lunes, 29 de abril de 2013

De Puebla a Turquía, ¿pasaje al futuro?


Por: Fidel Alejandro. (http://mipuntodepenalty.wordpress.com)
No lo puedo ocultar. Siempre que hablo del progreso del fútbol cubano me muestro escéptico, y desgraciadamente creo que razones no me faltan; aunque  en el fondo y en la superficie de mi ser, deseo la evolución en mi país de este deporte, el más practicado a escala planetaria.
A finales del año anterior, y más recientemente aun, la vida me dio dos “galletas” sin manos: Cuba resultó Campeón de la Copa del Caribe por primera vez; y la selección Sub. 20 clasificó al Mundial de Turquía de la categoría. Así que cada mejilla cogió lo suyo.
Que buenas noticias me dije, más por la de los muchachones del conjunto juvenil que son la perspectiva inmediata de nuestra  nación en este deporte. De la Copa del Caribe no me hice muchas ilusiones pues el nivel de la competición fue realmente bajo. Tuve la oportunidad de ver el partido por la discusión del título ante Trinidad y Tobago. Conclusión: 90 minutos de bajo perfil.

Ahora bien, nuestros futuros representantes en Estambul, en la reaparición de futbolistas  cubanos en justas múltiples  (Cuba no participaba en un Mundial desde que las Sub. 17 participó en Italia 1991) sí me sacan un tanto de la incredulidad con respecto a las posibilidades de lograr tener futbolistas de una talla capaz de disimular  los papelazos de nuestra selección mayor, al menos en el área de la Confederación Centroamericana y del Caribe, CONCACAF.
La victoria enPuebla ante Costa Rica, selección que nos ha dado más de una clase de buen fútbol, y que nos borró del mapa en la eliminatoria pasada en esta categoría, gracias a un soberbio  marcado de 6-1 en contra, me supo a esperanza pues más allá del boleto clasificatorio, la demostración de los antillanos impresionó a muchos por su mejoría en las cuestiones técnico-tácticas.
Ya los muchachos del ex técnico de la selección mayor, Raúl González Triana, habían demostrado su poderío en la primera eliminatoria del Caribe, y dieron  la estocada final en tierras mejicanas donde batieron los pronóstico y sacaron de toda posibilidad a favoritos precompetencia     como Canadá y los propios ticos.
A esta generación al parecer le recordaron que en el fútbol se vale anotar goles, así que nueve de sus integrantes marcaron al menos en una ocasión en portería contraria. Una nota muy llamativa si tomamos en cuenta que es precisamente la capacidad goleadora la característica más esquiva de cualquier equipo cubano de los últimos años.
En entrevista concedida al programa Panorama Deportivo de la emisora Radio Rebelde,  el Vicepresidente de la Comisión Nacional de Fútbol, Antonio Garcés, se mostraba muy contento con el resultado de los jóvenes en tierras aztecas, y reflejaba el buen trabajo de los entrenadores con este elenco.
Garcés se refirió  además a la posible colaboración e intercambio con el balompié brasilero para foguear a los menores de 20 años antes de afrontar  el magno evento en predios turcos que exigirá el máximo nivel competitivo. La justa nos reservó una “bobería”, y seremos acompañados por Portugal, Corea del Sur y Nigeria en la misma llave clasificatoria.
Pero el asunto no puede quedar en lo de la clasificación mundialista y  el posible fogueo internacional con equipos sudamericanos de octava categoría, como aquellos a los que nos enfrentamos previos a la última Copa de Oro. “Magnífica” preparación para un evento donde encajamos más de una docena de goles en contra en apenas tres juegos.
¿Acaso estamos dispuestos a perder nuevamente otra generación de atletas de esta disciplina, condenándolos a perder su talento en el insípido Campeonato Nacional?
¿Es que nadie se percata que el desarrollo de un deporte como el fútbol, que cuenta con la más poderosa y organizada infraestructura de todos las disciplinas, no puede desarrollarse despaldas al mundo, prácticamente en taparrabos?
Seguir engañados resulta doloroso. Si bien es cierto que el béisbol es y será nuestro deporte nacional, no me falta razón cuando les comento que el mayor sueño de millones de ciudadano de este  país es ver a Cuba en un Mundial de Fútbol.
Echarle la culpa a la comercialización me suena hasta ofensivo, cuando tras ella se esconde una absurda justificación que solo da al traste con la deserción de los atletas.
Necesitamos crear mecanismos para que nuestros imberbes practicantes logren realmente subir el techo del balompié de La Mayor de las Antillas, porque, al menos por el momento, lograrlo en territorio nacional es Misión Imposible.
Tal vez jamás tendremos a Messi, Ronaldo o Sneijder, pero no podemos darnos el lujo de prescindir de este idioma universal, de este deporte que apasiona lo mismo a un esquimal que a un indio del Amazonas.
Desde 1934 en la edición de Italia, Cuba no asiste a una Copa del Mundo. En los dirigidos por Triana ahora se cifran nuestras esperanzas. Ya para la justa de Brasil 2014 quedamos si pasaportes, habrá que esperar si para  Rusia, cuatro años después, el destino les reserva a esta hornada de futbolistas un sitio, pero Turquía podría ser la primera escala.




2 comentarios:

  1. El equipo tiene el talento para brillar, pero como todo diamante hay que pulirlo . Ahí cae la preparación que puedan tener antes del comienzo del mundial y la categoría de los equipos que se enfrenten antes del mundial. Considero que pasar a 8 de final es un sueño hoy en día y que no esta en sus manos. Pero puede llegar a ser muy posible que pasen a la siguiente robada dado que pueden sacar un saldo favorable en el primer juego. Digo esto porque Cuba innaurara el mundial. Esos partidos de innauracion son algo extraños.

    ResponderEliminar