jueves, 18 de abril de 2013

Blatter: “en Cuba el fútbol es más importante que el béisbol en estos momentos”

 Texto: Osmany Torres. Fotos: Roberto Suárez
La visita del presidente de la FIFA a Cuba ya es historia. Luego de 13 años sin visitar la isla, en algo más de 24 horas el suizo Joseph Blatter cumplimentó una ajetreada agenda que le llevó a dialogar con autoridades deportivas de la nación, visitar la zona donde se emplazará la primera cancha sintética del país, recorrer las instalaciones de la Escuela Nacional de Fútbol Mario López y ofrecer una rueda de prensa para comentar sobre los motivos de su visita. Por si fuera poco, horas antes de tomar su vuelo rumbo a Panamá el máximo rector del fútbol mundial conversó con Raúl Castro, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros.

El presidente de la FIFA llegó a La Habana el martes en la tarde y el miércoles en la mañana comenzó a cumplimentar sus actividades calendariadas con un encuentro con el presidente del COI José Ramón Fernández. Del diálogo con Fernández saldría Blatter impresionado por la inclusión del fútbol en los programas de enseñanza escolar y secundaria.

Su segunda parada en la agenda lo llevaría hasta la barriada de Puentes Grandes, cuna de grandes futbolistas en la etapa prerevolucionaria y sede de la cancha “La Polar” donde con apoyo de la FIFA se construirá el primer terreno sintético del país. A su llegada a la instalación Blatter se encontraría con un grupo de veteranos jugadores cubanos que desde horas tempranas le esperaban para compartir en breves minutos el amor por un deporte que no entiende en barreras idiomáticas, raciales o sexuales.


Ante la mirada atónita de decenas de vecinos de la zona, autoridades futbolísticas de la isla y miembros de la comitiva acompañante, Blatter se desenfundó el saco para mover la primera pala de tierra de lo que será la primera cancha artificial de la isla. Entre los incesantes flashes de las cámaras fotográficas y las preguntas de los periodistas asistentes, el presidente de la FIFA conversó con glorias del fútbol nacional como Julio Blanco, Manuel Bobadilla, Francisco Fariñas, y otros.

En un breve acto, uno de los organizadores de la Liga de Veteranos de “La Polar” le explicó a Blatter la organización de las competiciones organizadas por el grupo y los requerimientos para jugar en el campeonato. Impresionado por el movimiento y la normativa de que para participar en los torneos se debe superar los 63 años el presidente de la FIFA bromeó con ser incluido en uno de los equipos participantes.

El tiempo apremiaba y Blatter se despidió de los congregados en la vetusta cancha de Puentes Grandes dejando numerosas imágenes para el pequeño museo de la instalación. Su siguiente parada, la Escuela Nacional de Fútbol Mario López. Allí observó desde la distancia como la selección sub.20 continúa su preparación rumbo al mundial de la categoría a celebrarse en Turquía en junio próximo. Lastimosamente se desconocen detalles de esta parada pues la prensa no tenía permitido asistir a la actividad.



Al medio día todo estaba listo para la rueda de prensa de Blatter. En el salón 1930 del Hotel Nacional estaba toda la prensa acreditada para escuchar las declaraciones del presidente de la FIFA. El primero en tomar la palabra fue el presidente de la Asociación de Fútbol de Cuba (AFC), Luis Hernández, quien atribuyó la visita de Blatter a un compromiso pactado desde 2011 como parte de las actividades por el centenario de la disciplina en la isla. Hernández aprovechó el momento para celebrar el apoyo de la FIFA para elevar el nivel del fútbol cubano a través de los distintos programas de desarrollo implementados a lo largo de los últimos años.

En nombre de la CONCACAF el presidente de la organización Jeffrey Webb agradeció la visita de Blatter a la región, hecho que demuestra al mundo la intención de la FIFA de contribuir al crecimiento del fútbol en esta parte del planeta. Webb además adelantó la posibilidad de que Cuba sea sede de una final de CONCACAF como parte de una petición de la AFC de acoger la principal competición regional.

Tras el preámbulo protocolar asumió el protagonismo Blatter. En su comunicado el presidente de la FIFA dijo haber viajado a Cuba para felicitar a la AFC por los 100 años del deporte en el país. “Lamento profundamente no haber participado en las celebraciones del centenario”, aseveró. El máximo rector del fútbol mundial elogió la solidaridad entre el gobierno y las autoridades deportivas con los miembros de la AFC, aspecto que podría convertirse en un proyecto para las naciones más pequeñas. “El programa deportivo cubano puede producir resultados internacionales. Un ejemplo de eso es la clasificación del equipo sub.20 al mundial de Turquía. Nosotros vamos a seguir ayudando a Cuba con diferentes programas de desarrollo.” 



Sobre el estado actual del proyecto para el emplazamiento del terreno sintético, Gregory Engglebrechr, Jefe de Proyectos de Desarrollo de la CONCACAF, tomó la palabra por petición de Blatter. Engglebrechr informó que tras varios inconvenientes con las formas de pago y las legislaciones cubanas, el programa está en su etapa final. En 3 meses se realizará una primera parte de la obra y la segunda demorará otros seis meses, señaló el federativo de la CONCACAF.

Quizás en su planteamiento más polémico de su comparecencia ante los medios nacionales y extranjeros Blatter aseguró que “en Cuba el fútbol es más importante que el béisbol en estos momentos”. Cuestionado por una periodista sobre los basamentos que lo llevaban a aseverar tal enunciado el presidente de la FIFA respondió: “un deporte es más universal que otro pero en el caso de Cuba hay que ver el apoyo brindado por el gobierno a cada deporte como imagen de la nación. En unos meses la selección sub.20 representará al país en el mundial de Turquía y millones de personas presenciarán el evento por televisión. La imagen de Cuba llegará a todas las latitudes, esa es la magia que tiene el fútbol. Aunque los dos deportes pueden convivir sin dificultad.” Esas serían las últimas palabras del presidente de la FIFA a los periodistas que siguieron su estancia en la isla.

Poco antes de tomar el vuelo chárter rumbo a Panamá, Blatter y su comitiva acompañante se reunieron con las máximas autoridades del país. Raúl Castro, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros dialogó con Blatter sobre el desarrollo del fútbol en Cuba y los proyectos que con la ayuda de la FIFA se impulsan desde hace varios años, los cuales incluyen la formación de personal, la capacitación de entrenadores y árbitros, la realización de competencias, así como la reparación de instituciones deportivas.

Según trascendió, en el encuentro participaron además Miguel Díaz-Canel, primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros; José Ramón Fernández, presidente del Comité Olímpico Cubano; Christian Jiménez, presidente del INDER; Jeffrey Webb, vicepresidente de la FIFA y titular de la CONCACAF; y Jérôme Valcke, Secretario General de la FIFA.

Así culminó una agitada jornada donde el máximo dirigente del fútbol mundial se puso al tanto del acontecer del más universal en Cuba. Quizás, se esperaron pronunciamientos sobre la postura de la FIFA ante las deserciones de jugadores de la isla en eventos internacionales y una posible solución para evitar tales hechos, o una fecha concreta para la terminación de la cancha sintética, pero lo cierto es que Blatter no se mojó en temas espinosos. Su visita, como enfatizó en todo momento, fue de cortesía para felicitar a la AFC por los cien años del primer partido de fútbol en la Isla y entregar una placa conmemorativa por el suceso. Y así fue como se llevó a cabo. Ojalá no pasen 13 años más para que un alto cargo de la FIFA vuelva a visitar la nación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario