martes, 19 de marzo de 2013

La Habana toma un respiro antes de coger carretera


Un mar de dudas asaltaban a los seguidores de La Habana luego de varios partidos sin alcanzar la victoria. El cierre del Apertura no fue del todo halagüeño y dos tropiezos en casa en el comienzo del Clausura alertaban que algo no funcionaba bien en las huestes de Dariem Díaz. La llegada a la capital de Guantánamo, uno de los mejores equipos en los últimos 4 años, obligaba a realizar variantes a un once algo tocado por la ausencia de Marcel Hernández.

De entrada en el mediocampo aparecía el prometedor jugador de la mundialista selección sub.20 Daniel Luis Sáez para acompañar al veterano Jaine Colomé, mientras por la banda derecha del ataque estaría Raydel “Muñy” Sanders, un futbolista extremadamente veloz y de toda la confianza de Díaz.

El encuentro comenzó con un ritmo frenético sin un claro dominador en las acciones de juego, con los locales intentando imponer su toque en corto ante el orden táctico de la visita. La falta de frescura en las ideas y la lentitud en las transiciones tornaban el duelo en un ir y venir de pelotazos sin destino. La presión por los malos resultados obligaba a no correr demasiados riesgos y esperar a un error del rival para sacar ventaja. El primero en avisar fue La Habana con un libre directo de Colome que por poco no conectó Daniel cerca del primer cuarto de hora.

Tras el susto los del guaso comenzaron a combinar mejor con las asociaciones entre el “Beto” Gómez, Over Urgellés y Dayron Blanco que en cada embestida ponían en aprietos a la zaga capitalina. Sin embargo la ocasión más peligrosa llegaría en el 25´ de la testa del refuerzo santiaguero Jorge Kindelán. El central cabeceó apenas desviado un saque desde la banda de Hanier Dranguet ante la pasividad de los defensores habaneros.

La Habana seguía intentando jugar la pelota en corto y en los albores del 30´ lograron combinar una acción que terminó con el remate de Darío Suárez desde la frontal pero el arquero Yenier Zamora controló la esférica dejándose caer hacia su derecha. Tres minutos después Daniel se sacó dos rivales de encima para meterse en el área pero su disparo llegó sin potencia a los dominios de Zamora.

 Guantánamo hacía aguas en defensa y un excelente pase de tres dedos de Darío dejó solo a Lahera frente al meta oriental. Mas, el ariete no logró empujar el balón a las redes y su sutil remate fue desviado a córner por Zamora. Desde la esquina el mismo Darío volvió a colgar la esférica al área para que Daniel, al igual que en el premundial de Puebla ante Nicaragua, se elevara por encima de todos y pusiera el 1x0 en el marcador.

El resultado adverso propició ver la mejor versión de los guantanameros con Beto y Over como motores del centro del campo. Sin embargo, la falta de pólvora de los delanteros Randy Valier y Alexei “el loco” Zuaznábar desentonaban en el conjunto. En los minutos conclusivos del primer período los discípulos de Fidel “Jiqui” Salazar intentaron ripostar el golpe recibido pero la defensa local se mostró segura y resolvió con acierto cada acción.

Tras el receso decretado por el principal camagüeyano Hermes Quevedo al cierre de los primeros 45 minutos, los habaneros salieron impulsados a buscar ampliar la cuota goleadora desde el silbatazo inicial del complementario. Al 53´Onay Martínez pone el 2x0 pero su remate besó el larguero y salió por la línea de fondo.

Los siguientes compases se tornarían de ida y vuelta por el ímpetu de los guantanameros de alcanzar la igualada. Con las líneas adelantadas Guantánamo quedaba vulnerable en defensa y los habaneros pudieron ampliar hasta en tres oportunidades pero sus atacantes no mostraron frialdad a la hora de definir. Primero fue Sanders quien no le pegó con criterio a un pase dentro del área de Lahera, luego sería el mismo Lahera no podía vencer a Zamora con un remate a media altura, y por último Daniel volvía a ganarle a su marcador a la salida de un córner pero su cabezazo se fue por encima del larguero.

El partido llegaba a sus minutos finales y La Habana apostó por replegarse a mitad de cancha para mantener el resultado. En ese contexto los guantanameros comenzaron a gestar fútbol desde los botines de Beto, Dayron y Over. A la contra los locales llegaban cada vez que profundizaban y recién ingresado Yunior Ramírez puso a prueba a Zamora con un disparo ajustado al poste. El portero aprobó el examen y sacó el balón a córner. A cinco para el final “el loco” Zuaznábar estuvo a punto de poner fin a la sequía goleadora de los del guaso pero su cabezazo fue contenido sobre la línea por Osniel Pérez. Sería el último acercamiento peligroso de los visitantes a la valla del mundialista sub.17 a finales de los 80, pues desde la banda Dariem Díaz puso el cerrojo con dos líneas de cuatro bien pegadas al área para deshacer cualquier intento de buscar el gol de los orientales.

El silbatazo final desató la algarabía en los parciales capitalinos que celebraron entre aplausos el primer triunfo de La Habana en el torneo Clausura. Quedan muchos aspectos para mejorar de cara a los 7 partidos fuera de casa pero el resultado da un respiro al timonel Dariem Díaz que podrá seguir probando sus bazas hasta encontrar su once ideal.
                  

No hay comentarios:

Publicar un comentario