amor”.
 El 2012 fue año de eliminatoria mundialista. Seis partidos, cinco derrotas, un empate, un gol anotado, diez recibidos, cuatro jugadores abandonaron la selección en Canadá, dos aquí.

“Alexander González (Director Técnico de la selección en ese momento) hizo un buen trabajo, solo no nos salieron las cosas, tuve la suerte de anotar el único gol de Cuba en la eliminatoria. La Copa del Caribe nos propusimos ganarla para despedir el año con una buena imagen. Walter Benítez (Director Técnico que sustituyó a Alexander González) mejoró algunos detalles. El viaje fue muy pesado, no pudimos descansar casi y perdimos el primer partido, pero nos repusimos y ganamos los demás. No tuvimos el recibimiento que creímos. Es la primera vez que Cuba ganaba este evento.”

 Considerado el Mejor Futbolista de Cuba en 2012 “… es un reto y lo más lindo que me ha pasado en mi carrera deportiva. Solo espero poder representar de nuevo a mi país ahora en la Copa Oro lo mejor posible.”

Y así me despedí de este pequeño gigante, humilde, de pocas palabras y mucho fútbol, que se siente cómodo lo mismo como “10” que en una posición más atrasada, “lo importante es jugar donde haga falta,” Le deseé suerte. Por cierto, llevará probablemente en un brazo de su uniforme, un brazalete con una “C”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario