martes, 25 de junio de 2013

Sin respuestas.


Así se mostró la selección cubana Sub 20 de futbol en su partido de ayer en su derrota tres cero frente al conjunto de Nigeria, un marcador que se quedó muy corto ante lo visto en el gramado del Kadir Has Stadium.

Tras un arranque soporífero en los que Cuba dominó el balón durante casi minutos con pases horizontales, cortos y hacia atrás ante una Nigeria que no parecía interesada por el partido el conjunto africano arrancó y fue indetenible para la zaga cubana que no sintió lo mucho, sino lo tupido del ataque nigeriano.

Las Águilas volaban, mientras que nuestros Leones apenas podían mantener el paso, dos goles en apenas 4 minutos fue una puñalada demasiado fuerte para nuestros jóvenes guerreros, que de ahí en lo adelante estuvieron con el pie en la reversa durante todo el partido sin encontrar respuesta al ataque verde.

Nigeria desnudó hasta los huesos las lagunas de la defensa cubana, claramente falta de un mayor trabajo en esa zona, con sus delanteros apareciendo una y otra vez sólo dentro del área justo en frente de la portería y frente a un Sandy Sánchez indefenso, y que curiosamente no tuvo que realizar ninguna atajada espectacular, debido a la mal puntería de los jugadores adversarios.

Cuba, como de costumbre se volvió, monótona, con pases largos siempre buscando a que algún delantero lograra escaparse de la marca de los dos centrales nigerianos y buscara el arco contrario, tarea en la cual, San-San” se volvió nuestro principal surtidor de pelotas con sus largos saques de meta.

Cuba nunca entendió que a un equipo de tanta movilidad hay que jugarles de primera con paredes, pues de lo contrario se acomoda demasiado rápido y se adelantan a cualquier intensión ofensiva algo que se vio claramente en las pocas veces que los nuestros trataron de crear algo ofensivamente, en los largos tramos de su monótono control del balón.

Fue Cuba ese equipo que ya conocemos, o como lo definían los narradores ingleses, de gran una capacidad técnica pero de gran anemia táctica, ya que tampoco, desde el banco González Triana tuvo un jugador que pudiera cambiarle la cara al partido y sus cambios solo fueron posición por posición.

Para Cuba y sus seguidores fue una tarde dolorosa, donde tuvimos que sufrir cada minuto al borde de la zozobra, con la angustia de que nuestro marco cayera ante cada embate nigeriano, pero fue también una para sentirse orgullosa de sus Leones, que con las armas que tenían a mano trataron de plantar cara a un equipo muy superior, lleno de jugadores experimentados, mejor preparados y acostumbrados a este tipo de torneos.

Cuba no se quitó y los muchachos como a lo largo de todo este proceso demostraron ese inmenso corazón que tienen para enfrentar la adversidad, Cuba cayó sí, fue goleada, también pero yo, aun en el dolor de la derrota, aun me voy contento pues mis muchachos aun con sus deficiencias y limitaciones lo dieron sobre el campo y demostraron que pase lo que pase, siguen siendo los Leones del Caribe.

1 comentario:

  1. El técnico González Triana está muy claro que tiene una capacidad muy limitada, aún más si se trata de un mundial. Jugamos contra Nigeria, campeón de Africa tanto en súb-20 como a nivel mayor. Una selección con algunos jugadores formándose en Europa, sin embargo la mayoría de estos muchachos juegan en la Liga nigeriana, que de todos modos es superior a la cubana y aunque con una modesta inversión, es profesional.
    Sin embargo, a este nivel súb-20 el talento ya lo traen los muchachos, todo es cuestión de colocar un buen cuerpo técnico a cargo que les enseñe a jugar con clase mundial a estos jóvenes, y esto definitivamente no lo puede hacer González Triana. Pudimos notar su inexperiencia y poca categoría (con todo respeto) en el partido contra Corea, el partido se pudo hacer ganado pero Triana inexplicablemente optó por replegar todas las líneas.
    Contra Portugal auguro otro resultado negativo, más que lusos empataron contra coreanos y se juegan la clasificación.
    Los fogueos de la súb-20 no anduvieron mal aunque pudieron ser mejores, pero el punto negativo principal acá es el entrenador. Es un mundial, van los mejores en la categoría, pero lastimosamente Cuba no tiene para contratar a un técnico experto fuera de Cuba que pudo haber dirigido a esta joven "Sele" mucho mejor de lo que la dirigió Triana. Tal vez se le pudo haber sacado el empate a Corea, tal vez se le pudo haber pegado un susto a Nigeria o a Portugal.
    Triana tiene suficiente mérito con haber alcanzado la clasificación a Turquía. El mérito tal vez radicó en vencer a Costa rica, porque los triunfos contra Canada y Nicaragua pués así debieron ser con todo y nuestras limitaciones. Y luego, pués claramente quedamos cuartos tras perder contra E.U.A. y El Salvador.
    A cruzar los dedos a ver si no somos goleados por los portugueses y al menos no quedamos de últimos en la tabla mundialista.
    ¡Nos falta mucho todavía!

    ResponderEliminar